martes, 20 de mayo de 2014

Ministro Soria: Somos partidarios de la fractura hidráulica y hemos cambiado la legislación para favorecerla.




Se puede decir más alto pero no más claro. 

El pasado domingo, hemos podido leer en el diario El País una entrevista realizada a José Manuel Soria y donde se trataron temas relacionados con el ministerio que dirige. Respecto a la fractura hidráulica no deja  lugar a dudas.


P. Otra decisión controvertida es la autorización del fracking. Algunas comunidades autónomas han denunciado al Gobierno. ¿Por qué esa defensa?



R. No hay un solo país del mundo que se niegue a comprobar las posibilidades de sus recursos naturales. No tiene ninguna lógica. Somos partidarios de la fracturación hidráulica y de hecho hemos cambiado la legislación para que sea posible. En Estados Unidos, el fracking ha creado cuatro millones de puestos de trabajo en los últimos cinco años, ha bajado el precio del gas a cuatro veces lo que vale en Europa y ha conseguido ser independiente energéticamente. Obama es el líder mundial con el discurso más verde y, sin embargo, es el campeón del fracking. Es cierto que a las CC AA corresponde autorizar las explotaciones en su territorio pero de acuerdo a la legislación. Y las empresas pueden recurrir al Supremo si creen que se ha vulnerado sus derechos.


Si bien Soria, defiende con rotundidad la presencia del fracking en España, y por tanto la decisión del gobierno actual, argumenta algunos hechos que no pudieran tener  bases tan sólidas.

Así, atribuye, de forma generalista, a cualquier país del mundo, la obligación de explorar sus recursos naturales, entendiendo que cualquier decisión diferente sería contraria a la lógica.

No hace mucho y aquí en Europa, Barbara Hendricks, ministra del gabinete alemán, destacaba los peligros inherentes a la fractura hidráulica para el medio ambiente y la salud de las personas, recomendando la prohibición en un país que ya tiene establecida una moratoria. En cualquier caso, sería interesante escuchar la respuesta del ministro Soria, si la Sra Hendricks le preguntase en que “mundo” situaría a Alemania, Francia o Bulgaria, entre otros países.

Para que explorar lo que no se va a explotar.

Las empresas energéticas en EE.UU. y los defensores de la técnica han venido difundiendo la creación de puestos de trabajo para fomentar la aceptación de la técnica entre la población. Sin embargo, un estudio sobre la creación de empleo en el campo de pizarra de Marcellus y de Utica y que abarcaba siete estados, encontró cifras exageradas por parte de la industria. Así, como dato representativo, confirmó que los 13 nuevos puestos de trabajo por pozo de perforación anunciados por la industria, se correspondían con 2-3 puestos de trabajo reales.

El ministro Soria, al igual que el primer ministro Camerón en Reino Unido, destaca el precio del gas en EE.UU, dejando entrever una bajada del precio del gas en Europa con el fracking. Sería fatigoso mencionar a todos los analistas que definen como improbable esta situación.

EE.UU. se ha encontrado con un volumen importante de gas “atrapado” en el mercado doméstico. Para transportar el gas, son necesarios gaseoductos para distancias cercanas y un proceso de licuado para transportarlo a destinos más lejanos con la ayuda de buques metaneros. La ausencia de infraestructura y unas leyes federales que no permitían la exportación de hidrocarburos, junto al exceso temporal de gas, explica la bajada del precio.

Las empresas energéticas han conseguido un deseo inconfesable desde antiguo, modificar las leyes en el Congreso de los EE.UU. y abrir sus empresas a la exportación temporal del gas sobrante.

La exportación del gas estaría, inevitablemente, asociada a un aumento de los precios locales. Oferta y demanda. 

Europa es un continente “comunicado” energéticamente y cualquier exceso de producción de gas en un país sería asumido por el resto,  impidiendo una bajada del precio en el país de origen. De hecho Reino Unido que ha sido tradicionalmente un país productor, por su actividad en el mar del norte, no ha llegado a tener nunca unos precios más baratos que Alemania.

Son muchos los artículos en prensa y estudios más profundos sobre la “independencia energética” de EE.UU con el fracking. Unos, pronostican una fecha cercana para dicha independencia, otros lo ven como un imposible por la bajada inevitable de la producción. 

Para sorpresa, el ministro Soria confirma ya la “independencia”. Sin embargo, EE.UU. no ha dejado de importar petróleo, incluyendo de la cercana Venezuela.

Por último, el ministro Soria define al presidente Obama como “campeón del fracking” y lo sitúa como el líder mundial del “discurso verde”. En fin, habría que preguntarle a muchos ciudadanos de EE.UU. sobre esta afirmación. 

En cualquier caso, el color más habitual en la vida es el gris y el presidente Obama tiene claroscuros, como cualquier otro.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada