martes, 19 de agosto de 2014

China asume grandes riesgos con el gas de esquisto





Por Keith Bradsher



Publicado en The New York Times



Los residentes de Jiaoshizhen (China), un aislado valle de montaña con campos de maíz en terrazas, se iban a dormir cuando fueron sacudidos por un enorme rugido, seguido de una columna de llamas. Una onda de choque se expandió por el valle, haciendo vibrar las ventanas de las casas y tiendas del pueblo, y rápidamente un misterioso gas de color ocre invadió los hogares.
 
''Fue tan aterrador – que todo el que tenía un coche huyó de la aldea y el resto de nosotros, sin coche, sólo nos quedó esperar a morir'', dijo Zhang Mengsu, propietario de una ferretería.
 
Rápidamente, los residentes se dieron cuenta del origen de la bola de fuego aparecida en la noche: una plataforma de perforación de gas de esquisto en su pequeña aldea rural.
 
Este verde valle  representa la última frontera en la búsqueda mundial de gas de esquisto recuperable con la tecnología de la fractura hidráulica o fracking. Se trata de un boom de  perforación que ha puesto patas arriba la industria energética y ha estimulado la inversión de miles de millones de dólares.
 
Al igual que Estados Unidos y Europa, China quiere emanciparse de su dependencia de las importaciones de energía - y en Jiaoshizhen, el gigante energético chino Sinopec dice que ha hecho el primer descubrimiento de gas de esquisto comercialmente viable del país. Sus esfuerzos también podrían ayudar a abordar otra cuestión urgente, ya que Pekín busca poner freno a una dependencia abrumadora del carbón que ha ennegrecido el cielo y convertido a China en el mayor contribuyente al calentamiento global.
 
Pero el camino a la independencia energética y con un combustible fósil más limpio está plagado de peligros potenciales. Las amenazas a la seguridad en el trabajo, a la salud pública y al medio ambiente ocupan un lugar preponderante en el debate del gas de esquisto - y la pregunta es si esos riesgos a corto plazo amenazan con socavar los objetivos a largo plazo en China.
 
La industria de la energía en todo el mundo se ha enfrentado a las críticas sobre la viabilidad económica de vastos proyectos de esquisto y al impacto ambiental del proceso de la fractura hidráulica. Pero las entrevistas con los residentes de seis aldeas aquí en China, donde se está haciendo la perforación, así como con ejecutivos y expertos de Beijing, sugieren que la búsqueda de China plantea desafíos aún mayores que en los Estados Unidos y Europa

En China, las compañías deben perforar dos o tres veces tan profundo que en los Estados Unidos, haciendo el proceso mucho más costoso, más ruidoso y potencialmente más peligroso. Los gigantes energéticos chinos también operan en estricto secreto;  rara vez se involucran con las comunidades locales y los accidentes llevan asociados un alto número de muertos.
 
El incidente sigue siendo discutido en Jiaoshizhen y ha suscitado gran preocupación entre sus residentes.
 
Los aldeanos dijeron que los empleados les confirmaron en el momento que ocho trabajadores murieron cuando la plataforma explotó esa noche. Funcionarios de Sinopec y líderes del pueblo ordenaron a los residentes no comentar sobre el caso, según los aldeanos. Ahora los pobladores se quejan de aguas sucias y campos contaminados.
 
''Había una enorme bola de fuego'', dijo Liu Jiazhen, un cultivador de hojas de mostaza y con tres hijos que vive a cinco minutos a pie del recinto. '' Aquí, los gerentes corrieron hacia la colina para salvar sus vidas''.
 
La Sra. Liu dijo que las llamas se elevaron más alto que los pinos de una colina cercana, que cubren la estructura de acero de la plataforma, y que mide cerca de 100 metros de altura. Las llamas ardieron durante horas, comentó.

Sinopec describe el incidente como una quema controlada de gas y niega que nadie muriera. Si bien la empresa no quiso hablar con detalle acerca de sus proyectos de esquisto, Sinopec dijo que realiza sus operaciones de manera segura y sin dañar el medio ambiente.
 
Li Chunguang, el presidente de Sinopec, dijo en una entrevista a finales de marzo que no había pasado nada en Jiaoshizhen. '' No hay ninguna base para comentar esto'', dijo.
 
La bulliciosa actividad en Jiaoshizhen indica un hallazgo significativo de gas para Sinopec.
 
Los tubos de alimentación conectan algunos de la docena de sitios de perforación, y se han previsto otros 100 pozos. Equipos para la compresión del gas se están instalando en zonas extensas y planas junto al menos dos de las plataformas de perforación. Una carretera de dos carriles, a través de un puerto de montaña hacia Fuling, la ciudad más cercana, se ha allanado para ayudar a desplazar los 1.100 camiones cargados de acero, cemento y otros suministros necesarios para cada pozo.
 
El valle ha estado tan aislado durante siglos que los residentes de las 16 aldeas hablan un dialecto que es distinto incluso al de Fuling, a 13 millas de distancia. Jiaoshizhen sólo tenía edificios de dos pisos y casas de adobe de un solo piso en agosto pasado; los trabajadores de Sinopec vivían en remolques mientras que los gerentes alquilaban el piso de arriba de las casas de dos plantas. En una visita, seis meses más tarde, al menos 20 grúas estaban ayudando a levantar edificios altos.
 
El campo de gas de Jiaoshizhen ''es el más cercano que tenemos en China para un proyecto de gran alcance'', dijo Gavin Thompson, jefe de gas e investigación de energía  para Asia y el Pacífico de Wood Mackenzie, una de las mayores empresas de consultoría energética. Señaló, sin embargo, que Sinopec estaba proporcionando algunos detalles y que él, como la mayoría de los expertos occidentales, no había podido visitar el valle.
 
Chris Faulkner, director ejecutivo y presidente de Breitling Energy, una compañía de Dallas que ha asesorado a Sinopec en su perforación en el oeste de China durante cuatro años, dijo que la renuencia de los gigantes energéticos de tener discusiones abiertas sobre temas de salud, seguridad y medio ambiente pueden inducir a las comunidades a temer lo peor.
 
''Si piensan que van a ponerse a perforar 1.000 pozos, y nadie va a ir a Google a escribir 'fracking', es que son tontos'', dijo, y agregó que, incluso en China,'' los días de 'callar y callar' se han acabado.''
 
Los gigantes energéticos chinos tienen un montón de dinero para financiar sus esfuerzos. Sinopec tiene un millón de empleados y es la cuarta mayor compañía del mundo por ingresos después de Royal Dutch Shell, Wal-Mart y Exxon Mobil; el quinto más grande es China National Petroleum. Con sus bolsillos llenos, las empresas han estado invirtiendo fuerte en empresas de esquisto en América del Norte; Sinopec pagó $ 2.2 mil millones en 2012 de una participación del 30 por ciento en las operaciones de gas y petróleo de esquisto de Devon Energy en los Estados Unidos.
 
En China, la seguridad laboral es una preocupación significativa. Miles de personas mueren cada año en las minas de carbón, de acuerdo con estadísticas del gobierno que ha llevado una campaña nacional con éxito en la última década.
 
Es escasa la información que está disponible al público acerca de los registros medioambientales y de seguridad de la políticamente poderosa industria del petróleo y el gas, en su mayoría de propiedad estatal. Pero Sinopec ha reconocido dos accidentes mortales en el último año, aunque no relacionados con el fracking. Una explosión en un oleoducto en Qingdao, que  mató a 62 personas e hirió a 136, y una explosión de gas doméstico en Dongguan, que mató a una persona.
 
En Jiaoshizhen, después de la explosión, las preocupaciones persisten sobre el impacto en la salud de los residentes y sus campos.
 
Los aldeanos dijeron, durante unas entrevistas en agosto y febrero, que la rápida propagación del gas se acompañaba de mal olor. Sinopec dijo que había hecho pruebas del aire y que no encuentra ningún tipo de contaminación tóxica, aunque se negó a identificar el gas.
 
El gas recordó el miedo que se tiene aquí,  porque la perforación, por China National Petroleum, en 2003 a unas 120 millas al noreste, lanzó gases tóxicos que mataron a 243 personas y enfermaron a otras miles. Sin embargo, ese accidente involucró la exploración de gas convencional, no al fracking. 
Los residentes de aquí también se preocupan por el derrame del diesel en los sitios de perforación, que contamina los arroyos locales y al menos un pozo poco profundo. La perforación'' hace tanto ruido y el agua que baja de la montaña se ha convertido en mucho más sucia para beber; ahora huele a diesel'', dijo Tian Shiao Yung, un agricultor.
 
Sinopec dijo que proporcionó temporalmente el agua potable a los residentes después de que una perforación con espuma coincidiera en la superficie en una cueva cercana en la primavera pasada, y que después cambió su práctica de perforación. La compañía dijo que las pruebas posteriores demostraron que el agua local es ''potable''.
 
A pesar de sus quejas, la Sra. Tian, ​​como cualquier otro residente entrevistado, dio la bienvenida a la perforación por una razón: el dinero.
 
Sinopec arrienda tierras a los agricultores por 9000 renminbi, o 1,475 $ , por acre cada año. Los agricultores ganan tanto dinero que abandonan  los cultivos en los mejores años y después de cientos de horas de trabajo.
 
'' A los agricultores no les importa; ahora  pueden comprar su arroz en lugar de tener que verlo crecer'', dijo la Sra. Tian, ​​quien agregó:.'' Sigo bebiendo el agua''. 


Para acceder a la noticia, 







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada