martes, 12 de agosto de 2014

Panel de expertos aboga por la investigación en salud pública con la perforación de gas natural









Publicado en Phys.org


Las aguas subterráneas y las pruebas de calidad del aire, antes, durante y después de la perforación de gas natural - que incluye la fractura hidráulica- deberían ser componentes clave de los esfuerzos para garantizar la seguridad de las comunidades cercanas a los sitios de perforación, de acuerdo con un panel de expertos convocado para opinar sobre las necesidades de investigación en salud pública asociadas con las operaciones de perforación de gas natural no convencionales (UNGDO). El panel también insta a que las investigaciones realizadas deban usar "los principios de investigación participativa basada en la comunidad", para que las preocupaciones de los muchos actores involucrados en estas actividades se puedan abordar.

Un grupo de investigadores en salud ambiental, dirigido por Trevor Penning, PhD, director del Centro de Excelencia en Toxicología Ambiental (CEET) en la Escuela de Medicina de Perelman de la Universidad de Pennsylvania, hicieron públicos sus hallazgos este mes en Environmental Health Perspectives.
 
UNGDO, que incluye la fracturación hidráulica y la perforación horizontal, proporciona una fuente de energía que es potencialmente más limpia que los combustibles fósiles líquidos o sólidos y que puede proporcionar una ruta hacia la independencia energética de los EE.UU., según los defensores. Sin embargo, importantes preocupaciones han surgido debido a la falta de investigación sobre el impacto en la salud pública de este tipo de extracción de energía. 

"El grupo de trabajo fue convocado a raíz de las presentaciones, sobre el potencial de perforación de gas natural de afectar negativamente a la salud pública, en los Anales 2012 de Ciencias de la Salud de la Reunión de los Centros Básicos Ambientales [EHSCC] en la Escuela de Salud Pública de Harvard, "afirma Penning. 

Dieciséis de los veinte EHSCCs financiados por el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental (NIEHS) se unieron al grupo de trabajo para revisar la literatura sobre el potencial impacto en la salud pública de UNGDO y formular recomendaciones para la investigación. 

El Grupo de Trabajo Inter-EHSCC concluyó que existe un potencial de contaminación del agua y del aire que pueda poner en peligro la salud pública y que el tejido social de las comunidades podrían verse afectado por la rápida aparición de las operaciones de perforación . El grupo de trabajo recomienda la investigación para informar cómo podrían ser mitigados los riesgos potenciales.

Algunas de las sugerencias clave son:
  • Los datos de base de la calidad del agua subterránea se deben tomar antes de que comience la perforación y ser monitoreados durante la vida útil y con el abandono de la producción de gas también.
  • El ambiente y la calidad del aire en el trabajo deben ser medidos en los lugares de perforación con actividad y compararlos con las mediciones de referencia en las áreas adyacentes sin operaciones de perforación.
  • Se debe realizar un estudio epidemiológico ambiental para determinar si existe una asociación entre los resultados de los datos de salud y la calidad del agua en los pozos de agua potable en comunidades privadas con y sin fractura hidráulica
  • Un estudio epidemiológico ambiental se debe realizar para determinar si la contaminación del aire asociada con UNGDO aumenta la incidencia de enfermedades respiratorias y de enfermedades cardiovasculares.
  • Los principios de investigación participativa basada en la comunidad deben ser adoptados en el diseño y la realización de estudios sobre los impactos ambientales y de salud de UNGDO para que se aborde una amplia gama de perspectivas de la comunidad. Todas las partes interesadas (individuo / comunidad / industria / grupos de defensa / tomadores de decisiones) deben participar para fomentar la comunicación multidireccional y la rendición de cuentas.



Para acceder a la noticia,






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada