miércoles, 17 de septiembre de 2014

Científicos descubren una "alarmante" cantidad de arsénico en el agua subterránea cerca de los sitios de fracking en Texas






Por Emily Atkin

Publicado en Thinkprogress

2 de septiembre de 2014


Después de probar 100 pozos de agua encima de una de las mayores reservas de gas natural en los EE.UU., los científicos de la Universidad de Texas han encontrado que casi el 30 por ciento de ellos contienen niveles de arsénico por encima del límite considerado seguro por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, de acuerdo con un estudio publicado en la revista Environmental Science and Technology.

Veintinueve sitios de agua subterránea, en un radio de 1,8 millas respecto a los enclaves de perforación de gas natural en activo, tenían niveles inusualmente altos de metales pesados, como el arsénico, según el estudio. Si bien, no es concluyente que la contaminación se deba a la fractura hidráulica, el equipo de 11 bioquímicos dice que sus resultados proporcionan una evidencia adicional de que se podría vincular la controvertida técnica de perforación de gas natural con la contaminación de las aguas subterráneas.
 

"No puedo decir que tengamos una pistola humeante. No queremos que el público tome que hemos vinculado el fracking como la causa de estos problemas, " dijo a ProPublica, Brian Fontenot, autor principal del estudio. "Pero hemos demostrado que estos problemas ocurren en estrecha relación, geográfica, con la extracción de gas natural."
 
La EPA clasifica el arsénico como cancerígeno, y advierte de que la exposición a largo plazo a que puede causar cáncer, enfermedades cardiovasculares, trastornos inmunológicos, diabetes y otros problemas médicos.
 
El fracturamiento hidráulico, conocido como fracking, es una técnica controvertida pero popular usada para estimular pozos de gas natural subterráneo. Para ello, las empresas inyectan una mezcla de agua, arena y productos químicos a millas de profundidad en la roca del subsuelo. La salmuera a alta presión es efectiva para crear grietas o "fracturas" en la roca, por lo que el gas resulta más fácil de extraer.
 
La técnica es especialmente popular en el Barnett Shale, una rica fuente de gas natural ubicado en la Cuenca Fort Worth. El Barnett Shale es una de dos enormes yacimientos de esquisto activos en Texas, junto con el esquisto de Eagle Ford, y juntos dispondrían de más de 90000 mil millones de pies cúbicos de gas no probado, técnicamente recuperable. Los dos depósitos de esquisto también representan uno de los mayores auges de la energía en América .
 
Ese auge se inició hace unos 10 años, e investigadores la Universidad de Texas compararon sus resultados con las pruebas de agua realizadas previamente antes de que sucediera el boom. Lo que encontraron el investigador Zacarías Hildenbrand fue lo que llama un aumento "alarmante" de la cantidad de arsénico y otros metales pesados ​​en el 30 por ciento de los pozos de agua subterránea dentro de 1,8 millas de los sitios de perforación de gas.
 
"Esta es una evidencia indirecta de que la perforación afecta el agua," dijo Hildenbrand.

La teoría de los investigadores acerca de cómo el fracking puede haber causado la contaminación por arsénico es que la técnica causó un incremento subterráneo de las vibraciones, generando sacudidas en las tuberías oxidadas de los pozos de agua cercanos. Ese óxido podría contener arsénico, dijeron los investigadores. "No estamos diciendo que [las empresas de fracking] inyectaran arsénico en estos pozos," dijo Fontenot. 


Líderes de la industria han dudado de esta teoría, diciendo al  The Denton Record-Chronicle que las vibraciones de la perforación nunca podrían llegar a los pozos de agua poco profundos debido a cómo se perforan los profundos pozos de gas. "Si están hablando de episodios de temblores [óxido] , eso es un poco exagerado", dijo Alex Mills, presidente de la Alianza de Productores de Energía de Texas. "Nunca lo he oído hablar o incluso estoy a punto de enterarme de que la fracturación hidráulica fuera tan cruel, tan trascendental para sacudir el óxido suelto de los pozos de agua."

Si bien parece que se ha investigado poco sobre si la perforación en sí puede causar estas vibraciones trascendentales, la investigación emergente ha demostrado que el fracking puede ocasionar que tiemble la tierra. Los científicos creen cada vez más que el proceso, relacionado con la fractura hidráulica, de inyección de agua residual está causando terremotos artificiales - no sólo en Texas, sino en todo el país. La gran cantidad de agua residual inyectada en el suelo puede cambiar el estado de tensión en las líneas de falla existentes en el punto de falla, creen los científicos.
 
La industria de la perforación de gas natural sostiene que fracking es seguro y no afecta a la salud humana. Pero ha habido una falta de investigación científica concluyente para apoyar o negar esa afirmación. Preliminares, aunque no concluyentes investigación han demostrado que el fracking puede causar problemas de salud en las mujeres embarazadas o defectos de nacimiento en los fetos cuyas madres viven cerca de los pozos, pero los científicos coinciden en que se necesita investigar más, con los ya auges de producción de petróleo y gas en todo el país.
 
Los investigadores de la Universidad de Texas están de acuerdo. "Creemos que el argumento más fuerte que podemos decir es que esto necesita más investigación," dijo Fontenot.



Para acceder al artículo, 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada