miércoles, 20 de agosto de 2014

La contaminación química de las aguas europeas es peor de lo previsto





Ríos como el Danubio son ecosistemas fascinantes. Proporcionan funciones importantes del ecosistema y servicios tales como la recreación, la pesca y el agua potable para millones de personas. Desafortunadamente, estos ecosistemas están sujetos a los vertidos químicos de las áreas urbanas adyacentes, la agricultura y la industria. Esto conduce a un cóctel químico que afecta negativamente a las algas y animales de agua dulce y conlleva riesgos potenciales para los seres humanos. Foto: André Kunzelmann, UFZ




17 de junio 2014


Publicado en Science Daily


Fuente: Centro Helmholtz para la Investigación Ambiental - UFZ


Hasta ahora las autoridades ambientales y parte de la comunidad científica han considerado los productos químicos tóxicos como un problema local que afecta sólo a pequeños volúmenes del agua. El estudio, sin embargo, revela por primera vez los riesgos ecológicos a gran escala que se derivan de los miles de químicos tóxicos en los sistemas acuáticos de Europa. La toxicidad química representa una amenaza ecológica para casi la mitad de todos los organismos europeos presentes en el agua, y en aproximadamente el 15% de los casos, en los sistemas de agua dulce puede ser incluso objeto de mortalidad aguda.

El estado actual de los ecosistemas acuáticos de Europa es probablemente aún peor

Junto con sus compañeros de investigación franceses y suizos los científicos de Landau y Leipzig han investigado la superación de los umbrales de riesgo en la cuenca fluvial de las principales redes de arroyos, como el Danubio y el el Rin a nivel paneuropeo. Por primera vez, el grado en que los umbrales de riesgo fueron superadas por tres grupos de organismos, a saber, peces, invertebrados y algas fue estimado para estos grandes cuencas fluviales. Los datos utilizados se obtuvieron en actividades oficiales del control del agua de los últimos años. El ámbito de aplicación de la toma de muestras en consecuencia puedee variar significativamente en términos de cobertura espacial, así como el tiempo, por lo tanto, la comparación directa (s) entre los diferentes países se demuestra bastante difícil.

Por ejemplo, el estudio encuentra que la calidad del agua es peor en Francia, probablemente debido al hecho de que las autoridades de este país hayan instalado una densa red de control y se hayan analizado muestras de agua para una gran cantidad de sustancias, incluidos los pertienentes compuestos ecotoxicológicos. En otros países, por el contrario, los riesgos pueden permanecer no reconocidos debido a la insuficiente sensibilidad el análisis químico o a una lista incompleta de los compuestos en los pertienentes monitoreos ecotoxicológicos. "En términos generales es probable que subestimamos y no sobrestimamos los riesgos en nuestros análisis", comentó en junio el jefe del equipo de investigación, Prof. Dr. Ralf B. Schäfer, del Instituto de Ciencias del Medio Ambiente de Landau. "El estado actual y el estado de los ecosistemas de agua dulce de Europa es probablemente aún peor."

Los principales factores que contribuyen a la contaminación química de los ecosistemas acuáticos son la aprobación de la gestión de las actividades agrícolas, de las zonas urbanas y de las plantas de tratamiento de aguas residuales municipales. Los pesticidas fueron con diferencia los principales agentes tóxicos de los sistemas de agua dulce, aunque, compuestos orgánicos de estaño, retardantes de bromados y los hidrocarburos aromáticos policíclicos derivados de la combustión, también se produjeron a niveles críticos de concentración. En la actualidad, los requisitos y los objetivos en materia de calidad del agua en la UE se centran principalmente en la aparición de la denominadas sustancias prioritarias, es decir, alrededor de 40 sustancias químicas clasificadas como especialmente peligrosas para el medio ambiente acuático. "Afortunadamente, el uso de muchas de estas sustancias prioritarias ya no se permite y por lo tanto, sus niveles de concentración está disminuyendo de manera constante en muchas partes de las corrientes europeas. El verdadero problema, sin embargo, es que un gran número de sustancias químicas que se encuentran actualmente en uso son no se tienen en cuenta de ninguna manera en el contexto de la vigilancia de la calidad del agua ", afirma el Dr. Werner Brack, del Centro Helmholtz de Investigación Medioambiental de Leipzig. Además, los últimos hallazgos muestran que para ciertas sustancias el nivel supuesto (s) de la concentración de afectación podría ser demasiado alto.

Las mejoras en la definición de objetivos y el marco de coordinación son esenciales

Con el fin de hacer frente a la multitud de sustancias potencialmente peligrosas, los científicos participantes en este estudio recomiendan la introducción y la vinculación inteligente de los métodos de detección química ecológica y basadas en los efectos como la única forma económicamente viable de captar todo el espectro de sustancias ecotoxicológicas pertinentes. "De esta manera," Werner Brack señala, "las sustancias peligrosas pueden ser detectadas incluso antes de que se coloquen en la lista de prioridades". El estudio actual muestra que hay una necesidad urgente de actuar, especialmente con respecto a las actividades actuales de monitoreo químico. "En términos prácticos, esto significa que es necesario tomar medidas urgentes a todos los niveles, para garantizar la protección sostenible de nuestros ecosistemas acuáticos", dice Schäfer.

Las medidas necesarias que se deben tomar van desde la prevención general de insumos químicos excesivos en cuerpos de agua y la sustitución de las sustancias particularmente problemáticas, frente a una reducción en la aplicación de productos químicos agrícolas y la mejora de las métodos de tratamiento de las aguas residuales y la tecnología para tratar las mismas. Existe  consenso entre los miembros del equipo de investigación de que, a menos que haya un cambio notable en la situación actual, no se alcanzarán los objetivos y metas de la Directiva marco del agua, debido a la toxicidad de los productos químicos en los ecosistemas de agua dulce. A largo plazo, esto también puede conducir a riesgos para los seres humanos, causados por un posible fracaso de los servicios de los ecosistemas, como el deterioro de la capacidad de autodepuración de los cuerpos de agua. 



Para acceder a la noticia,  

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada