martes, 26 de noviembre de 2013

El lío del gas: suma y sigue.



La situación empieza a ser tan compleja que se necesitaría de un listado de personajes para no perderse en los acontecimientos.

Como resultado de la orden de detención del expresidente chino Jian Zeming por la Audiencia Nacional, la empresa del Estado Chino, Sinopec, ha perdido el interés por comprar el 25% de Gas Natural que está en manos de Repsol

Esta venta no parecía terminar de gustar ni a Gas Natural ni al Gobierno español. Sin embargo, con los ingresos de esta operación Repsol buscaba comprar una empresa ya consolidada y con actividad en extracción de petróleo, preferentemente, o gas, en EEUU

Anteriormente, Repsol ya había vendido sus intereses en gas licuado, que también contemplan buques metaneros en una "joint venture" con Gas Natural. 

En la actualidad, Repsol mantiene una importante tensión con Pemex, compañía estatal mexicana. Algunos analistas no menosprecian la posibilidad que Pemex, junto con Carlos Slim y el visto bueno del presidente de México, quisiera dar un golpe de mano con una compra de acciones y hacerse con el control de Repsol. Un acuerdo de Repsol con YPF podría ayudar a tranquilizar en parte los ánimos.

La primera maniobra, consecuencia del "malestar"de Pemex, sería anular la construcción de floteles, grandes buques de diseño especializado, en los astilleros gallegos de Navantia. Este hecho pondría al gobierno español en un aprieto y no dejaría de generar una fuerte presión.

Por sí fuera poco, Gas Natural ha hecho llegar al Ministro Soria su desconfianza en las capacidades técnicas de Navantia que se traduciría en la negación para la construcción de barcos metaneros por un valor 600 millones de euros. 

Gabarró, presidente de Gas Natural, parece firme en esta decisión a pesar de los llamados del ministro Soria y del Presidente de Repsol, Antonio Brufau.

A la hora de publicar esta entrada informan de un preacuerdo de aceptación por parte de Repsol de las condiciones de indemnización ofrecidas inicialmente por YPF. 

Veremos que dice Brufau.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada