jueves, 12 de junio de 2014

¿Te opones al fracking? Entonces, ¡Podrías ser un terrorista!







Publicado en The Guardian
24 de enero de 2014



Por Dr. Nafeez Ahmed

El autor es académico y periodista especializado en seguridad intenacional. Es autor de A User´s Guide to the Crisis of Civilisation: And How to Save entre otros libros. Puedes seguirlo en Twitter @ nafeezahmed


Desde América del Norte a Europa, el aparato de "seguridad nacional" está siendo sobornado por las grandes petroleras para derrotar el activismo pacífico.



Durante el año pasado, ha surgido una impactante cantidad de evidencias de los estrechos vínculos entre las agencias gubernamentales occidentales de inteligencia y las grandes empresas energéticas, así como de los intereses mutuos de criminalizar a los activistas anti-fracking.



Activistas metidos en el mismo saco

A finales de 2013, la obtención de documentos oficiales, en base a la ley de libertad de información, mostraron que en Canada, la agencia de espionaje nacional, el Servicio de Inteligencia de Seguridad Canadiense (CSIS), había aumentado su vigilancia sobre los activistas que se oponen al proyecto del oleoducto Northern Gateway por "razones de seguridad nacional". El CSIS también aprobó de forma rutinaria obtener información sobre estos grupos para ayudar al responsable empresarial del proyecto, la empresa de energía con sede en Calgary, Enbridge.

El oleoducto de San Joaquín es un proyecto de 8.000 mill $ para el transporte de petróleo, desde las arenas bituminosas de Alberta a la costa de la Columbia Británica, para enviarlo a los mercados globales. De acuerdo con los documentos de la agencia federal de Canadá, el Consejo Nacional de Energía, que trabajó con el CSIS, y la Real Policía Montada de Canadá se coordinaron con Enbridge, TransCanada, y otras empresas de energía en la recopilación de información sobre los activistas anti-fracking - a pesar de que altas autoridades policiales admitieron en privado que " no se pudo detectar ninguna amenaza criminal directa o específica ".

Ahora se ha sabido que el ex ministro del gabinete, Chuck Strahl - el hombre designado por el primer ministro canadiense, Stephen Harper, para dirigir el panel de supervisión civil del CSIS ", el Comité de Revisión de Inteligencia de Seguridad (SIRC) - Se ha "cabildeado" para Enbridge desde 2011.
 
Pero eso no es todo. De acuerdo con CBC News , sólo un miembro del comité de vigilancia de Strahl "no tiene vínculos con el gobierno, sea el actual o con la industria del petróleo." Por ejemplo, un miembro de SIRC, Denis Losier se sienta en el consejo de administración de una filial de Enbridge, Enbridge NB, mientras que Yves Fortier, es un ex miembro de la junta de TransCanada, la compañía interesada en el gran oleoducto de Keystone XL.


La contrainsurgencia en el país 

El periodista de investigación Steve Cuerno informa que TransCanada también ha trabajado en estrecha colaboración con los organismos policiales y de inteligencia de Estados Unidos en el intento de criminalizar a los ciudadanos estadounidenses que se oponen al oleoducto. Los archivos obtenidos, en base a la libertad de información, el verano pasado, mostraron que en los documentos de capacitación para el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y el FBI  de EE.UU., sugirieron a TransCanada  que los  manifestantes violentos en   Keystone XL podrían ser disuadidos mediante leyes penales y "contra la lucha contra el terrorismo":

"... El lenguaje de algunos de los documentos es tan vago que podría atrapar también a los periodistas, investigadores y académicos."


De acuerdo con "Earth Island Journal", ciertos documentos oficiales muestran que TransCanada "ha establecido estrechos vínculos con las agencias estatales y federales de policia a lo largo del trazado del gasoducto propuesto." Pero TransCanada es sólo un ejemplo de "la puerta giratoria entre los organismos encargados de hacer cumplir la ley estatal y el sector privado, especialmente en áreas donde la fractura hidráulica y la construcción del gasoducto se han convertido en un gran negocio."

Esto ha tenido un impacto tangible. En marzo del año pasado, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley en los Estados Unidos habían espiado y se habían infiltrado entre los ambientalistas que asistían  a una acampada para la resistencia a la explotación de  las arenas bituminosas en Oklahoma, y  lograron tener éxito al conseguir la  interrupción preventiva de la acción de protesta.

En diciembre pasado, otros activistas en Oklahoma se enfrentan a  cargos de terrorismo por colocar una pancarta anti-fracking en el vestíbulo de las oficinas de la compañia de petróleo y gas, Devon Energy, empresa de EE.UU. Los dos manifestantes detenidos fueron acusados ​​de llevar a cabo un "acto terrorista" por teñir con color púrpura una bandera, la policía pasó a desalojar la planta del edificio - un portavoz de la policía determinó una sustancia potencialmente "peligrosa o tóxica" en forma de un "polvo negro", causando el pánico.

Pero Suzanne Goldenberg (colaboradora de The Guardian)  informa con una versión diferente:

"Al cabo de unos minutos sin incidentes, [los activistas] Stephenson y Warner bajaron la bandera y salieron del edificio .-  Disculpándose con el portero que llegó corriendo con una escoba. Unas pocas personas, sujetando sus tazas de café, vagaban por el vestíbulo inferior, según Stephenson. Pero ella no detectó una respuesta a la retirada de la bandera. Ni siquiera había mucho lío, dijo. La pareja había utilizado sólo cuatro pequeños tubos de brillantina en las dos banderas ".


La criminalización de un activismo pacífico bajo la  firma de "anti-terrorismo" es una tendencia creciente ligada directamente a las empresas de coaptacion del aparato de seguridad nacional. En un ejemplo notorio, miles de páginas de los documentos oficiales confirman cómo los departamentos locales de policía de Estados Unidos, el FBI y el DHS "siguieron" a los activistas en todo el país como parte del intercambio de información pública-privada con bancos y corporaciones.

Los activistas anti-fracking en particular, han sido objeto de una mayor vigilancia por parte del  FBI en los últimos años y en virtud de una definición amplia de " eco-terrorismo ", aunque el FBI admite que el eco-terrorismo está en declive. Esto es consistente con los documentos de planificación de defensa de Estados Unidos que durante la última década destacan, cada vez más, el peligro de "insurgencias" domésticas debido al colapso potencial del orden público en virtud a temas diversos como el medio ambiente, la energía o la crisis económica.

"Consenso" en la fabricación 

En el Reino Unido, Scotland Yard, la entidad nacional para el extremismo y la Unidad de Inteligencia para Desordenes (que nació con el extremismo como la Unidad táctica de Coordinación Nacional y más tarde se convirtió en la Unidad Nacional de extremismo nacional), ha tenido un largo historial en igualar el espectro de "extremismo local" con "las protestas temáticas , como los derechos de los animales,  la protesta contra la guerra, la anti-globalización y la protesta contra los cultivos transgénicos." Además de defender los derechos de los animales, estos movimientos han sido "abrumadoramente pacíficos" señala George Monbiot.

Esto no ha impedido que la unidad de la policía haya vigilado a casi 9.000 ciudadanos británicos por considerar que mantienen "posiciones políticas radicales", que van desde el "anti-capitalismo" a "las manifestaciones contra la guerra." Sin embargo, de acuerdo a una investigación de The Guardian,  "se sabe, que cada vez más, han centrado sus recursos en espiar a los defensores del medio ambiente, en particular los que participan en la acción directa y la desobediencia civil para protestar contra el cambio climático." 

Más recientemente, la policía británica ha ido tan lejos como para llevar a cabo la vigilancia de estudiantes de la Universidad de Cambridge que participan en campañas sociales como el anti-fracking, la educación, la lucha contra el fascismo, y la oposición a la austeridad, a pesar de la falta de razones para sospechar de actividad criminal.

Esto no es casual. El conservador y ex ministro del gabinete Sir Deben , presidente de la Comisión del Gobierno del Reino Unido sobre el Cambio Climático, definió que la persona que sugiere que el fracking es "devastadoramente perjudicial" es de extrema izquierda, "extremista", y asociado con el  dogma "trotskista". En contraste, describió a los ambientalistas "moderados" como situados de forma segura en el espectro legítimo de una "amplia gama de consenso" a través de "todos los partidos políticos."

En otras palabras, si usted está desilusionado con el sistema de partidos políticos existente y su enfoque sobre las cuestiones medioambientales, usted es un extremista.

Los comentarios de Deben demuestran la mentalidad regresiva detrás de la colaboración privada del gobierno británico con ejecutivos de la industria del gas de esquisto para "manejar la hostilidad de la opinión pública británica al fracking", tal como se revela en los correos electrónicos oficiales analizados por Damien Carrington .

Los correos electrónicos expuestos son alarmantes en la medida  en que el gobierno está "actuando como un brazo de la industria del gas", agravando las revelaciones anteriores en las que en el Departamento de Energía y Cambio Climático los empleados involucrados en la elaboración de la política energética del Reino Unido han sido cedidos por empresas de gas del Reino Unido.


La opinión pública es el enemigo

El último dato de sondeo muestra que alrededor del 47% de los británicos "no sería feliz con un pozo de fracking dentro de 10 millas (16 Km) alrededor de su casa," sólo 14% dijo que estaría encantado. Implícitamente, el gobierno considera que casi la mitad de los británicos son potenciales extremistas simplemente por ser escépticos con el gas de esquisto.

Esto ilustra precisamente la razón del porque de la tendencia de vigilancia masiva, que se muestra en las revelaciones de Snowden, ha aumentado en todo el mundo occidental. Desde América del Norte a Europa, los espectros gemelos de "terrorismo" y "extremismo" están siendo falsamente desplegados por un nexo cada vez más centralizado del poder corporativo, el estado y los servicios de inteligencia, para evitar un aumento de la oposición pública a ese mismo proceso de centralización inexplicable.

Pero entonces, ¿qué hay de nuevo? Ya en 1975, la Comisión Trilateral - una red de unas 300 elites estadounidenses, europeas y japonesas del mundo empresarial, la banca, el gobierno, el mundo académico y los medios de comunicación, fundada por el presidente de Chase Manhattan Bank,  David Rockefeller - publicó un influyente estudio titulado: La crisis de la democracia.

El informe llegó a la conclusión de que los problemas de gobernabilidad "se derivan de un exceso de democracia", que hace que el gobierno sea  "menos fuerte y activo", debido a que se "sobrecarga de participantes  y demandas." Este exceso democrático en aquel momento consistía en:


"... Un marcado repunte de otras formas de participación ciudadana, en forma de marchas, manifestaciones, movimientos de protesta y organizaciones, "causa" ... [incluyendo] unos niveles marcadamente elevados de conciencia de sí mismo por parte de los negros, los indios , los chicanos, los grupos étnicos blancos, los estudiantes y las mujeres ... [y] un desafío general a los sistemas existentes de autoridad, públicos y privados ... La gente ya no se sentía con la misma compulsión a obedecer a aquellos que habían considerado previamente superiores a ellos mismos por la edad, rango, estatus, experiencia, carácter, o talento".


La solución, por tanto, está en "restaurar el prestigio y la autoridad de las instituciones del gobierno central," que incluye "el poder hegemónico" en el mundo. Esto requiere que el gobierno de alguna manera "refuerce las tendencias a la pasividad política", y de inculcar "un mayor grado de moderación en la democracia." Esto se debe a:

"... El funcionamiento eficaz de un sistema político democrático por lo general requiere de un cierto grado de apatía y por parte de algunos individuos y grupos ... En sí misma, esta marginalidad de algunos grupos es  inherentemente antidemocrática, pero también ha sido uno de los factores que ha permitido que la democracia funcione de manera eficaz".


Hoy en día, esos sentimientos oficiales perduran en forma de operaciones psicológicas encubiertas y dirigidas contra el publico occidental por la CIA , el Pentágono y el MI6 , invariablemente diseñadas para exagerar las amenazas para poder manipular a la opinión pública en favor de la política gubernamental.

A medida que la economía mundial continúa asfixiándose y como la gente  pierde cada vez más la fé en las instituciones actuales, el fantasma del "terror" es una herramienta cada vez más conveniente para tratar de restaurar la autoridad azotando a la población y subordinándola con el pánico inducido.

Evidentemente, sin embargo, lo que el nexo del poder corporativo, el estado y la inteligencia más temen es simplemente un "exceso de democracia": la perspectiva desagradable de los ciudadanos levantándose  y retomando el poder.



Para acceder al artículo original,









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada