martes, 9 de diciembre de 2014

La victoria electoral pone al rural Condado de San Benito en el mapa antifracking








Publicado en Los Angeles Times
Por Julie Cart
29 de noviembre de 2014





Si estuviera tramando el epicentro de una tendencia atrevida o reuniendo a la vanguardia para una carga revolucionaria, el Condado de San Benito no sería el primer lugar en que usted se fijaría.
 
Es uno de los condados más pequeños del estado, una instantánea rural del pasado siglo en California: agrario, estoico, esforzado.
 
Pero después de una impresionante victoria electoral, los residentes de esta región agrícola se encuentran en el filo de un creciente movimiento para prohibir la fracturación hidráulica a través de las iniciativas de los votantes locales.
 
Los oponentes al fracking, que gastaron menos que las empresas petroleras, lucharon por una medida para prohibir las técnicas de estimulación como el fracking, la acidificación y la inyección de vapor, junto con la perforación convencional en algunas áreas. Con sólo $ 130.000, de fondos propios, obtuvieron el 57% de los votos en San Benito County durante las elecciones. Las empresas petroleras que se oponían a la iniciativa dispusieron de casi $ 2 millones. 

"Este pequeño, diminuto condado,  logró poner un ojo negro a las grandes petroleras", dijo Kate Woods, un terrateniente local que apoyó la prohibición y que entrará en vigor el 1 de enero. "Esto es algo que se va a propagar." 

Algunos podrían argumentar que ya se está extendiendo. El Condado de Mendocino aprobó una prohibición del fracking a principios de este mes. Y en Santa Bárbara, los opositores de la prohibición vertieron 6.000.000 dólares en un esfuerzo exitoso ante una iniciativa similar.

La campaña a puño limpio en el Condado de San Benito abrió divisiones, enfrentando a vecinos y amigos entre sí. Según los informes, los chanchullos electorales fueron desde ir a medianoche a derribar los carteles del oponente, a la supuesta intimidación de los votantes y a altercados físicos. 

Los partidarios de la prohibición dijeron que la industrialización de la  energía alteraría la forma de vida bucólica de la región y pondría en peligro las fuentes de agua. 

Los opositores argumentaron que el fracking ni siquiera se estaba realizando en el condado, y les preocupaba que la prohibición de otras técnicas de extracción pudiera restringir el crecimiento económico en un condado económicamente deprimido.

A pesar de que el estado está pendiente de unos reglamentos sobre el  fracking,  los funcionarios de California los ven difíciles, los analistas de la nación esperan que otros municipios hagan sus propias reglas aprovechando  el marco de la zonificación. El condado de Santa Cruz ya tiene una prohibición, como lo tiene Beverly Hills. El Ayuntamiento de Los Ángeles aprobó una moratoria sobre fracking pero aún tiene que redactar la ordenanza.

La medida para prohíbir el fracking en la ciudad de La Habra Heights se llevará en la papeleta de votación para marzo de 2015, y el condado de Butte lo llevará para las elecciones de 2016. 

La estrategia de declarar ilegal el fracking promulgando ordenanzas se ha propagado desde el oeste de Nueva York, donde en medio de un auge del petróleo y gas de esquisto,  200 gobiernos locales han instituido prohibiciones. Este mes, Denton, Texas - el lugar de nacimiento de la fracturación hidráulica - impuso una prohibición a la práctica dentro de límites de la ciudad, al igual que Atenas, Ohio. 

Los partidarios de la prohibición en San Benito y en otros sitios los han planteado como una cuestión de libre determinación. 

"Estoy preocupado por los problemas en la calidad de vida", dijo Robert Rivas, un supervisor del condado. "Tenemos que controlar nuestro propio crecimiento, y no que lo haga la industria del petróleo y gas." 

Algunas compañías de energía, sin embargo, consideran que el aumento de las ordenanzas es una moda molesta. Craig Moyer, abogada de Manatt, Phelps & Phillips y abogada de la Asociación Independiente del Petróleo de California., dijo que las iniciativas no son necesarias debido a las regulaciones integrales sobre el fracking que los diputados aprobaron a principios de este año, y que se espera que estén totalmente implementadas en el año 2015. 

"El Estado se ha ocupado de ello", dijo Moyer. "Estoy un poco sorprendida de que haya llegado a verse como un problema. Tengo la esperanza de que desaparezca y la gente siga adelante”. 

El condado de San Benito está en el borde de los lugares atractivos - la exuberante península de Monterey a 40 kilómetros hacia el oeste, y los centros de riqueza de San Francisco Bay y Silicon Valley, a poco más de una hora en coche.
 
Pero aquí, persevera el estilo de vida rural. Más del 80% de la tierra en el condado se dedica a la agricultura o a la ganadería, los números se han mantenido estables, respecto a otros como en la ciudad de Hollister donde los megamercados desplazan a las tiendas locales.
 
El condado, hogar de 56.000 residentes, ve su futuro en el turismo rural impulsado por visitas a bodegas, granjas orgánicas y pintorescas posadas con vistas al ganado pastando. Las bulliciosas operaciones de petróleo y gas no encajan en esta imagen.
 
En la década de 1950, cientos de bombas y equipos de perforación salpicaron este paisaje ondulado que se asienta a horcajadas en la formación Monterey Shale. Hoy, menos de 50 de estas bombas están en funcionamiento, y sólo dos compañías están explorando activamente.
 
La Oficina Agrícola y Ganadera encargó recientemente un análisis de los beneficios económicos en la provincia de la industria energética. Por el momento, el ingreso fiscal anual en el Condado de San Benito por las operaciones de petróleo asciende a $ 1.162.
 
Estos ingresos podrían haberse disparado si las empresas energéticas resucitaran los viejos pozos mediante el empleo de modernos métodos de estimulación como el fracking, inyectar una lechada de agua y productos químicos en formaciones subterráneas de crudo y gas; la acidificación, la inyección de una mezcla de productos químicos altamente corrosivos con la perforación del pozo para disolver la roca u otros desechos; y la inyección cíclica de vapor, el bombeo de vapor sobrecalentado en grietas subterráneas para aflojar y licuar el crudo.
 
Las preocupaciones sobre el proyecto de Citadel Explorations , "Proyecto Indian", la inyección de vapor cerca del Parque Nacional Pinnacles, impulsó la propuesta electoral en San Benito. El pozo exploratorio se hizo en un rancho donde los derechos mineros eran propiedad de  Occidental Petroleum.
 
Citadel Explorations, con sede en  Newport Beach, arrendó el sitio a Occidental Petroleum, y el condado aprobó el trabajo. El Centro para la Diversidad Biológica realizó una demanda, alegando que era insuficiente el informe medio- ambiental.

Armin Nahabedian, CEO de Citadel y un perforador de petróleo de cuarta generación, arremetió contra la prohibición, conocida como la Medida J, y contra "los de afuera", que, dijo, estaban agitando a los residentes del condado.
 
"En un mundo justo, estas personas serían largadas fuera y tratadas en consecuencia," dijo Nahabedian al diario Santa Cruz Sentinel. "Estas personas están agitando con un montón de mala publicidad, y están causando que algunas decisiones se tomen con el uso de tácticas de alarmismo".
 
La Oficina Agrícola y Ganadera del Condado definió la prohibición como innecesaria y extrema y  dijo que había estado "urdida por los activistas y los abogados de fuera de San Benito para servir a sus propios intereses políticos."
 
En lo que se convirtió en una campaña “caliente”, los partidarios de la prohibición fueron definidos como "yihadistas" y extremistas ambientales.
 
Un hombre de Hollister vió una agenda más nefasta en la prohibición, concluyendo en una carta a un periódico local que el voto a favor de la medida, para él, es un voto a favor del terrorismo.
 
"Si la Medida J pasa, se perderán puestos de trabajo, la gente sufrirá, y los ingresos para el condado y para el estado se reducirán. Además, ISIS se deleitará con la publicidad de que han encontrado un punto de apoyo en su búsqueda de fondos adicionales para hacer su sucio trabajo", escribió Philip Schipsi. 

Nahabedian de Citadel Explorations  rechazó una solicitud para una entrevista, pero en un comunicado por correo electrónico dijo que consideraba la ordenanza una ilegal "toma" de decisiones que te impiden utilizar tu propiedad. Tres días después de la elección, Nahabedian envió una carta a los supervisores del condado exigiendo $ 12.000 millones  para restituir la pérdida de ingresos futuros que podría haber obtenido de la tierra. 

Los partidarios de la prohibición rechazaron la idea de que su campaña fue liderada por intrusos de fuera de San Benito. Los forasteros reales, dijeron, eran las compañías petroleras que luchan contra la prohibición. La campaña fue un éxito y  fue encabezada por profesores, agricultores y ganaderos, con raíces en la comunidad. 

Joe Morris, es un ganadero de tercera generación y antiguo miembro de la Oficina Agrícola y Ganadera, la Asociación de Ganaderos y de la Cámara de Comercio. El se sumo a todas esas personas para apoyar la Medida J.

 "Ellos estaban insistiendo mucho con mentira tras mentira sobre la iniciativa. Me parecía inconcebible", dijo Morris.
 
Paul Hain, un agricultor orgánico y un republicano, dijo que ha estado en la Oficina Agrícola y Ganadera durante años, pero él no estaba de acuerdo con su apoyo a la perforación. Le dije a la junta, "ustedes son un grupo de títeres de las grandes petroleras". No soy realmente popular en este momento. Aquí, "ellos engancharon mal el caballo al carro".
 
Catalina Engberg, una abogada de San Francisco que tiene su mano puesta en la elaboración de la Medida J, dijo que le sorprendería si no es impugnada judicialmente. Pero ella no cree que las demandas tengan éxito.
 
Si este es el modelo para las  futuras campañas anti-fracking, se producirán más a lo largo de California, los funcionarios locales de aquí advierten que otros condados deben prepararse para la batalla.
 
"No vamos a ser empujados por las compañías petroleras", dijo el supervisor del condado Anthony Botelho, un republicano. "La lucha acaba de empezar."

 

Para acceder a la noticia,







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada