lunes, 8 de septiembre de 2014

Informe: La extracción de combustibles fósiles podría exacerbar las guerras del agua








Publicado en CommonDreams

Por Deirdre Fulton




Instituto de Recursos Mundiales: Ocho de los 20 países con las mayores reservas de gas de esquisto se enfrentan a condiciones de aridez o de muy alta tensión en la línea base hídrica donde se encuentran los recursos
  



Además de contaminar los suministros de agua subterránea y desestabilizar las fallas, el fracking está exacerbando la escasez de agua en todo el mundo. Cerca del 40 por ciento de los recursos de gas y petróleo de esquisto del mundo se encuentran en zonas que son  áridas o tienen niveles extremadamente altos de estrés hídrico, según un informe publicado el martes de una investigación realizada por el Instituto de Recursos Mundiales, organización con sede en Washington.

Cuando otras naciones comiencen a explotar estos recursos como los Estados Unidos, "la limitada disponibilidad de agua dulce podría convertirse en una piedra donde tropezar", dice el informe - una consecuencia ambientalista que sólo podemos esperar llegue a buen término.
 
De acuerdo con " Desarrollo Global de esquisto: Disponibilidad de agua y riesgos de negocio ", que analizó los datos del Atlas de Riesgos del Acueducto del Agua, cerca de 386 millones de personas viven zonas de shale"- áreas geográficas en las que las empresas están buscando activamente, o han descurbierto, el gas natural o el petróleo bajo la tierra - y en el 40 por ciento de estas áreas de recursos, la agricultura de regadío es el mayor usuario del  agua. El fracking, también, es una práctica de alto consumo de agua, normalmente utilizando entre 2-7 millones de galones de agua por pozo.
 
"Por lo tanto la perforación y el fracturamiento hidráulico competirán con otras demandas de agua dulce, lo que puede dar lugar a conflictos con otros usuarios del agua", indica el informe. "Esto es particularmente evidente en las zonas de alto estrés hídrico en la base de referencia, donde ya se está retirando más del 40 por ciento de los suministros de agua disponibles para fines agrícolas, municipales o industriales."
 
"El riesgo para el agua es uno de los más importantes, pero poco valorado en los  desafíos cuando se trata de desarrollo del gas de esquisto", Andrew Steer, presidente y director ejecutivo del Instituto de Recursos Mundiales, dijo en un comunicado . "Este análisis debe servir como una llamada de atención para los países que buscan desarrollar el gas de esquisto. El desarrollo energético y la gestión responsable del agua deben ir de la mano ".
 
Mientras que el estudio pone de relieve los esfuerzos que la industria del fracking está realizando para mitigar su uso del agua, el informe podría servir como evidencia de que la práctica debería ser prohibida por completo. "Este informe y los datos que estamos compartiendo sin duda van a informar a los gobiernos que deberían tomar la decisión de prohibir la fracturación hidráulica en una región específica debido a los ya altos niveles de competencia por el agua", declaró a  Fortune  el autor principal, Paul Reig.

El Instituto Internacional del Agua de Estocolmo informó el mes pasado que ha estimado que 1.700 millones de personas viven en zonas donde el agua subterránea está amenazada. Y un informe similar , publicado a principios de este año por CERES, se encontró que gran parte de la actividad de fracking para petróleo y gas, tanto en los EE.UU. como en  Canadá está ocurriendo en las regiones áridas, con escasez de agua.
 
El Instituto de Recursos Mundiales celebrará una sesión informativa especial y discutirá sobre los resultados del informe el jueves 11 de septiembre a las 16:00. Regístrese para el seminario aquí .








Para acceder al artículo,






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada