martes, 4 de noviembre de 2014

Presencia de productos químicos tóxicos y carcinógenos cerca de los enclaves de fracking








Publicado en USNEWS
Por Alan Neuhauser
30 de octubre de2014



En todo el país, los pozos de petróleo y gas están arrojando en el aire "peligrosas" sustancias químicas que causan cáncer, según un nuevo estudio que además corrobora los informes sobre los problemas de salud alrededor de los sitios de fracturamiento hidráulico .
 
"Este es un riesgo significativo para la salud pública", dice el Dr. David Carpenter, director del Instituto para la Salud y el Medio Ambiente de la Universidad de Albany,  universidad del estado de Nueva York, y autor principal del estudio, que fue publicado el jueves en la revista Environmental Health. "El cáncer tiene una larga latencia, por lo que no veremos de forma inmediata una elevación de la incidencia de cáncer en estas comunidades. Pero a partir de ahora, dentro de cinco, 10, 15 años, la elevación del cáncer es casi seguro que sucederá ".
 
Ocho químicos venenosos fueron encontrados cerca de los pozos y lugares de fracking en Arkansas, Colorado, Pennsylvania, Ohio y Wyoming en niveles que excedían los límites federales recomendados. El benceno, un carcinógeno, fue el más común, como el formaldehído, que también se ha relacionado con el cáncer . El sulfuro de hidrógeno, que huele a huevos podridos y puede afectar al cerebro y al sistema respiratorio superior, también se encontró.
 
"Me sorprendió", dice Carpenter. "Cinco órdenes de magnitud sobre los límites federales para el benceno en un enclave - es simplemente increíble". Bastaría simplemente con encender un fósforo y tener una explosión con esa concentración.
 
"Es una indicación de que los sistemas están goteando"
 
[LEA: Respiratory, Skin Problems Soar Near Gas Wells, Study Says

Los efectos en la salud de las personas que viven cerca de un sitio de fracking se han dejado sentir en otras partes, según una investigación independiente. Un estudio publicado el mes pasado por los investigadores de la Universidad de Washington y la Universidad de Yale encontró que los residentes dentro de un kilómetro de un pozo han tenido hasta dos veces más problemas de salud respecto a los que viven al menos a 2 kilómetros de distancia .
 
"La manera de hacer el fracking en estos cinco estados, no se está haciendo de forma segura", dice Carpenter.
 
Para el estudio de Carpenter, voluntarios capacitados realizaron mediciones del aire cerca de los pozos, tomando 35 muestras de aire durante la actividad industrial pesada o cuando sentían síntomas como mareos, náuseas o dolores de cabeza. Otras 41 pruebas "pasivas" – muestras que fueron tomadas durante un período determinado, no sólo cuando los niveles estaban elevados - se llevaron a cabo para monitorizar el formaldehído. Las muestras se envíaron a laboratorios acreditados.
 
No todas las muestras superaban los límites recomendados. Pero en aquellas que lo hicieron - poco menos de la mitad de las muestras realizadas - los niveles de benceno fueron de 35 a 770.000 veces mayores que las concentraciones normales, el equivalente de  hasta 33 veces la exposición de un conductor cuando pone combustible a su coche. Del mismo modo, los niveles de sulfuro de hidrógeno por encima de los estándares federales fueron de 90 a 60.000 veces más altos de lo normal - lo suficiente como para causar irritación ocular y respiratoria, fatiga, irritabilidad, mala memoria y mareos después de una sola hora de exposición.
 
[ESTUDIO: Oil Fallout From BP Deepwater Horizon Spill Coats Miles of Gulf Floor]

El exceso de los niveles de formaldehído eran de 30 a 240 veces superior a la norma, que en una declaración sobre el estudio describe como "más del doble de la concentración de formaldehído que se produce en los espacios donde los estudiantes de medicina diseccionan cadáveres humanos, y donde la mayoría de los estudiantes reportan quejas de irritación respiratoria."
 
Una ley aprobada en 2005 por el Congreso incluye lo que se conoce comúnmente como el "vacío legal de Halliburton", que exime a las empresas de petróleo y gas de las regulaciones federales que implican el seguimiento y la divulgación de los productos químicos del fracking.
 
"Es el regalo que te están dando, cuanto más tiempo se está expuesto a estas cosas", dice el residente de Wyoming, Deb Thomas, quien vio abrir un pozo a través de su camino en 1999 y ayudó a recoger muestras del aire para el estudio de Carpenter. "Tuve un episodio asmático - Nunca he tenido asma, no tengo antecedentes de asma. Terminé en el hospital donde me dieron tratamientos respiratorios. He tenido erupciones graves ".
 
Thomas ha seguido síntomas similares en otros sitios de petróleo y gas no convencionales en todo el país, donde como director ejecutivo del grupo sin fines de lucro ShaleTest, ayudó a tomar muestras del aire para las familias de bajos ingresos y para las comunidades afectadas por el fracking.
 
[LA MINA DE DATOS: Which States Are Most, Least Energy Efficient?]

"Vemos una gran cantidad de dificultades cognitivas", dice ella. "La gente presenta asma o dificultad para respirar o tiene pólipos en la nariz o algo en sus ojos o sus oídos  - el tipo de cosas que llegan muy sutilmente, pero que se empiezan a notar ."
 
Sin embargo, es difícil determinar qué problemas de salud son el resultado de las operaciones de petróleo y gas y si se derivan de otros factores, porque los síntomas suelen comenzar gradualmente y los estudios de calidad del aire del gobierno han demostrado ser limitados en su alcance.
 
"Es muy difícil decir lo viene de la exposición real," dice Thomas. "Es muy aterrador. Es muy difícil conseguir información acerca de como es el desarrollo. En un minuto estás viviendo tu vida normal, y en el siguiente, la gente comienza a llegar realmente enferma y no puede obtener ninguna respuesta ".
 
Los productos químicos también pueden plantear grandes riesgos para los trabajadores de petróleo y gas.
 
"De las exposiciones ocupacionales ni siquiera estamos hablando", dice Carpenter. "Si alguien está expuesto a los niveles que muestran nuestros resultados, estos trabajadores están expuestos a niveles enormes."
 
El Instituto Americano del Petróleo, el mayor grupo comercial y de cabildeo de la industria del petróleo y el gas, y Natural Gas Alliance de Estados Unidos, que representa a las compañías independientes de exploración y producción de gas, se negaron a hacer comentarios el miércoles, antes de la publicación del estudio. Los portavoces de cada grupo refirieron las preguntas a otra organización de la industria, Energía En Profundidad, que desestimó los métodos y las conclusiones del estudio como "dudosos".
 
"Su compromiso con la prohibición de la explotación de petróleo y gas, y su posición ideológica de que el fracking nunca se puede regular de manera adecuada, es claramente por qué este informe llega a conclusiones tan duras", dice la portavoz de Energía En Profundidad,  Katie Brown, refiriéndose al grupo que entrenó a los voluntarios , Global Community Monitor. "Estaban probablemente escorados antes de que comenzara el proyecto."
 
[TAMBIÉN: Booming Natural Gas Won't Slow Global Warming]

Las conclusiones del estudio llegan cuando el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, pesa sobre el fin de una moratoria sobre el fracking en el estado. Cuomo, un demócrata, ha retrasado el lanzamiento de un estudio del departamento de salud del estado sobre la industria hasta después de las elecciones el martes.
 
Como profesor e investigador en la capital del estado de Nueva York, Carpenter, dice que espera que su estudio "no influya en el debate."
 
"Ciertamente hay razones económicas para explorar el fracking,", dice. "No me opongo religiosamente al fracking. Aunque prefiero los combustibles renovables, estamos muy lejos de eso. Sólo quiero que se haga de forma segura. Ha habido un debate sobre qué tan seguro o inseguro es, y nuestros resultados dicen que es un problema ".



Para acceder a la noticia, 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada