viernes, 13 de junio de 2014

El fracking y la expropiación de tierras tensan la discusión energética en el Senado




junio 13, 2014
Tania Montalvo (@tanlmont)



Al emitir sus posturas a favor y en contra de la Ley de Hidrocarburos, los legisladores se enfrentaron por la práctica de fracturación hidráulica para obtener gas y los beneficios para ejidatarios

El debate en comisiones del Senado de la República sobre las leyes regulatorias de la reforma energética se tensó este jueves debido a las posturas por la posibilidad de expropiar terrenos y hacer uso en éstos para la fracturación hidráulica o fracking, pues legisladores se acusaron entre sí de “entregar” el petróleo de los mexicanos y las tierras de miles de campesinos.
El proyecto para crear la Ley de Hidrocarburos califica a las actividades de explotación y exploración como una prioridad del Estado, lo que implica que éstas tengan preferencia sobre cualquier otra.
Según senadores de izquierda, lo anterior implica expropiar tierra en beneficio de particulares para permitir, entre otras cosas, la fracturación hidráulica para extraer gas.
“Aquí no importa si tenemos una reserva natural protegida, no importa si estamos bajo un campo agrícola de alto rendimiento productivo, no importa si hay infraestructura de riego en un distrito agropecuario o una zona arqueológica o un asentamiento humano. La causa de utilidad pública permite la constitución de servidumbres, la ocupación o afectación superficial o la expropiación de los terrenos necesarios para la realización de las actividades de la industria de los hidrocarburos”, acusó el senador del Partido de la Revolución Democrática, Alejandro Encinas.
La crítica del perredista en este tercer día de debate fue que la ley que apoya el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y el Verde Ecologista de México (PVEM) no contempla figuras de asociación si no sólo de expropiación en beneficio del particular que explotará el terreno en cuestión aún cuando se realice para actividades como el fracking que puede ser perjudicial para la salud.
En palabras del senador del Partido del Trabajo, Manuel Bartlett, los partidos que forman mayoría están estableciendo “un régimen de expropiación totalmente exorbitante”.
Los senadores del PRD, Benjamin Robles y Dolores Padierna, también criticaron que estas tierras expropiadas puedan ser utilizadas para prácticas de fractura hidráulica o fracking, que consideran una actividad peligrosa, altamente contaminante y que perjudica la salud de los ciudadanos que habitan cerca de un pozo.
El fracking consiste en hacer perforaciones verticales de hasta cinco kilómetros de profundidad y después otros más en horizontal para inyectar agua con arena que se combina con diferentes aditivos químicos a gran presión, lo que provoca que las rocas de lutita o pizarra se fracturen y liberen gas natural que asciende a la superficie a través de un pozo.
En defensa de la práctica, el panista Jorge Luis Lavalle dijo el miércoles sin aceptar preguntas, que para realizar esta práctica habrá “agencias e instituciones especializadas y expertas en garantizar no solamente las mejores condiciones para el Estado mexicano, sino en garantizar que se cumpla con todos los requerimientos tecnológicos de cuidado del medio ambiente y de seguridad industrial para la seguridad de los mexicanos”.
Se unió el senador panista Salvador Vega Casillas para afirmar que el PAN buscará que se utilicen las mejores tecnologías, eficientes y que no causan problemas ambientales; sin mencionar cuáles son éstas ni en dónde han sido probadas.
Agregó que el objetivo de su partido es que cuando ocurra la expropiación de la tierra además de que se pague la afectación por la exploración y explotación, los campesinos obtengan ingresos adicionales.
“Los campesinos, los dueños de las tierras tienen todo el derecho, además de recibir el pago por la afectación que realicen, de obtener ingresos adicionales y de obtener un pago justo que sea verdaderamente un motor, para que sean los campesinos los más interesados en que se explore y se explote la riqueza natural en sus tierras, porque es un cambio radical en el nivel de vida de estos propietarios de las tierras. Cuando a un campesino encuentran gas o petróleo en sus tierras y reciben además del pago de sus afectaciones, una renta y recibe también parte de los beneficios, la vida de estos campesinos cambia para siempre”.
La mayoría de los legisladores —con la oposición del PRD y el PT— votó porque este primer dictamen que crea la Ley de Hidrocarburos y reforma las de Inversión Extranjera, Minera y de Asociaciones Público Privadas ha sido lo suficientemente discutido.
Se espera que este viernes el debate continúe con la discusión en lo particular, en la que cada legislador tendrá sólo 15 minutos para presentar sus reservas, independientemente de cuántas sean.
Sólo el perredista Mario Delgado informó que tiene 88 reservas para la Ley de Hidrocarburos y Dolores Padierna dijo que hará más de 100.
Se espera que los panistas reserven los artículos referentes a la expropiación de la tierra para señalar que además del pago por afectación, los ejidatarios reciban una renta y primas en caso de que haya producción en su territorio.

Para acceder a la noticia, 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada