miércoles, 19 de noviembre de 2014

Negligencia de los reguladores de California en el control de las aguas residuales del fracking








Publicado en NBC Bay Area
Por Stepehn Stock, Liza Meak, Marcos Villareal y Scott Pham
14 de noviembre de 2014



Aguas residuales del fracking se inyectan en acuíferos de agua potable

El Director Adjunto del Departamento de conservación de California admite que se cometieron errores.



Los funcionarios del Estado permitieron a las empresas de petróleo y gas bombear casi tres mil millones de galones de aguas residuales en los acuíferos subterráneos que podían haber sido utilizados para el agua potable o para el riego.
 
Estos acuíferos se supone que están fuera de los límites de ese tipo de actividad, protegidos por la EPA.
 
"Es inexcusable", dijo Hollin Kretzmann, del Centro para la Diversidad Biológica , en San Francisco "En el momento en que California está experimentando una de las peores sequías de la historia, estamos permitiendo que las compañías petroleras puedan contaminar lo que de otra manera podrían ser unos muy útiles recursos de agua subterránea para el riego y para beber. Es posible que estos acuíferos estén contaminados irreparablemente".
 
El Jefe Adjunto al Director del Departamento  de Conservación de California, Jason Marshall, dijo a NBC Bay Area, "En varios lugares diferentes del proceso de permisos se podría haber cometido un error."
 
"Ha habido ediciones anteriores donde se expidieron permisos a los operadores en zonas que no se debía haber inyectado y ahora estamos arreglando eso", añadió Marshall.
 
Con el "fracking" o las operaciones de fracturamiento hidráulico, las compañías de petróleo y gas utilizan grandes cantidades de agua para forzar la liberación de los combustibles fósiles bajo tierra. La práctica produce grandes cantidades de aguas residuales que luego tienen que eliminarse.
 
Marshall dijo que muchas veces, las compañías de petróleo y gas simplemente reinyectan las aguas residuales de nuevo bajo tierra, donde la extracción de petróleo se llevó a cabo. Pero otras veces, dijo Marshall, se reinyectan las aguas residuales en los acuíferos más cercanos a la superficie. Esas inyecciones se supone que deben ser en los acuíferos que la EPA llama "exentos", en otras palabras, que el agua no es lo suficientemente limpia para el uso o el consumo humano.
 

Sin embargo, en la carta del Estado a la EPA , los funcionarios admiten que por lo menos en nueve pozos de inyección de aguas residuales, las aguas residuales se inyectaron en acuíferos "no exentos" o limpios que contienen agua de alta calidad.
 
Para la EPA, los acuíferos "no exentos" son volumenes de agua subterránea que "que contiene agua de alta calidad" que puede ser utilizada por los seres humanos para beber, para el consumo animal o para el riego de cultivos.
 

Si la reinyección de aguas residuales "entró en un acuífero no exento. No debería haber sido permitido ", dijo Marshall.
 
El Departamento terminó cerrando 11 pozos: los nueve en los que se sabe que se realizó la inyección en acuíferos no exentos, y otros dos por precaución.
 
En su carta de respuesta a la EPA ,  la Junta de Control de Recursos Hídricos de California dijo que su "personal identificó 108 pozos de abastecimiento de agua ubicados dentro de un radio de una milla de siete ... pozos de inyección" y que la Junta de Aguas de Central Valley llevó a cabo el muestreo de "ocho pozos de abastecimiento de agua en las proximidades de algunos de estos pozos ... ".
 
"Esto es algo que va a contaminar lentamente todo lo que conocemos por aquí", dijo Tom Frantz, productor de almendra, de cuarta generación, en el Condado de Kern, que vive en la calle donde están varios de los pozos de inyección en cuestión.
 
De acuerdo con los registros estatales, hasta 40 pozos de abastecimiento de agua, incluidos pozos de agua potable federales, se encuentran dentro de una milla de una propiedad desde la que se ha estado inyectando en los acuíferos no exentos.
 
Esta propiedad se encuentra en una zona con varias casas cercanas, justo en medio de un huerto de cítricos al sureste de Bakersfield.






Los registros estatales muestran que las aguas residuales de varias fuentes, incluyendo la industria del petróleo y el gas, han entrado en el acuífero debajo de donde se encuentran l60 pozos de abastecimiento de agua diferentes dentro de un radio de una milla.
 
"Eso supone una gran preocupación y las comunidades que dependen de los pozos de abastecimiento de agua cercanos a estos pozos de inyección tienen un montón de razones para estar preocupados ya que están encontrando altos niveles de arsénico y talio y otros productos químicos cercanos a estos pozos de inyección que han sido autorizados a operar, "dijo Kretzmann.
 
"Es una preocupación clara", dijo Juan Flores, un organizador de la comunidad del Condado de Kern para el Centro sobre Raza, Pobreza y Medio Ambiente. "Estamos con una sequía. La peor sequía que hemos visto en décadas. Probablemente la peor en la historia de la agricultura en California ".
 
"Nadie de esta comunidad va a beber agua de la que no confie", dijo Flores. "La gente está preocupada. Tienen miedo ".
 
La asociación comercial que representa a muchas de las compañías de petróleo y gas de California dice que la inyección de agua es una "cuestión de papeleo." En una declaración emitida para NBC Bay Area, dijo Tupper Hull, el portavoz de la Asociación de Petróleo de los Estados Occidentales,"nunca ha habido una demanda de buena fé o una evidencia presentada de que la confusión del papeleo dió lugar a la contaminación de los suministros de agua potable cerca de los pozos de inyección en disputa ".
 


Sin embargo, los funcionarios estatales estudiaron 8 pozos de suministro de agua dentro de un radio de una milla de algunos de esos pozos.
 
Cuatro muestras de agua mostraron niveles más altos que los admisibles de nitratos, arsénico y talio.
 
Esos mismos productos químicos son utilizados por la industria del petróleo y el gas en el proceso del fracturamiento hidráulico y se pueden encontrar en la recuperación de las aguas residuales del petróleo.
 
"Todavía estamos comparando la prueba de lo que fue el agua de inyección a lo que es el agua probada que salió de estos pozos para averiguar si eran niveles de fondo o si eso es el resultado de la operación de petróleo y gas, pero hasta el momento parece que es de fondo ", dijo James Marshall, del Departamento de Conservación de California.
 
Marshall reconoció que esos productos químicos podrían haber venido de la extracción de petróleo, y no necesariamente de la eliminación de aguas residuales.
 
"Pero cuando esos (otros) resultados de las pruebas se resuelvan, lo sabremos a ciencia cierta", dijo Marshall.
 
Cuando se le preguntó, en primer lugar, cómo pudo suceder , Marshall dijo que la larga historia de estos pozos hace que sea difícil saber exactamente cuál fue el suceso.

"Cuando estás hablando de pozos que fueron permitidos desde 1985 a 1992, hemos tratado de volver para atrás y hablar con algunos de los ingenieros de permisos", dijo Marshall. "Y es lamentable, pero en algunos casos (los ingenieros de los permisos) han fallecido."
 
La Junta de Aguas del Condado de Kern se refiere la Unidad de Investigación del estado  para hacer declaraciones.
 
Los funcionarios del Estado de California aseguraron a la EPA en su carta que los propietarios de los pozos donde se encontraron las sustancias químicas han sido advertidos y se pueden pedir más pruebas para analizar sus pozos de agua potable .
 



Para acceder al artículo y ver MAPA y VIDEO sobre los pozos,








 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada