viernes, 23 de agosto de 2013

El fracking y la Iglesia





El fracking parecería destinado a sacar lo mejor y lo peor del ser humano. Para un creyente podría suponer la diferencia entre defender la creación de Dios o confirmar que el ser humano es portador del código de la autodestrucción, mediante la manifestación de la avaricia. 

Así, varios líderes de la Iglesia, expresaron su preocupación por las técnicas de fracking en la diócesis de Blackburn (Inglaterra), mediante la presentación de un documento. Advertían que el fracking podría poner en peligro “la creación gloriosa de Dios”. En 2004, la Iglesia ya manifestó su compromiso de invertir sólo en empresas que tuvieran “conciencia con respecto al medio ambiente”.

Sin embargo, la avaricia ya parece manifestarse en algunos altos dirigentes de la Iglesia, cuando el mes pasado reconocieron inversiones de millones de libras en una empresa de préstamos personales dirigidos a las clases más humildes. Estos tipo de préstamos se caracterizan por presentar tasas de interés exorbitantes.

 Hace pocos días, propietarios ingleses, de más de 500.000 hectáreas de tierras, recibieron una carta del Registro de la Propiedad, para informarles que comisionados de la Iglesia desean registrar los derechos mineros de las tierras que habitan. En algunas partes de Inglaterra, leyes que datan de la conquista normada, dan derechos a la Iglesia sobre minas y minerales en tierras de propiedad privada. Una nueva ley establece los plazos para el registro de esos derechos mineros históricos.

La Iglesia de Inglaterra niega el “registro de derechos” con futuras operaciones de fracking. “La Iglesia no tiene una política oficial a favor o en contra de la fracturación hidraúlica”, dijo un portavoz de la Iglesia. Sin embargo, la Iglesia ya ha venido realizando críticas contra los opositores al fracking. Esta crítica se justifica en que el combustible escaso y caro resulta más gravoso en los más “pobres”.

Activistas anti-fracking temen que la Iglesia esté aprovechando sus derechos históricos para beneficiarse de estos nuevos métodos de extracción de energía.

Habrá que ver si con estas nuevas técnicas de perforación en el subsuelo, además de poder llegar a las calderas de Pedro Botero, también nos encontraremos con el  Reino de los Cielos. Y es que, con el dinero... ya se sabe.

Para leer sobre el tema,

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada