sábado, 20 de julio de 2013

Vaca Muerta esta muy viva



Una lucha desigual. Los indios mapuches contra todos.

Hace unos días, la Confederación mapuche decidió hacer una toma temporal de los pozos petroleros de esquisto de YPF, en Vaca Muerta. La medida se motivó por la declaración de YPF, propiedad del gobierno argentino después de su expropiación a Repsol, en la que declaraba que los pozos se sitúan en terrenos estatales.


“Nosotros somos dueños de esta tierra, tenemos varias generaciones que nacieron y se criaron en Fortín Manguardia (en la formación Vaca Muerta). Tenemos los papeles de la posesión donde ahora están instalando pozos petroleros”, afirmó el lonko (cacique) Albino Campo a el diario Clarín, mientras los obreros habían detenido las tareas de perforación.

El reciente acuerdo de YPF con Chevron prevé poner en producción 2.800 pozos de producción petrolera. Aunque los mapuches no fueron consultados, pese al compromiso firmado por el presidente de YPF.

“YPF nos ignora, como nos ignoraba Repsol. Galuccio nos dijo que tenían recursos para utilizar una tecnología que no iba a repetir la grave contaminación. Y hacen lo mismo, ahorrar a costa de la vida y la salud de la gente ...”, explicó Jorge Nahuel, otro de los líderes de la protesta mapuche.

El acuerdo de YPF con Chevron empeora las perspectivas para la comunidad. “Chevron envenenó el Amazonia y se fue. Queremos un Estado que nos proteja, pero cuando el Estado se convierte en cómplice de ese mecanismo de explotación irracional, ya no podemos confiar en nadie. Para ellos es mas fácil “reventar” la tierra y arruinar la vida de miles de familias”, agregó Nahuel.


En Vaca Muerta, el acuerdo YPF-Chevron prevé un método de extracción no tradicional denominado “fracking”; requiere la inyección de millones de litros de agua, mezcladas con químicos y ácidos, para desintegrar las piedras del subsuelo y lograr la explotación del gas y del petróleo.

La tecnología llegará a 3.500 metros bajo tierra. O incluso más. Y luego se expande de manera horizontal para extraer los hidrocarburos. El “fracking” está en pleno proceso de experimentación. Ya lo utilizó la empresa Apache en Neuquén con severos daños ambientales a otra comunidad mapuche. Chevron lo utilizó en Ecuador con el mismo impacto negativo.

Para leer más,



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada