miércoles, 20 de noviembre de 2013

El fracking afecta a la salud con la contaminación del aire.



Además de la impresionante transformación del paisaje, hasta ahora no conocida, el fracking está afectando a la salud a los residentes del sur de Texas, según The Earthworks, organización de carácter ambiental. Así, ha presentado la última de una serie de publicaciones que exponen los riesgos para la salud de las técnicas de fractura hidraúlica aplicadas al gas y petróleo. 

A diferencia de otras publicaciones, este informe titulado, “Reckless Endangerment While Fracking the Eagle Ford Shale” documenta los químicos influyentes en la contaminación aérea y su relación con las dolencias descritas en personas que viven en zonas cercanas a los pozos de extracción.

Es de recordar que el rápido agotamiento de los pozos de fracking, justifican otros nuevos para mantener la producción. Así, en Texas, en el campo de Eagle Ford y en el mes de abril se autorizaron 9.459 pozos nuevos. En Dakota del norte, para mantener la producción estable, se abren 90 pozos nuevos cada mes.

Sin embargo, este documento también proporciona un análisis crítico sobre las supervisiones gubernamentales. Para este estudio,  Earthworks consiguió documentos oficiales y medidas de aire independientes, realizadas con cámaras de infrarrojo y hablaron con las familias afectadas. En los documentos conseguidos se describía las afectaciones a través de una familia residente en una zona cercana al fracking.

La familia está viviendo a menos de 2 Km de 18 pozos de fracking y otros 37 pozos están a poco más de 3 Km. Una densidad habitual en esta zona.

Myra Cerny, su esposo Mike y su hijo Cameron, de 15 años, sufren una gran cantidad de síntomas. Todos experimentan dolor de huesos, erupciones en la piel, migrañas acompañadas de problemas respiratorios y bronquitis crónica. Cameron sufre frecuentemente de hemorragias nasales, dolor de articulaciones y otros problemas considerados raros en adolescentes. Las fuertes migrañas de Mike justificaron que el médico ordenara realizar varias tomografías computerizadas. Todos han recibido prescripciones de antibióticos, analgésicos e inhaladores.

Las reiteradas denuncias de la familia habían provocado, anteriormente, que la  Comisión de Texas sobre la Calidad Ambiental, iniciara una investigación. Se habían encontrado decenas de hidrocarburos liberados en el aire, incluyendo compuestos que pueden afectar al cerebro, al sistema nervioso y relacionados con malformaciones fetales. 

De acuerdo a la ley actual, reformada por la Administración Bush,  las empresas de fracking pueden liberar legalmente cientos de toneladas de contaminantes atmosféricos peligrosos cada año.

Según Earthworks, los ciudadanos están viendo su salud perjudicada, los reguladores estatales de Texas huyen de sus propios datos y los perforadores insisten en que no hay ninguna amenaza para la salud pública.

Para leer el informe,



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada