sábado, 7 de febrero de 2015

El fracking pone al gobernador Jerry Brown en desacuerdo con los ambientalistas en California








Publicado en KCRA
6 de febrero de 2015





SACRAMENTO, California. — En la década de 1970, el movimiento ecologista tenía como el más grande héroe político al gobernador de California, Jerry Brown. Él adoptó medidas enérgicas contra los contaminadores, terminó con las exenciones fiscales para las empresas petroleras y promovió la energía solar.
 
Cuarenta años más tarde, en su segundo mandato como gobernador, los conservacionistas están entre sus más duros críticos.
 
El cambio climático es uno de los temas clave de Brown, y dijo el mes pasado en su discurso inaugural que su objetivo es que California, en 15 años,  obtenga la mitad de su energía de fuentes renovables.
 
Pero debido a que se ha negado a prohibir la fracturación hidráulica para petróleo, los manifestantes, o "fracktivistas", han perseguido a Brown desde hace más de un año, incluso interrumpiendo su discurso en la convención del Partido Demócrata en la primavera pasada.
 
"Los líderes del clima no apoyan el Fracking", dijo Kassie Siegel, del Centro para la Diversidad Biológica, un grupo que alaba los programas de Brown para impulsar las energías renovables. "El boom del petróleo y el gas amenaza con socavar todos los otros avances que nuestro estado puede hacer sobre el clima."
 
Los opositores al fracking han planeado su mayor protesta hasta el momento, una manifestación el sábado en la ciudad natal de Brown, Oakland,  que esperan que atraiga  a miles de personas. Más de 100 grupos ambientales y comunitarios han firmado, y los manifestantes están siendo llevados en autobús desde todas partes del estado.

En estos días, Brown rara vez se relaciona con sus críticos. Apenas hizo campaña para la reelección el año pasado y tiene pocos eventos públicos.
 
La excepción son las apariencias de promover el uso de la energía solar u otras iniciativas ambientales. Sin embargo, Brown ha señalado que a los californianos les encantan sus autopistas y los vehículos consumen mucha gasolina.
 
"Mientras hablamos, los manifestantes y no manifestantes están quemando gasolina que se está enviando desde Irak, de Rusia, de Venezuela y desde todo tipo de otros lugares, y que viene en trenes, por lo que no vamos a dejar de recibir de otros hasta que consigamos una moratoria en la conducción - que no he oído proponer todavía ", dijo Brown en respuesta a la pregunta de un reportero el viernes.
 
California es el productor de petróleo Nº 3 en la nación y ha añadido un promedio de 300 pozos cada mes durante la última década, la mitad de ellos mediante la fracturación hidráulica, que consiste en forzar con un fluido, de arena y productos químicos bajo tierra para romper formaciones de roca y extraer petróleo y gas. Una quinta parte de la producción petrolera del estado viene a través de la fractura hidráulica.
 
A través de un portavoz, Brown se negó a comentar sobre la protesta, refiriendo las preguntas al Departamento de Conservación de California. En una declaración preparada, el  jefe adjunto del Director, Jason Marshall, evitó utilizar el término fracking, calificándolo de "estimulación."
 
"No tenemos evidencia directa de que ningún daño haya sido causado por la práctica en California", dijo. "Creemos que las regulaciones que hemos creado, añadidas a las normas de construcción de los pozos existentes, protegerá el medio ambiente."

Los reguladores de California también han autorizado a las compañías petroleras para inyectar fluidos de producción y los desechos en los acuíferos protegidos a nivel federal más de 2.500 veces, con el riesgo de contaminación de las aguas subterráneas, según encontró una revisión de la Associated Press.
 
Los funcionarios del Estado están llevando a cabo una serie de revisiones sobre el fracking en California para establecer su primer marco normativo completo, después de que Brown firmara una ley que impone nuevas reglas.
 
Los productores de petróleo dicen que van a ser las regulaciones más duras de la nación; los ambientalistas dicen que están aguadas después de que los legisladores cedieran a las compañías petroleras.
 
Brown también está buscando incrementar los objetivos establecidos en la ley de calentamiento global de 2006 firmado por el gobernador republicano Arnold Schwarzenegger. El año pasado convenció a los legisladores para destinar los ingresos procedentes de las tasas cobradas a los contaminadores para ayudar a financiar el proyecto de $ 68,000,000,000 para un tren de alta velocidad, que Brown promociona como un enfoque ecológico para el transporte.
 
Los ecologistas quieren que Brown siga el ejemplo del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, un compañero demócrata que prohibió el fracking el año pasado. Pero los informes del Consejo de Ciencia y Tecnología de California sostienen que el tipo de fracking hecho en California es menos riesgoso, con poca perforación horizontal para exponer grandes áreas subterráneas a la potencial contaminación.
 
"No estoy de acuerdo con la idea de que Jerry Brown está en el bolsillo de las grandes petroleras. Algunas personas piensan que sí, pero no lo es", dijo Ross Bates, quien encabezó una campaña exitosa en noviembre pasado para prohibir el fracking en San Benito. "Cuando se trata de tomar un camino intermedio, la gente de ambos lados tienen un problema con el que lo propone."
 
Sin embargo, los ambientalistas esperaban un enfoque más agresivo de Brown cuando regresó al poder en 2010. El comité electoral de Brown aceptó el año pasado más de 600.000 dólares de las compañías petroleras y empresas con intereses energéticos también dieron casi $ 200,000 para su campaña de reelección.
 
"En general nos esperaba más de él, porque nosotros, no esperábamos más, y punto", dijo Marta Stoepker, una portavoz del Sierra Club en California, uno de los grupos que participan en la protesta del sábado.



 

Para acceder a la noticia, 








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada