martes, 2 de julio de 2013

El Pozo (I) : la carretera



LA CARRETERA

En el caso de que Repsol realizara las pruebas sísmicas, el sondeo somero y se decidiera a realizar el sondeo profundo, un pozo de de 2 Km y medio de profundidad, necesitaría transportar gran  cantidad de material técnico y de ejecución de obra hasta el enclave elegido. Desde ese mismo momento,  la vida de los habitantes de la Vega de Pas y San Pedro empezaría a verse afectada de forma importante. 

En su informe técnico, Repsol, menciona la necesidad de abrir caminos por el monte y variar los existentes, hasta conseguir unos 8 metros de anchura, para poder transportar el material en los camiones. Tendremos ocasión de hablar de ello más adelante, en otros comentarios posteriores a éste.

La carretera elegida y propuesta para el desplazamiento parte desde Entrambasmestas hasta su llegada a Vega de Pas, CA-263, y en este trayecto se sitúa la desviación a San Pedro, por la CA-632. Esta carretera es el vínculo de comunicación natural de ambas poblaciones con el exterior. San Pedro tiene otra salida hacia Burgos por el puerto de la Matalena y la Vega, hacia Espinosa de los Monteros, por el puerto de las Estacas de Trueba, y , hacia valles interiores, por el puerto de la Braguía.

En cualquier página de turismo, se define la CA-262 como “una carretera estrecha y llena de curvas”. Y es cierto, presenta una anchura aproximada de 5,5 metros, existentes entre los quitamiedos y la verticalidad del monte, y sin aceras ni arcenes. En cuanto a curvas, se presenta equilibrada, 25 a la derecha y 25 a la izquierda y bastantes con un trazado y una visibilidad que presionan al conductor más experimentado.



Esta carretera permite que, a diario,  la gente de los dos pueblos se desplace al trabajo, que los maestros lleguen a sus escuelas correspondientes, que los chicos mayores asistan al colegio de Ontaneda en el autobús, que el médico suba a la consulta y que los enfermos se desplacen al centro de Salud en busca de alguna prueba específica. Los vehículos de urgencia se desplazan por esta carretera y los ancianos de la residencia la recorren de forma habitual en la furgoneta especializada . 

Los turistas la usan para llegar a los dos pueblos en busca de gastronomía, alojamiento rural, compra de productos típicos o práctica de actividades que abarcan el senderismo, ciclismo, motociclismo, pesca, descenso de barrancos o la participación en una concentración con el coche o la moto del abuelo. 

Los camiones de reparto la recorren para provisonar de mercancias a establecimientos y personas, en especial a aquellas de avanzada edad y que habitando en viviendas diseminadas, agradecen recibir el pan, el pescado ó un artículo de primera necesidad, en "la puerta de casa".

También es de indicar que es la única vía para desplazar las vacas y otros animales durante las “mudas” a los pastizales bajos.


Si consideramos que el camión de obra más habitual no dejaría de tener una anchura no inferior a 2.50-2.70 metros, sin nada que sobresalga de la línea de la caja y una longitud de entre 10-12 metros y se necesitara de un trasiego diario y durante meses, ¡¡ ó años!!, ya que en un principio llevarían cemento y material variado, más tarde maquinaria, decenas de miles de litros de combustible para motores, agua, aditivos quimicos y más tarde lodos y agua residual y a saber con el número de pozos que se hicieran, ¡cuándo  acabaríamos!, nos encontraríamos ante un modelo de gestión compleja pero actual.

La carretera seguiría siendo de titularidad pública ( que habría que reasfaltarla varias veces) pero de gestión privada, ¡ya que siendo usada por Repsol, con cientos de viajes, poco quedaría para los vecinos!.

Este grado de afectación de la vida de las personas, el perjuicio a las actividades económicas, el entorpecimiento en el acceso a la salud y a otros servicios básicos ó simplemente el dificultar o impedir la libre circulación de personas o animales, merecería de una reflexión inmediata. 

Este tema a Repsol le ha merecido una línea, el mencionar el número de carretera comarcal por donde piensa meter los camiones. El ministro seguramente ni conocerá la carretera ni parece que le importe mucho. Así, ninguna autioridad parece haberse interesado por este problema en el caso de realizarse el proyecto.

Además, aunque se mencione mucho al ministro, en esta historia como en otras, ya no se sabe quién manda.   

Así, que siguiendo el procedimiento que parece ser más eficaz en la actualidad, y recogiendo la documentación técnica y algún peritaje añadido,  la opinión habría que pedírsela a un juez. 

¡ Y cuanto antes mejor !

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada