lunes, 23 de junio de 2014

La DGA no descarta el 'fracking' a la espera de que otros territorios experimenten la técnica







Publicado en Heraldo.es




Marina Sevilla dijo en Mora que Aragón no debe ser el pionero en obtener hidrocarburos por fractura hidráulica


Mora de Rubielos. El Gobierno aragonés esperará a que la Unión Europea emita un marco normativo sobre el ‘fracking’ antes de decidir si permite que esta polémica técnica extractiva de hidrocarburos se desarrolle en la Comunidad Autónoma. Esa regulación comunitaria no estará lista antes del verano de 2015 y será fruto de las experiencias adquiridas por aquellos países que hayan experimentado dicho procedimiento, que permite extraer gas y petróleo atrapados en rocas macizas y, por tanto, no extraíbles con técnicas convencionales.

"En tanto no haya una posición de la Unión Europea, nosotros debemos tener prudencia", dijo ayer la directora de Energía y Minas del Gobierno aragonés, Marina Sevilla, en Mora de Rubielos, donde abrió la jornada técnica ‘El fracking: consideraciones legales y ambientales’. A esta actividad informativa, organizada por la Consejería de Medio Ambiente de la Comarca de Gúdar-Javalambre, acudieron alcaldes y concejales de los municipios, consejeros comarcales, miembros de grupos ecologistas y ciudadanos particulares.

Sevilla, que apostó por investigar para conocer las reservas que hay en el subsuelo, manifestó que en Aragón "no tenemos que ser pioneros en fracking, pero tampoco caer en demagogias; el mundo se para sin energía". Y subrayó que "el problema de España es la dependencia de recursos energéticos del exterior", un aspecto que condiciona el tejido industrial. Añadió que, en este contexto, el ‘fracking’ "abre la puerta" a la obtención de hidrocarburos. "No hay madurez en Aragón para el fracking; es una cuestión de prudencia", insistió después en respuesta a uno de los asistentes.

La DGA tiene encima de la mesa, en suspenso, 11 solicitudes para investigar las reservas de hidrocarburos que podrían extraerse mediante fractura hidráulica. Han sido formulados por las empresas Montero Energy (3), Térvalis (4) y Samca (4) y afectan a diversas comarcas aragonesas. En la provincia de Teruel, las compañías sitúan las indagaciones en el Maestrazgo, Gúdar-Javalambre y Bajo Aragón.

Defensores y detractores

La jornada sirvió para que defensores y detractores del ‘fracking’ expusieran sus ideas, intentando dar respuesta al interés y preocupación que esta técnica extractiva ha despertado entre la población turolense. A favor se mostró Juan García Portero, geólogo de la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi, quien afirmó en su ponencia que la fractura hidráulica "ha llegado y se va a quedar". Destacó que en España el gas natural extraíble equivale a 65 años de consumo y miles de empleos y aseguró que la técnica no contamina los acuíferos porque el líquido que se inyecta en la tierra para romper la roca llega entubado a las capas profundas. "No podemos dejar pasar la oportunidad", dijo.

Por su parte, el geólogo de la Universidad de Zaragoza José Luis Simón advirtió de un riesgo sísmico "real" por efecto del ‘fracking’ y reclamó estudios "preventivos" pues, a su juicio, si se conocieran cuáles son las reservas energéticas reales, quizá no resultase rentable desarrollar la técnica. El ingeniero del CSIC José Luis Rubio, alertó de que la fractura hidráulica precisa de gran cantidad de agua y muchas áreas turolenses carecen de ella. "¿Es la mejor opción para el territorio?", se preguntó. El catedrático de Estratigrafía de la Universidad de Zaragoza, Marcos Aurell, afirmó que el ‘fracking’ es necesario solo si queremos mantener el modelo de desarrollo actual.

Maribel Gil, alcaldesa de Mosqueruela –el municipio aragonés más afectado por solicitudes de ‘fracking’–, se mostró partidaria de que "otros experimenten primero, porque el recurso no se irá de aquí". Para el presidente de la comarca Gúdar-Javalambre, Víctor Sanz, lo importante es "conocer los pros y los contras, para luego tomar una decisión".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada