jueves, 21 de agosto de 2014

Estudio revela que operadores de fracking inyectaron ilegalmente diesel










Por Deirdre Fulto

Publicado en Common Dreams




"El público merece más información y transparencia sobre los productos químicos tóxicos utilizados en la fracturación hidráulica", dice el abogado.
  



Empresas de fracking han seguido inyectando ilegalmente combustible diesel en el suelo durante los últimos cuatro años, a pesar de las reiteradas negativas por parte de la industria de la perforación, de acuerdo con un informe del Proyecto de Integridad Ambiental (EIP) publicado el miércoles.
 
El informe de EIP, Fracking Beyond the Law,” utiliza los datos propios  de las empresas de perforación y de los registros federales para documentar que al menos 33 empresas de fracking y al menos en 351 pozos de 12 estados, se utilizaron  fluidos que contienen diesel,  desde 2010 hasta principios de agosto de 2014. Los combustibles diesel se utilizaron en tareas de fracking en pozos de Texas, Colorado, Dakota del Norte, Arkansas, Oklahoma, Wyoming, Nuevo México, Utah, Kansas, Pennsylvania, West Virginia y Montana sin los permisos requeridos por la Ley de Agua Potable Segura.
 
La Agencia federal de Protección Ambiental (EPA) volvió a confirmar recientemente, en febrero de este año que los operadores de perforación tienen prohibido la inyección de combustible diesel en los pozos de petróleo y gas, salvo autorización expresa. De hecho, la controvertida Ley de Política Energética de 2005 - también conocido como la "Escapatoria Halliburton", ya que fue defendida por el entonces vicepresidente Dick Cheney, ex CEO de Halliburton- hizo que el fracking estuviera exento de cumplir  la Ley de Agua Potable, excepto cuando el combustible diesel es utilizado.
 
"Pensábamos que este problema era una cosa del pasado", dijo el abogado principal de EIP María Greene en una teleconferencia. "Eso es lo que nos ha venido diciendo la industria durante la última década."
 
El informe también encontró que empresas como Halliburton todavía están suministrando fluídos con diesel - una potencial amenaza al suministro de agua potable y a la salud pública, porque el diesel contiene productos químicos tóxicos, como el benceno, que causa cáncer u otros problemas de salud graves, incluso a dosis bajas - y que el registro de divulgación química del fracking en la página de gestión privada FracFocus hace poco para proteger efectivamente al público, ya que permite que los operadores cambien o reemplacen los datos anteriores, en cualquier momento, sin dejar acta o justificación para el cambio.
 
Además, "casi el 80 por ciento del volumen total de fluido que se inyectó a través de los 351 pozos identificados en este informe estuvo marcado ya sea como secretos comerciales, información confidencial de la empresa, propietaria la información, o con una notación que no identifica y por lo tanto no divulgada o los contenidos se describen de forma ambigua ", consigna el reporte.
 
Este es un problema, que continúa, debido a que:
 
Sin acceso a la información por el secreto comercial, o la composición química del agua contaminada utilizada como fluido base (conocida como "el flujo de retorno" o "agua producida"), no hay manera para que el público o los reguladores puedan cuantificar, monitorear o restringir la inyección no permitida de los combustibles diesel bajo la Ley de Agua Potable.
 
"El público merece más información y transparencia sobre los productos químicos tóxicos utilizados en la fracturación hidráulica", dijo Greene en un comunicado . "El actual sistema de informes se debe mejorar."
 
En un correo electrónico, el portavoz de la EPA George Casco dijo al Pittsburgh Post-Gazette que debido a la Ley de Política Energética de 2005 no se definió el término "diesel", la EPA no hizo cumplir las disposiciones que indica la Ley de Agua Potable Segura durante nueve años, mientras buscaba un "definición científicamente ajustada".  Después de recibir más de 97.000 comentarios y consultar con expertos de la industria y del petróleo, finalizó una definición de diesel en febrero, comentó.
 
Grupos de la industria argumentan que hasta febrero, la definición de diesel no incluyó el queroseno, que fue utilizado por la mayoría de los agentes identificados en el informe de EIP. El grupo pro-fracking Energía En Profundidad comparó el informe de EIP a una situación en la que "los funcionarios redujeran el límite de velocidad, y luego acusaran a los conductores de exceso de velocidad, debido a la rapidez con que realizaron el cambio."
 
Mientras tanto, el Los Angeles Times informó esta semana que las empresas de energía están realizando el fracking de petróleo y gas a profundidades mucho menores que la creencia generalizada, a veces a través de fuentes subterráneas de agua potable. 




Para acceder a la noticia, 









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada