lunes, 22 de julio de 2013

Sismica inacabada



Los grupos contra  el “fracking” de Ayala, Ugao, Arrankudiaga, Zollo y Zeberio consideran un éxito, no solo el movimiento organizado contra el “fracking”, también se une la posición de la población que claramente está en contra de este proyecto.

Prueba de ello es que la empresa TESLA, que colocó el cableado y los geófonos en Orozko y en el corredor del Alto Nervión desde  Luiaondo hasta Basauri, no ha podido terminar las diferentes líneas sísmicas que iba a explorar y ha tenido que conformarse con los trabajos realizados entre Orozko y Arratia y a lo largo del eje del Nervión hasta Luiaondo, donde la oposición ha sido grande. En principio, las pruebas sísmicas debían haberse adentrado en parte del Duranguesado, en Galdakao, Zeberio y otras poblaciones en las que no se han efectuado.

Las protestas contra estas pruebas se concentraron a finales de junio en una marcha que recorrió la distancia entre Luiaondo y Llodio que pese a haber sido organizada en muy poco tiempo agrupó a varios cientos de personas. Posteriormente, se celebró una manifestación en Ugao a la que acudieron «un millar de participantes». En Orozko también se había programado una charla en la que estaba prevista la presencia de Juan Cruz Vicuña, presidente de la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi, pero no acudió debido a un debate acerca del permiso SAIA.

El permiso SAIA es una autorización que concedió el Gobierno de Patxi López en el mes de diciembre pasado para explorar y explotar gas convencional en las zonas de Ayala, Alto Nervión, Hego-Uribe y Arratia. Esta licencia limita con otras, como Gran Enara, que tiene como objeto la práctica de la fractura hidráulica y el hecho de que en ambos casos participe la Sociedad de Hidrocarburos vasca, ha motivado la aparición de grupos y plataformas que desconfían del verdadero objetivo de los trabajos de SAIA.

Los trabajos previos de la investigación sísmica han contado con la oposición de los propietarios, que no mostraron ninguna disposición a prestar sus terrenos para recabar datos que posteriormente podrían ser utilizados para la práctica de la fractura hidráulica. Tampoco algunos ayuntamientos dieron su visto bueno al proyecto. Los grupos “antifracking” aseguran que aunque las pruebas se realizan para conocer el subsuelo y los recursos disponibles, las empresas no han desmentido que se vaya a utilizar la técnica del “fracking” más adelante.

El 31 de julio los diferentes grupos vascos contra el Fracking, de Araba y Bizkaia principalmente, confluirán en una concentración que se llevará a cabo en el Gorbea a las 12 del mediodía.

Fuente: Radio Llodio / Laudio Erratia M80 Fm
18 de Julio 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada