sábado, 7 de junio de 2014

Informe científico asocia la contaminación del agua con el gas del fraking







Por Brett Shipp / WFAA.com

Publicado en Khou.com/Houston, Texas

Durante los últimos dos años, las noticias del canal 8 han emitido una serie de historias sobre pozos de agua que llegan a arder con la presencia visible de llamas en el condado de Parker.

De alguna manera el gas metano, en niveles peligrosos, ha encontrado un camino para llegar a los suministros de agua.
  
Mientras que los productores de gas en  Barnett Shale niegan cualquier conexión con sus operaciones, un par de científicos están ahora disputando esta conexión con ellos. Estos científicos dicen que los resultados de la prueba que acaban de publicar proporcionan una evidencia concreta a los reguladores estatales de la vinculación del fracking con la contaminación de las aguas subterráneas.
 
Parker Steve Lipsky , residente del condado de Parker notó este hecho por primera vez en 2010. El agua de su pozo se estaba contaminando con niveles crecientes de gas metano. Tanto es así, que el gas natural fluía hacia afuera. Ilustraba sobre el volumen de gas encendiendo la rejilla de ventilación, viéndose el fuego por la noche. Hoy en día, la contaminación se ha vuelto tan nociva que incluso el agua del pozo se inflama.


"Oh, es cada vez peor", dijo Lipsky. "Eso es lo que estoy tratando de decir."


El verano pasado, Lipsky presentó una denuncia ante los reguladores de gas y petróleo del estado, la Comisión de Ferrocarriles de Texas.

Los agentes de campo y los técnicos realizaron pruebas, no sólo midieron el volumen de gas en el pozo, también midieron para determinar exactamente la procedencia del gas. Después de realizar las pruebas, la semana pasada, la Comisión de Ferrocarriles de Texas emitió sus conclusiones oficiales.

El informe indicó una concentración escasa de metano en el agua de Lipsky. También estableció que la composición química del metano fue concluyente en cuanto a una fuente del origen del gas.

En concreto, las pruebas estatales mostraron que el agua de Lipsky contenía 8,6 miligramos de metano/por litro, menor del  límite inaceptable de 10 miligr/l establecido por el gobierno federal. Pero las pruebas realizadas recientemente por la Universidad de Texas y por  el científico de Arlington, Zac Hildebrand,  obtuvieron valores de  83 miligramos/ por litro, el más alto nivel de contaminación de metano, que nunca se haya registrado.

"Lo que podemos decir ahora es que es un nivel peligroso", declaró Hildebrand.

En un e-mail al canal de Noticias 8 en el pasado febrero, el portavoz de la Comisión de Ferrocarriles, Stacie Fowler,  nos dijo "la Comisión es consciente de los niveles de concentración de metano elevadas." Fowler también dijo que las pruebas estatales “se centraron en la fuente del gas metano" y no en los niveles de concentración del metano.

Lipsky declaró que la Comisión de Ferrocarriles (regulador del estado) sabía que sus datos de concentración del metano no eran exactos.

"Por alguna razón, no quiere poner en su expediente los verdaderos niveles de metano", dijo Lipsky.
 

Entonces, ¿qué revelan las pruebas del estado acerca del origen del gas de Lipsky?

Los datos suministrados en el informe midieron la composición química tanto del gas que se encuentra en el agua de Lipsky como de dos pozos de producción de gas cercanos. Según el informe de la Comisión de Ferrocarriles "la evidencia es insuficiente" para determinar si las dos muestras coinciden.

Sin embargo, una inspección de los datos muestran la firma química - conocido como el análisis isotópico - del gas de Barnett Shale es 46.52. La medición de la firma química del gas en el pozo de Lipsky es 46,63, medidas casi idénticas.

"Los números del metano y etano a partir de la producción de Butler son exactamente los mismos que los del pozo de agua de Lipsky,"
comentó el científico Geoffrey Thyne de Wyoming, que revisó los datos. "Me dicen que el gas es el mismo, y que el gas en el agua de pozo de Lipsky se deriva de la formación de Barnett ".

También pedimos al geólogo Bryce Payne de Pennsylvania revisar los datos. Él está de acuerdo, diciendo que el gas en el agua de Lipsky (mencionado en el informe, como el número 8) es claramente el resultado de las operaciones de fractura hidráulica.

"El gas del pozo número 8 está viniendo de Barnett y viene casi directamente” dijo Payne.



Es más, tanto Thyne y Payne, creen que estos resultados de la prueba podrían representar el primer vínculo concluyente en el país entre el fracking y la contaminación de acuíferos.

"Y lo que parece que tenemos aquí es el primer buen ejemplo lo que en realidad está sucediendo", comentó Thyne.

El informe de la Comisión de Ferrocarriles deja abierta la posibilidad de que la contaminación "se puede atribuir a ... la migración natural de la formación de gas Strawn superficial"situado justo debajo del acuífero.

Cuando les preguntamos que respondieran a las supuestas discrepancias, los funcionarios estatales fueron ambiguos, en vez de darnos una aclaración: " El personal de la Comisión del Ferrocarril se encuentra detrás de las conclusiones alcanzadas en el informe de 23 de mayo. Somos conscientes de otros estudios en curso en la zona, y damos la bienvenida la oportunidad de revisar todos los informes futuros”.

Pero Lipsky dijo que dejará de pedir protección a los reguladores. Dijo que la nueva evidencia es iluminadora y abrumadora, y que los residentes del Barnett Shale deben actuar ahora para proteger su agua

"A menos que la gente se levante del sofá y voten o hagan algo, ¿quién va a impedir que sigan haciendo lo que están haciendo?" Declaró Lipsky.





Para acceder al artículo, 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada