jueves, 29 de enero de 2015

Miedo al fracking en el Parque Natural de la Montaña Palentina








Publicado en Estrella Digital
Por Marina García-Rico
28 de enero de 2015



Con mucho sigilo, la Junta de Castilla y León concedió un permiso a una empresa minera de capital público para tomar muestras en el Parque Natural Fuentes Carrionas. El Gobierno regional asegura que es para obtener cobre, sin embargo, la sombra del ‘fracking’ sobrevuela por el espacio protegido. La Junta reconoce que son zonas “sumamente frágiles”



La Junta de Castilla y león ha dado permiso para hacer catas mineras en el corazón del Parque Natural de Fuentes Carrionas. La beneficiaria es una empresa de capital público –de la SEPI y Castilla y León– y el permiso, concedido con gran secretismo, es en la misma zona en que otra empresa privada investigó para hacer 'fracking', aunque el fin aparentemente es encontrar otros minerales.

Nadie sabe qué está ocurriendo en el corazón de la Montaña Palentina. Una empresa minera, que cuenta con capital de la Junta de Castilla y León, ha puesto el ojo en este espacio protegido con la intención de buscar cualquier tipo de material que pueda ser rentable en el mercado. Lo han hecho con sigilo y sin facilitar información a los ayuntamientos cercanos y afectados. Fue un permiso de investigación el que desató las alarmas entre los grupos de ecologistas. Algunos incluso creen que el objetivo es obtener gas mediante la técnica de ‘fracking’.

Siete asociaciones ecologistas han denunciado a través de un comunicado que la empresa SIEMCALSA S.A ha realizado catas de prospección en distintos puntos del espacio protegido bajo la autorización de la Junta de Castilla y León. Tal y como explican los denunciantes, el pasado 18 de octubre el Servicio Territorial de Medio Ambiente dio luz verde al proyecto, que además también afecta a los términos municipales de Cervera de Pisuerga, Polentinos y San Cebrián de Mudá. La tramitación del plan comenzó hace cerca de medio año, sin embargo, nadie sabe nada sobre el particular. “Llama la atención el secretismo con el que se están haciendo estos trabajos. Desconocemos cuál es el propósito de la empresa y de la Junta de Castilla y León, que en este caso actúa como juez y parte, ya que es socia de SIEMCAL S.A, que a su vez cuenta como socio con la empresa Minas de Almadén”, reza el escrito. En el año 2009 la empresa Greenpark Energy España SA solicitó un permiso de investigación de hidrocarburos en la misma zona, que finalmente fue concedido por la Junta, tal y como recoge Ecologistas en Acción.

Alberto Fuentes, portavoz de la organización ecologista en Palencia, asegura que no han tenido ningún tipo de comunicación con la Junta a pesar de que tendría que ser lo “habitual”. “Todas las asociaciones, o por lo menos las que forman parte de la Junta Rectora del Parque deberíamos estar informadas, aunque sea simplemente con un e-mail o algún tipo de carta para explicarnos lo que esta ocurriendo”, señala. La Junta Rectora del Parque apenas tiene información y algunos de los representantes de las localidades perjudicadas han tenido conocimiento del proyecto gracias al comunicado de Ecologistas en Acción. “Estamos preocupados porque las noticias no nos llegan a través de quien nos tiene que llegar, que es a través de la Junta de Castilla y León. Que no se nos diga nada y que se haya tenido que sacar a la luz pública a través de un comunicado de un grupo de ecologistas es porque saben que no está bien, o que las catas que pretenden hacer pueden tener una contestación social importante”, explica a Estrelladigital.es Jesús Gómez, alcalde de san Cebrián de Mudá.

Por otro lado, la organización ecologista sostiene que el informe del Servicio Territorial de Medio Ambiente es “contradictorio” puesto que reconoce que el permiso de investigación afecta a algunas zonas “sumamente frágiles ante cualquier actividad” para finalmente concluir que las acciones “no causarán perjuicio”. “No entendemos cómo es posible compatibilizar estos trabajos, que afectan a una de las áreas más sensibles del Espacio Natural, con la preservación del medio ambiente y de los valores que atesora el Parque Natural”, critican. De hecho, creen que el permiso de investigación es el primer paso para más adelante realizar extracciones. “No deja de ser curioso que dentro de un parque natural se concedan estos permisos. Nosotros consideramos que por muy legal que sea hacerlo, es poco coherente. Si se ha declarado una zona como parque natural es porque hay que protegerlo de alteraciones y agresiones y este tipo de actividades son una grave alteración del medioambiente”. Para Gómez la sospecha va más allá y teme que lo que realmente se esconda detrás de las investigaciones de SIEMCAL S.A sea la codiciada fractura hidráulica, más conocida como ‘fracking’. “Evidentemente carbón no buscan, porque ha desaparecido la minería en la montaña palentina y en la provincia de León. Aquí en la montaña no tenemos yacimientos de oro ni de plata. Por eso, la suposición es que puedan estar buscando gas”. 

Este diario se ha puesto en contacto con la Junta de Castilla y León que asegura que el objetivo de SIEMCAL S.A es hallar cobre y que si el estudio confirma que es rentable se procederá a la extracción. “Es una recogida de tierra en una zona superficial, en el entorno de la carretera de Cervera de Pisuerga para ver si hay cobre. No se han hecho agujeros porque para eso se necesita un permiso ambiental”. Por otro lado, confirma que en el caso de que ese encontrara ese material se “analizarían las posibilidades”. “Si se evalúa que hay cobre suficiente como para que fuera rentable en extracción, habría que iniciar un proceso de autorización. Si hay rentabilidad se plantea la extracción. El cobre tiene un valor en el mercado que está en incremento”, explica. Sin embargo, los expertos aclaran que, aunque depende de la zona, lo habitual “es hacer una zanja y profundizar unos metros”.

La sombra del ‘fracking’

Según denunció Ecologistas en Acción en 2012, en Palencia se solicitaron cerca de una decena de permisos de investigación de hidrocarburo, más conocido como ‘fracking’. En concreto se pidieron ocho, de los cuales dos fueron concedidos. Uno de ellos, el llamado ‘Permiso Pisuerga’ -solicitado en 2009 por Greenpark Energy España S.A y que ahora parece estar paralizado- afecta a los mismos municipios que ahora se han visto salpicados por las investigaciones de SIEMCAL S.A. La organización destacó en su momento que una parte de este permiso “se encuentra dentro del Parque Natural ‘Fuentes Carrionas’” y que “está destinado al aprovechamiento del gas metano proveniente de los yacimientos de carbón”. La contestación social para mostrar descontento fue inmediata. Desde hace años se han producido numerosas movilizaciones.

Se trata de una actividad a través de la cual se extrae gas no convencional, también llamado gas pizarra, de las pequeñas fisuras de la pizarra. Para ello es necesario realizar varios pozos e inyectar millones de litros de agua cargados con un cóctel químico para generar la fractura y extraer el recurso. Las distintas asociaciones ecologistas denuncian que el impacto medioambiental es “gravísimo” y que la rentabilidad es cuestionable.



Para acceder a la noticia, 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada