miércoles, 11 de junio de 2014

Debemos luchar contra las grandes compañías de petróleo y de gas, desde Carolina del Norte a Illinois







Por Wenonah Hauter

Directora ejecutiva de Food & Water Watch



Publicado en Huffington Post

 


Los grandes del Petróleo y del Gas creen que su industria no debería tener límites. Buscan "frackear" donde quieran, cuando quieran y como les plazca, y construir peligrosos oleoductos en cualquier lugar que deseen. Sus cínicos directores generales dicen que todo es por la independencia energética, al tiempo que empujan la exportación de gas y de petróleo para todo el mundo, para quien pueda pagar el precio más alto. Ellos luchan para evitar que los ciudadanos demanden una compensación equitativa cuando se produzcan  accidentes mortales y derrames peligrosos, al tiempo que presionan para poder demandar a cualquier persona que de a conocer los nombres de los productos químicos utilizados en la fractura hidráulica.

¿Suena exagerado? Esta es la agenda real que están buscando las grandes compañías petroleras y de gas, como se ha dado a conocer en los debates legislativos del mes pasado. Y que en la actualidad, se está desarrollando en Carolina del Norte, donde la legislatura acaba de votar poder permitir la distribución de permisos de perforación sin protecciones o limitaciones en el lugar.

¿Cómo sucedió esto?

Hace dos años la legislatura de Carolina del Norte aprobó una ley que legalizó el fracking en circunstancias controvertidas, cuando los republicanos  Rep. Becky Carney (D) corrigieron su voto, obviamente, mal posicionado. Pero el proyecto de ley requiere la redacción de reglamentos por lo que vendrá de vuelta a la legislatura en 2015 para una revisión antes de decidir si el fracking podría realizarse en el estado. A pesar de la promesa de informarse más sobre el fracking, los legisladores respaldados por la industria decidieron que era más interesante expedir los permisos de perforación antes que todos los peligros y problemas pudieran salir a la luz.

La votación de la semana pasada, para dar rapidez al fracking, fue impulsada por el presidente de la Cámara, el republicano,  Thom Tillis, oponente a la actual senadora de EE.UU., Kay Hagan. Tillis utiliza la retórica habitual sobre la independencia energética, a pesar de que Carolina del Norte tiene una cantidad limitada de esquisto. Al parecer, la verdadera razón para este empuje es obtener la cooperación de Carolina del Norte en la distribución de cientos de millas de tuberías - La estructura necesaria para las exportaciones de gas natural licuado.

El clima político de Carolina del Norte es de gran desafío, en un entorno en el que los dólares del petróleo y del gas compran las políticas públicas. Pero los grupos se siguen organizando sobre el terreno, responsabilizando a los cargos electos, y trabajando para proteger a las comunidades y que no se conviertan en zonas sacrificadas.
 
Mientras que la reciente decisión de Carolina del Norte es claramente un revés, el progreso en Illinois , Colorado , muestra como cuando los ciudadanos interesados se ​​organizan, a nivel nacional, pueden provocar un cambio real y repeler el ataque de la codicia y la corrupción política.
 
En Illinois, la semana pasada, se hizo un esfuerzo para embestir contra las enmiendas - similares a las de Carolina del Norte - a través de la legislatura, que estimulan el avance del fracking. La industria espera poder pasar por alto cualquier debate o discusión de las 35.000 observaciones presentadas en el marco del proceso del reglamento. Este lenguaje se metió a escondidas en un proyecto de ley el viernes, antes del Memorial Day, y se desligó de la Comisión Ejecutiva House. Sólo después de que las organizaciones de base se movilizaron para señalar esta farsa, lo hicieron los legisladores - nerviosos acerca de las consecuencias - dejando que se muera en la Asamblea. Agradecemos a Illinois People´s, Shawnee Sentinels, Ban Fracking Chicago y Illinoisans Against Fracturing our Environment, donde el representante John Bradley llego a interrumpir sus vacaciones.

 
A través de la reciente organización de base en Colorado, Food and Water Watch y muchos otros aliados fuimos capaces de acabar con una propuesta legislativa que hubiera permitido a las compañías de petróleo y gas disponer las tuberías a través de la propiedad, incluso aunque los propietarios se opusieran. Los derechos de propiedad parecen ser sólo importantes para algunos legisladores cuando sirven a los intereses de las corporaciones. Esta victoria duramente ganada se obtuvo por el trabajo de miles de personas enviando peticiones y a grupos de todo el estado que hicieron cientos de llamadas telefónicas.
 
La industria utiliza cínicamente el patriotismo cuando quiere eliminar barreras a la fractura hidráulica, mientras que su agenda real es enviar sus productos al extranjero, especialmente a Asia, donde los precios son dos o tres veces mayores. Muchos estadounidenses se sentirían horrorizados al saber que los mismos legisladores que promocionan la independencia energética - un escenario falso en un mercado global - también están presionando sobre la legislación, en ambas cámaras del Congreso, para acelerar el proceso de aprobación de las exportaciones de gas natural licuado.
 
Muchos han dicho que este empuje de las exportaciones no puede ser detenido, pero si hoy sólo trabajamos en lo  políticamente conveniente no vamos a conseguir las victorias necesarias en el futuro. En respuesta a esto, Food and Water Watch, junto con nuestros aliados Estadounidenses contra el Fracking, nos movilizamos y empujamos con fuerza, generando más de 100.000 mensajes y miles de llamadas telefónicas al Congreso. Temíamos que la legislación girara a un proyecto de ley en el Senado el mes pasado, pero gracias a la vigilancia de miles de activistas de base, no ha sucedido.
 
Esta lucha está lejos de terminar y tenemos que seguir menteniendo la presión y hacer crecer el movimiento. Estadounidenses contra Fracking celebrará una conferencia telefónica nacional el 5 de junio quepresentará    una visión nacional sobre la cuestión de las exportaciones y la actualidad en el estado de Carolina del Norte, Illinois, Maryland, Pennsylvania y Oregon, junto con una carta al editor centrada en las exportaciones. 

Únase a cientos de compañeros antifracking y seguiremos luchando todos juntos por el futuro que queremos para nuestros hijos y nietos.




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada