miércoles, 21 de enero de 2015

Camerón "tropieza" con el fracking en Lancashire






Publicado en The Independent
 21 de enero de 2015


Un nuevo informe desaconsejando el fracking en Lancashire parece que va a retrasar en el tablero para el gas de esquisto en Reino Unido




Por delante de la decisión final de la próxima semana por los consejeros sobre si conceden a la empresa de energía Cuadrilla el permiso de frackear, el informe del Consejo del Condado de Lancashire podría cambiar todo.
 
El informe dijo que el fracking no debería seguir adelante en Little Plumpton y Roseacre Wood, dos enclaves entre Blackpool y Preston.
 
En el primer caso, el consejo afirmó que la contaminación acústica sería "innecesaria e inaceptable" por afectar el barrio; y que el tráfico - especialmente de camiones y similares - causaría "un impacto inaceptable" en los caminos rurales, reduciendo la seguridad.
 
Un portavoz de la Cuadrilla dijo que estaban "decepcionados" con la recomendación, y "sorprendidos" por el tema del ruido ya que habían propuesto medidas de mitigación.
 
Dijo que el Consejo "tendrá que sopesar los impactos relativamente menores que afectan a un pequeño número de hogares frente a los beneficios económicos locales y de seguridad nacional con la energía"
 
Helen Rimmer, activista de Amigos de la Tierra celebró la decisión, y pidió a los consejeros locales que rechacen las solicitudes y "aseguren que al fracking no se le permita contribuir a un mayor cambio climático y al mismo tiempo que pone a las comunidades y el medio ambiente local en riesgo."
 
Si las solicitudes se rechazan, representaría un duro golpe para las ambiciones de David Cameron de usar el gas de esquisto para estimular el crecimiento económico de la misma manera que lo hizo EE.UU..
 
Aunque el gobierno dijo en 2012 que el fracking era seguro si estaba bien regulado, los grupos ecologistas afirman que el proceso - en el que el agua y los productos químicos son bombeados en la roca de pizarra como medio de extracción del gas - es perjudicial para el medio ambiente.
 
El proceso emite menos dióxido de carbono que otros combustibles fósiles, pero sigue habiendo dudas sobre las emisiones de metano.
En 2011, con los temblores cerca de Blackpool se pensó que era culpa de las pruebas del fracking.
 
En los EE.UU., donde la industria goza de una regulación mínima, ha habido informes de la contaminación del agua y de actividad sísmica.
 
Las autoridades locales en West Sussex también han rechazado las solicitudes de las empresas de energía para la exploración de gas de esquisto.



Para acceder a la noticia, 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada