sábado, 24 de enero de 2015

Mensaje para el Reino Unido: El puente del fracking ya está ardiendo








Por Naomi Klein
Publicado en Oped News
23 de enero de 2015



En el último viaje de una semana al Reino Unido, me llamó la atención la rapidez con la que ha aumentado la presión para abrir el país al fracking. Afortunadamente, los activistas están montando una respuesta enérgica y creativa , y están más que a la altura de galvanizar a la opinión pública para poner fin a esta carrera loca por la extración. 

Esto no quiere decir que será fácil. Corriendo para explotar las reservas de gas de esquisto en el Reino Unido, la industria ha gastado millones en relaciones públicas y descaradamente se ha invalidado la voluntad democrática de los ciudadanos británicos al revocar las leyes que habrían impedido la perforación bajo sus hogares. El gobierno de coalición, por su parte, ha hecho una oferta al sector en cada vuelta que ha dado. 

Ya hemos visto todo esto antes. En realidad lo que ocurre en el Reino Unido se modela muy estrechamente con la experiencia de Estados Unidos,  que ya recogió en un artículo de opinión en el Wall Street Journal en octubre de 2014,  "Plotting an American-Style Fracking Revolution in Britain."

Así que vale la pena prestar mucha atención a este campo antes de jugar, tanto en los Estados Unidos como en mi propio país, Canadá. En los EE.UU. no es sólo que las empresas de gas perfeccionaran las diversas tecnologías utilizadas en el fracking, sino que también perfeccionaron su puesta en escena - como el tono, originario de la década de 1980, de que el gas natural es un "puente" para un futuro de energía limpia. 

Como la oposición ha crecido, hábilmente han financiado estudios con el sello de grandes organizaciones verdes que subestiman el enorme impacto del fracking en el gas de efecto invernadero; han promocionado excesivamente las optimistas previsiones de producción; y al más puro estilo de los golpes de doctrina, han intentado aprovecharse de la crisis geopolítica, como con los cortes de gas en Ucrania, para empujar a través de planes masivos de exportación que en cualquier otra circunstancia nunca hubieran podido conseguir la aprobación legislativa o pública. 

Y cuando todo lo demás falla, el gobierno y la industria se han dirigido a criminalizar el activismo pacífico. Han enviado policías fuertemente armados en contra de las comunidades indígenas que bloqueaban la exploración de gas de esquisto en New Brunswick, Canadá; han amordazado a familias afectadas por la perforación de criticar a la industria ; han tratado de cobrar como a "terroristas" a los manifestantes en Oklahoma que desplegaron una pancarta y abandonaron un envase de brillantina en la oficina de una compañía de petróleo y gas. 

Sin embargo, incluso con este tipo de tácticas, las comunidades a través de América del Norte están en plena revuelta. El mes pasado llegó la gran noticia de que el estado de Nueva York prohibiría el fracking, a raíz de un flujo constante de prohibiciones y moratorias aprobadas en las comunidades locales, así como por los años de presión sostenida de los activistas y científicos - como la bióloga y escritora Sandra Steingraber , co- fundadora de Los neoyorquinos contra el Fracking - que incansablemente han documentado y han divulgado acerca de los impactos en la salud y en el clima. (El alzamiento de Nueva York continúa en la región de Finger Lakes del estado, donde una compañía con sede en Texas, espera crear un masivo "almacén y transportador de gas", y donde han sido detenidos 200 bloqueadores por resistir sus planes de llenar las cavidades salinas abandonadas a lo largo del lago Seneca con enormes volúmenes de gas del fracking) La prohibición también ha sido aprobada en Vermont y hay moratorias en partes de California, así como en las provincias canadienses de Quebec, Nueva Escocia y Terranova. 

Y un mes antes de la victoria de Nueva York, la ciudad de Texas,  Denton - el lugar del nacimiento del boom del  fracking y quizás el área más perforada en el país - votó decididamente por prohibir la fracturación hidráulica. La victoria se logró en una ciudad republicana, en la cara de una industria que vierte cientos de miles de dólares en la batalla - que era, en palabras de un residente, "más de David contra Godzilla  que de David contra Goliat." 

La historia de Denton tiene mucho que enseñar al creciente movimiento anti-fracking en Gran Bretaña. Lo que se demuestra es que, abandonada a su suerte, las compañías de combustibles fósiles llegaron hasta sus casas, sus iglesias, sus escuelas, sus parques, sus campus universitarios, y sus estadios deportivos - en todos los cuales o cerca de ellos hay pozos perforados. 

Pero a pesar de todas las fanfarrias del gobierno de David Cameron sobre "ir a por todas por el esquisto", la resistencia generalizada ya ha puesto a las fuerzas pro-fracking del Reino Unido a la defensiva. Un análisis reciente del Guardián encontró que se planifican sólo 11 nuevos pozos de exploración para el 2015, con la industria lamentando el lento ritmo "glacial" de la expansión de esquisto - por no hablar de los conmoción mundial por los impactos en el  precio del petróleo que ahora amenazan a las extracciones extremas de los combustibles fósiles en el mundo. Precisamente ayer, antes de la votación en el Parlamento sobre la legislación clave del fracking, grupos ecologistas enviaron a Cameron una petición con 267.000 firmas rechazando el guión para el gas. 

Puede parecer que los frackers en el Reino Unido y en otros lugares no se detendrán ante nada para salirse con la suya. Pero gracias al creciente movimiento climático global, el llamado puente ya se está quemando. Y ya es hora de elegir un camino diferente.


Publicado originalmente en Esto lo cambia todo
 
http://www.naomiklein.org 

Naomi Klein es autora de La doctrina del shock, ahora en edición de bolsillo. Para leer sobre otras obras, www.naomiklein.org



Para acceder al artículo, 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada