jueves, 14 de agosto de 2014

Greenpeace advierte: El fracking amenaza las esperanzas electorales de los conservadores en Reino Unido









Por el staff de BusinessGreen




Un análisis encuentra que el 77 por ciento de los escaños han sido destinados a abrir la exploración, a pesar de los bajos niveles de apoyo público al  fracking

 

 

Más de tres cuartas partes de los escaños de los conservadores se han orientado para la exploración del  fracking, de acuerdo con la investigación de Energydesk de Greenpeace .
 
Ayer, en la 14a  ronda de licencias también se evidenció una proporción similar en las circunscripciones de los ministros del gabinete, "para la exploración de petróleo y gas, según informó el grupo de campaña que revela que los proyectos de fracking ahora pueden proceder en los distritos electorales de George Osborne, Theresa May, ex ministro de Energía, Michael Fallon, y el secretario de Medio Ambiente recientemente nombrado Liz Truss. Los enclaves en las principales ciudades, en 10 parques nacionales, y en los acuíferos de agua dulce también se han propuesto como parte de la nueva ronda de licencias.
 
Con el apoyo del público disminuyendo para la extracción de petróleo y gas de los depósitos de esquisto, los hallazgos ponen a los conservadores en una posición incómoda 10 meses antes de las próximas elecciones generales.

El primer ministro, David Cameron, ha declarado que el país va " hacia el esquisto", y ha propuesto lo que denominó como el régimen fiscal más generoso del mundo para reforzar este sector emergente.
 
Pero la encuesta sugiere que el público puede no dar su apoyo a la controvertida tecnología. Una encuesta de YouGov en mayo encontró que el respaldo público para permitir el esquisto en el Reino Unido cayó por debajo de 50 por ciento por primera vez , mientras que un sondeo diferente mostró la semana pasada que sólo el 13 por ciento de la gente cree que esplotar las reservas de esquisto del país debería tener la máxima prioridad para abordar la seguridad energética , en comparación con las energías renovables con un apoyo del 48 por ciento.
 
Y mientras que los grupos ecologistas han mantenido durante mucho tiempo su oposición al fracking, alegando que podría contaminar los cursos de agua,  se cerraba el Reino Unido en una nueva generación de infraestructura de alto carbono, recientemente voces conservadoras también han comenzado a expresar la inquietud sobre esta fuente de energía polémica.
 
El suegro de George Osborne, Lord Howell, advirtió en mayo que "cada vez que los Ministros abren la boca para afirmar que el fracking debe comenzar por todas partes en Gran Bretaña, y no sólo en zonas alejadas [en ruinas]  y cuidadosamente seleccionadas, pierden miles de votos Tory ".
 
Los concejales conservadores de la propia circunscripción de Osborne han indicado que se opondrían al fracking en su zona  y la semana pasada el ex ministro conservador, Nick Herbert, advirtió que "el West Sussex rural no puede convertirse en un paisaje industrializado  sin cuidado . "
 
El activista de energía, Simon Clydesdale, de Greenpeace en el Reino Unido, dijo que el tema del fracking se había convertido en "políticamente tóxico" y podría costar muy caro a los conservadores en las urnas.
 
"Hace apenas unos meses los ministros estaban alternándose unos a otros para hacer grandes anuncios sobre el gas de esquisto," dijo. "Ahora, los diputados de bastiones conservadores sienten sofoco y todos, menos los siete ministros del gabinete, se sienten amenazados por la perforación en sus distritos electorales, podrían tener que pagar un alto precio político por esta apisonadora de esquisto en las elecciones generales del próximo año." 


Para acceder a la noticia, 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada