martes, 11 de noviembre de 2014

Datos por satélite muestras un sorprendente “punto caliente” de metano en el suroeste de Estados Unidos


La fuga de gas de efecto invernadero entre Nuevo México, Colorado, Arizona y Utah es probable que sea de las minas de carbón





Publicado en the guardian

10 de octubre de 2014



Una sorprendente emisión de gas metano con potente efecto global se cierne sobre una parte del suroeste de los Estados Unidos, de acuerdo con datos de satélites y es probable que sea por la fuga del bombeo de metano de las minas de carbón. 

El resultado sugiere que la Agencia Estadounidense de Protección Ambiental (EPA) y otras agencias subestiman considerablemente las fugas de metano, llamado también gas natural. 

El mayor nivel de metano no es un problema de seguridad local o de salud para los residentes, pero es un factor en el calentamiento global en general. Mientras que el metano es el gas que más atrapa el calor, los científicos están preocupados por las cantidades cada vez grandes de las emisiones y por la dificultad de seguimiento de las mismas. 

Una imagen por satélite muestra el punto de las concentraciones atmosféricas de metano como un punto rojo brillante sobre la zona de las Cuatro Esquinas entre Nuevo México, Colorado, Arizona y Utah en los Estados Unidos. La imagen recoge datos de 2003 a 2009. 

En este punto localizado, un satélite europeo encontró concentraciones de metano en la atmósfera equivalente a unas emisiones de alrededor de £ 1.3 mA año. Esto es alrededor de un 80% más de lo que la EPA ha calculado. Otros estudios basados ​​en mediciones en tierra han calculado que las estimaciones de la EPA estaban subestimadas en un 50%. La concentración de metano en la zona tenía más de tres veces la cantidad estimada previamente por los científicos europeos. 

La cantidad de metano en las Cuatro Esquinas, un área de unos 2.500 kilómetros cuadrados atraparía más calor en la atmósfera que el equivalente a todo el dióxido de carbono producido anualmente en Suecia. Eso es porque el metano es 86 veces más potente para atrapar el calor en el corto plazo que el dióxido de carbono. 

El nuevo estudio, realizado por la NASA y la Universidad de Michigan, fue publicado el jueves por la revista Geophysical Research Letters

"Es la señal más grande que podemos ver desde el satélite", dijo el autor del estudio, Eric Kort, un científico atmosférico de la universidad de Michigan. "Es difícil de ocultar desde el espacio." Podría haber algunas áreas en el país donde se emita más metano al dispersarse por el viento hacia otras partes, dijo Kort. 

Kort dijo que el metano probablemente proviene de las filtraciones de gas natural que se producen cuando los trabajadores hacen la extración de los yacimientos de carbón, y no de la fracturación hidráulica, llamado fracking, porque los datos fueron recogidos antes de que el fracking realmente se hubiera expandido. 

Los resultados fueron tan sorprendentes inicialmente que los científicos han esperado varios años hasta utilizar los monitores terrestres y verificar lo que habían visto desde el espacio, dijo Kort. 

Varios expertos dijeron que la investigación del metano tiene sentido para ellos y que la cantidad de metano detectada es inquietante. "Es inmensa", escribió en un correo electrón Terry Engelder, un científico de la Universidad Estatal de Pensilvania. 



Para acceder a la noticia, 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada