martes, 27 de agosto de 2013

¿ Y si Budweiser quiere ser alemana?



¿Qué sucede cuando una compañía petrolífera contamina el agua del que depende la fabricación de cerveza? ¿Qué sucede cuando el fracking se impone en contra de la población residente  y de los intereses de los fabricantes locales?

La población del Estado de Colorado aprovechó el “Festival Brew Libre de Frack” celebrado el 25 de agosto en el auditórium del campus de la Universidad de Colorado para reclamar la Reinheitsgebot o la ley de pureza de 1516 para la fabricación de cerveza en Alemania.

Los ríos al oeste de Colorado recibieron un vertido de benceno proveniente de prácticas de fracking. El gobernador del estado, Hickenlooper, recibió un comunicado, este mes de agosto, de 26 fabricantes de cerveza pidiendo explicaciones y regularizar la práctica del fracking.

Una Brewer comentó que si la industria del fracking crea puestos de trabajo pero al mismo tiempo los quita, entonces habrá que trazar una línea. El peligro por contaminación de la industria del fracking data de 2005 y la fabricación de cerveza se viene realizando desde hace más de 5000 años.

En el caso de Cantabria no es la cerveza, pero sí los lácteos. Habría que ir demandando al Ministerio, además de las frases hechas, que criterios está siguiendo para compatibilizar los permisos de exploración de fracking  en zonas donde una gran parte de la riqueza local depende de la presencia de agua limpia para la fabricación de productos alimentarios.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada