viernes, 16 de mayo de 2014

El fracking empieza a preocupar también en España

                  



La práctica del "fracking"


Publicado en Cartas al Director en la sección de OPINION de el diario El PAÍS 

8 de mayo de 2014



La práctica habitual del fracking se ha llevado numerosas víctimas silenciosas. Esta técnica trata de extraer gas inyectando con agua a presión con compuestos altamente contaminantes hasta unos cinco kilómetros bajo la superficie en algunos casos. Hace unos días leí en EL PAÍS que ya una familia en EE UU había ganado una batalla en los tribunales demostrando que este procedimiento es altamente perjudicial para la salud, sin mencionar los posibles riesgos añadidos como provocación de seísmos y otras lindezas.

El problema radica en que España es uno de los países potenciales en este recurso y ya sabemos que los problemas de Crimea no hacen sino aflorar la dependencia del gas de todos los países de la eurozona. Cataluña, Cantabria, País Vasco o La Rioja ya lo han prohibido por ley. Tal vez el hecho de ganar dinero fácil contaminará nuestras vidas por tiempo indefinido. De momento, la manzana por compartir la tienen el Gobierno, los lobbies de grandes empresas y la ciudadanía. Basta por saber si será envenenada.— María José Alonso Guerrero. Montornès del Vallès, Barcelona.




Desde que, en el año 2011, Patxi López presentara el nuevo método de extracción de hidrocarburos no convencionales como algo que daría cuatro años de independencia energética total a España, no han parado de salir a la luz los problemas relacionados con la seguridad ambiental de dicha técnica, con las experiencias negativas ya vividas en EE UU y en Gran Bretaña.

Entre los problemas detectados se han sucedido explosiones (Pensilvania, 11 de febrero de 2014), terremotos (Condado de Lancashire, Gran Bretaña, 2014) e incendios con fugas tóxicas (Texas, 2012). En algunos casos se ha producido una alarmante sobreexplotación de tierras (Barnett Shale, 20.000 pozos en 12 años). Y, al parecer, no solo son riesgos de baja probabilidad, sino que la Comisión Europea ha admitido que puede ocasionar problemas debido al riesgo de polución de aguas subterráneas y superficiales, altas emisiones de gases tóxicos a la atmósfera, contaminación acústica, alto peligro de ocupación de tierras y grave amenaza a los recursos hídricos, si bien ha decidido dejar a sus estados miembros la capacidad decisoria en esta materia.

Dados los recientes informes internacionales sobre esta práctica, ¿de verdad merece la pena correr el riesgo?— Mikel Arrese-Igor Royuela. Pamplona
.

                                                

Los riesgos ambientales y sanitarios de Gas de esquisto



Publicado en Cartas al Director en la sección de OPINION de el diario The New York Times


9 de mayo de 2014


Sr. Director:

En respuesta a " La manera correcta de desarrollar el gas de esquisto "(Op-Ed, 30 de abril): 
 
La contaminación química del aire y del agua causada por la fractura hidráulica no es más que un "problema de adquisición y gestión de datos" como son los peligros planteados por la pintura con plomo o los cigarrillos. En todos los casos, el problema es inherente a la tecnología o producto.
 
Michael R. Bloomberg y Fred Krupp se jactan cuando admiten que las medidas regulatorias podrían reducir las emisiones de metano en un 40 por ciento. No obstante, todavía el 60 por ciento se escaparía a la atmósfera, donde el metano contribuye tanto al cambio climático y a la formación de smog, como, a cualquier nivel, agrava el asma, perjudica el desarrollo fetal y acorta la vida.
 
Otros datos muestran que los contaminantes relacionados con la fracturación hidráulica incluyen el benceno y el radón carcinógenos, para el que no hay niveles de exposición seguros.
 
En resumen, no existe evidencia para la afirmación de que las regulaciones pueden proteger adecuadamente la salud de las familias que viven cerca de los campos de gas. Por lo tanto, no hay manera de diseñar "reglas sensatas."
 
El "camino correcto" es lo que Nueva York ha hecho sabiamente - Que se declare una moratoria sobre la fractura hidráulica a la luz de los graves problemas de salud pública.

SHEILA Bushkin-Bedient
SANDRA Steingräber
 
Albany, 01 de mayo 2014

Los autores, un médico y un biólogo, respectivamente, son los co-fundadores de Concerned Health Professionals of New York 

 
Sr. Director:
 
De Fred Krupp, presidente del Fondo de Defensa del Medio Ambiente, y de Michael R. Bloomberg, el ex alcalde de la ciudad de Nueva York, al igual que no los entiendo, tengo mucho respeto por ambos.
 
Invertir fuertemente en el desarrollo difícil y peligroso de nuestros depósitos profundos de metano a través de la perforación horizontal y la fractura hidráulica sigue siendo "pensar en el carbono".  Sí, tenemos que sustituir el carbono, y ahora, pero no con otros combustibles fósiles.
 
A lo sumo, una conversión total de toda la generación de electricidad mediante gas natural  ralentizará nuestro crecimiento de las emisiones de carbono. Sólo un compromiso incesante con la energía renovable puede lograr una estabilización de la producción mundial de carbono, seguido de un descenso crítico y necesario a cero del carbono antropogénico. Desde ese momento, y durante décadas, los gases de invernadero todavía se crearán gracias a la descongelación del metano existente en la tundra y en la plataforma continental (dos fuentes adicionales). Un compromiso mundial para reducir el uso de energía también será fundamental.
 
El gas natural a través de la fractura hidráulica como un puente hacia el futuro de la energía es un beneficio que sólo los baby boomers va a disfrutar. Para todos los demás, será un puente a ninguna parte.
 

TOM PARRET
 
Millbrook, Nueva York, 30 de abril 2014

El escritor es el editor científico de The Millbrook Independent.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada