martes, 6 de mayo de 2014

Las tragedias personales del fracking



Publicado en Times union


Por  Heather Leibowitz y Tony Avella


Heather Leibowitz es directora de Medio Ambiente de New York

Tony Avella es senador estatal demócrata por Queens.


Mientras que el gobernador Andrew Cuomo continúa valorando si se debe permitir la fractura hidráulica en New York, resulta importante recordar el peligroso pasado del fracking.

Hace aproximadamente un año, un operador de Ohio fue arrestado después de vertir unos 250,000 galones de aguas residuales del fracking en el río Mahoning. Desde entonces, apenas ha pasado un mes sin que algún nuevo incidente del fracking se vaya sumando a la cifra de los daños causados. Los fluidos del  fracking fluyeron hacia los ríos y las comunidades de Colorado durante la inundación del pasado otoño. Luego, los investigadores de Pennsylvania encontraron altos niveles de material radiactivo en el sedimento de un arroyo donde se descargaban los residuos del  fracking de una planta de tratamiento.

En todo el país, el fracking está contaminando el agua potable, las familias cercanas enferman por la contaminación del aire, y convierte acres de bosques en zonas industriales. Sin embargo, a medida que leemos las noticias o incluso los estudios revisados ​​por pares científicos sobre el fracking, a veces podemos olvidarnos que estamos hablando de personas reales cuyas vidas han sido gravemente dañadas por esta sucia perforación.

Judy Armstrong Stiles del Condado de Bradford, Pennsylvania, nos habla de la presencia de bario y arsénico en su agua potable, y luego en su propia sangre, después de que Chesapeake comenzara a perforar en sus tierras.  El alcalde de Dish en Texas,  William Sciscoe, explica cómo las pruebas de calidad del aire, cerca de una estación de compresión, encontraron sustancias causantes de cáncer en una concentración 400 veces superior a los niveles de exposición máximos recomendados por la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. .

Y luego está Jamie Coitsville, en Ohio, quien descubrió bario, estroncio, tolueno y otros contaminantes en su agua después de que 25 pozos de perforación comenzaran a funcionar dentro de una milla alrededor de su casa. Eventualmente un taladro de perforación se colocó al lado de su casa, "lo más cerca que la ley permitía." No se dio aviso previo antes de los tres días consecutivos de fractura hidráulica, las explosiones y el ruido ", eran como una pista de aterrizaje." Ahora, tiene a la vista los tanques de almacenamiento de gas y los tanques de desechos tóxicos radioactivos desde la ventana de su dormitorio.

Entre los muchos síntomas de Jamie, han perdurado los fuertes dolores abdominales, los vómitos y las infecciones renales e intestinales. La han tenido que extirpar la vesícula biliar. En sus palabras, "el peor efecto secundario" se lo contaron sus médicos, que al estar embarazada pondría a su hijo en riesgo de tener defectos de nacimiento, un riesgo que dice nunca tendrá.

Las palabras de estas personas merecen ser escuchadas en el debate nacional sobre el fracking. Es por eso que estamos apoyando "Historias de Shalefield" - un libreto diseñado y publicado por los activistas locales que permite a las personas afectadas por el fracking contar sus historias, con sus propias palabras.

Por supuesto la gente de "Historias de Shalefield" son sólo algunos de los muchos individuos y familias directamente afectadas por las operaciones de fracking. En algunos casos, los residentes afectados por el fracking no son capaces de hablar de sus experiencias a causa de las órdenes de mordaza contenidas en sus acuerdos legales con el operador de la perforación.

En la llamada "Lista de los Harmed" se cuenta con más de 4.800 personas afectadas por incidentes relacionados con el fracking.

Estas tragedias personales son emblemáticas de lo que nos están diciendo datos más amplios sobre la perforación. El otoño pasado, "Fracking en números" informe publicado por el departamento de Medio Ambiente de Nueva York documentó múltiples vías de contaminación del agua, miles de millones de galones de desechos del fracking, cientos de miles de libras en la contaminación del aire, y enormes emisiones del fracking en el  calentamiento global. El informe destaca que los pozos fracking produjeron en todo el país, una estimación de 280 mil millones de galones de aguas residuales en 2012 - lo suficiente para inundar de aguas residuales  la ciudad de Nueva York,  una laguna tóxica de cuatro pies de profundidad.

Dado el número y la gravedad de estas amenazas, la creación de un galimatías normativo suficiente para proteger nuestra agua y nuestra salud en general, parece inverosímil en el mejor de los casos y mucho menos para hacerla cumplir en más de 80.000 pozos, además de en los lugares de eliminación de residuos en todo el país.

Así que hoy, vamos a escuchar lo que las víctimas en "Historias de Shalefield" nos están diciendo acerca de la tragedia de esta perforación sucia. A pesar de que fue una victoria que el comisionado para la conservación del medio ambiente del estado, Joe Martens , informara a los legisladores que no se considerarían permisos de fracking  en Nueva York hasta finales de abril de 2015, esto no es suficiente.

Es hora de que Cuomo y los responsables de las decisiones en Albany  finalmente cierren la puerta a la perforación sucia en nuestro estado. Y si nosotros hablamos lo suficiente a nuestros responsables en la decisión, tal vez podamos evitar una edición en Nueva York de las "Historias de Shalefield."





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada