miércoles, 3 de septiembre de 2014

El PSOE declara la guerra al 'fracking'










Por Víctor Martínez

Publicado en el Mundo


El nuevo PSOE liderado por Pedro Sánchez va a hacer de la lucha contra el fracking y las prospecciones petrolíferas en Canarias uno de sus principales frentes en política energética. «Existe una enorme preocupación social que demanda una reflexión serena y una moratoria en su ejecución, en tanto se evalúan y cuantifican los riesgos que van unidos a este tipo de prácticas», asegura en declaraciones a EL MUNDO Pilar Lucio, nombrada nueva secretaria de Cambio Climático y Sostenibilidad del partido en el congreso del pasado julio. 

Los socialistas demandan al Ministerio de Industria que «paralice» todos los permisos de investigación concedidos en España para la búsqueda de gas no convencional mediante la técnica de fractura hidráulica. Esta reacción se produce después de que este diario publicara el pasado miércoles que los planes del Gobierno pasan por «favorecer» el fracking con el objetivo de reducir el coste energético a las grandes empresas e impulsar la reindustrialización del país. 

En España hay concedidas actualmente 68 autorizaciones de investigación para la búsqueda de hidrocarburos, además de 55 que esperan respuesta en los registros de Industria o de las respectivas comunidades autónomas. Por zonas, Castilla y León y País Vasco acumulan más de la mitad de los permisos vigentes. «Hay que paralizar los proyectos de investigación e investigación hasta que no se dispongan de informes concluyentes que descarten la existencia de daños ambientales y para la salud», advierte Lucio. 

En la misma línea, la directiva socialista se muestra contraria a las prospecciones petrolíferas en Canarias por parte de Repsol y demanda su paralización. «Se van a realizar en una zona en la que cualquier incidente que se produzca en sondeos, exploración o explotación supone un grave problema medioambiental en un espacio sensible y un gravísimo problema para la economía de los archipiélagos», argumenta. 

En el otro lado, fuentes próximas al Gobierno precisan que todos los permisos concedidos cumplen con las garantías medioambientales exigidas y recuerdan que España -un país que importa un 73,3% de la energía que consume- no puede renunciar a investigar si dispone de recursos energéticos en el subsuelo. 

La nueva encargada de la política energética socialista sostiene que el camino para «reducir la dependencia energética del país» pasa por las energías renovables. «Disponemos de sol y viento y cantidades infinitas», argumenta. Preguntada por el fuerte incremento del coste de las tecnologías verdes en los últimos años -hasta 9.192 millones en 2013-, Lucio responde que «los costes de las nuevas generaciones de renovables se han reducido y siguen reduciéndose de forma espectacular respecto a los de primera generación». Y remata:«Las energías renovables no son el problema, son la solución». 

El PSOE también va a presionar al Gobierno para realizar una «auditoría regulatoria que indique claramente el coste de cada tecnología que compone nuestro mix energético». Esta propuesta ya fue formalizada por el partido en el último Debate sobre el Estado de la Nación, sin llegar a prosperar. 

Lucio insiste en que tecnologías como la nuclear y la hidráulica «están plenamente amortizadas» y reciben una retribución «muy superior a lo que cuesta realmente la energía que producen». Las eléctricas, propietarias de estas instalaciones, niegan este extremo y recuerdan que estas centrales necesitan de constantes inversiones para garantizar su operatividad y seguridad. 



Para acceder a la noticia, 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada