martes, 19 de noviembre de 2013

Repsol: una bomba de relojería a los pies de un indeciso Rajoy




Una lucha de tiburones en aguas oscuras. 

Pemex, compañía petrolera mexicana y propietaria de casi un 10% de Repsol, buscaría la cabeza de Antonio Brufau, actual presidente de Repsol. 

Repsol que en la actualidad busca deshacerse de sus acciones en Gas Natural con una posible venta al gobierno chino, a través de una entidad de fondos soberanos, mantiene un litigio con el gobierno argentino por la expropiación de IPF. En la actualidad IPF ha firmado una alianza con la todopoderosa Chevron para la exploración de petróleo y gas, mediante técnicas de fracking, en el yacimiento de Vaca Muerta, en la Patagonia argentina.

Pemex y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, estarían interesados en entrar en las exploraciones de Vaca Muerta, ofrecidas por el gobierno argentino, sin embargo el enroque de Repsol complica las cosas. Es de recordar que el interés de Pemex en Repsol se basaba en parte en su tecnología de exploración en los yacimientos de hidrocarburos. 

También es necesario recordar que Brufau ha disfrutado del apoyo de Isidro Fainé, presidente de la Caixa, entidad accionista de Repsol. Sin embargo, la Caixa creería beneficioso, con aguas más tranquilas, la entrada de Repsol en México. La Caixa es socia de Carlos Slim, multimillonario mexicano y competidor por la mayor fortuna mundial con Bill Gates. El apoyo tradicional de Fainé a Brufau está por ver si se mantendrá en el futuro.

Pemex parece dispuesta a meter un órdago a la grande y si la solución, principalmente en el tema argentina, no se vislumbra vender sus acciones de Repsol e irse.

En esta situación Pemex podría parar la licitación para la construcción de floteles, buques especializados, en los astilleros gallegos de Navantia. Este hecho afectaría de pleno al Gobierno español, obligando a intervenir y tomar una decisión al presidente Rajoy.

Para leer más,





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada