lunes, 2 de febrero de 2015

Ritholtz: “Retorcer” los datos 'conduce a mentiras sobre la creación deempleo en el campo de la energía en EE.UU'.







Publicado en Chron
Por Barry Ritholz
29 de enero de 2015


Los hechos no apoyan los datos sobre la recuperación económica en Estados Unidos basada en el protagonismo único del sector de la energía


"Todo el crecimiento del empleo desde 2007 hasta hoy fácilmente se puede atribuir a la actividad del fracking del petróleo de esquisto y al renacimiento del crudo. Si usted ve la serie de datos para el empleo de Texas y Dakota del Norte, lo que se ve es que no se han creado más puestos de trabajo en los Estados Unidos que no sean los que vienen de esas dos regiones ". 

Este comentario, realizado la semana pasada por el famoso inversionista de bonos, Jeff Gundlach provocó un gran revuelo, la repetición de la afirmación ha ido ganando terreno en algunos sectores. La pretensión de que toda la creación de empleo de esta recuperación económica está relacionada con el aumento del fracking para petróleo y gas natural. Esto es demostrablemente falso

Diferentes datos sobre este tema vienen dando vueltas desde algunos años. Para obtener la afirmación básica sobre los puestos de trabajo, hay que aceptar dos análisis erróneos. El primero es que todo el crecimiento del empleo neto desde 2007 en los EE.UU. es el resultado de la energía y las industrias relacionadas. La segunda es que, sin contar Texas, el resto del país ha perdido empleos. 

Los informes basados en estas afirmaciones son parciales y están llenos de errores analíticos. Para empeorar las cosas, los dos vienen de grupos de reflexión que se especializan en el análisis económico sesgado. Como dice el refrán, “retorciendo los datos el tiempo suficiente podrán confesar cualquier cosa”. 

Empecemos con algunos hechos: En la actualidad hay 118 400 000 trabajadores estadounidenses empleados en el sector privado. La economía perdió una gran cantidad de puestos de trabajo durante la Gran Recesión, y no fue hasta 2010 que comenzamos a añadir nuevos puestos a las nóminas no agrícolas. De acuerdo con los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales,  se han creado más de 10 millones de puestos de trabajo desde finales de 2010. 

¿Qué pasa con todos los trabajos del petróleo y del fracking? 

Vamos a ver los datos, que usted puede obtener fácilmente en el BLS o el Banco de la Reserva Federal de St. Louis

En la actualidad, hay alrededor de 215.000 personas que trabajan en la extracción de petróleo y gas, y 543.200 empleados en actividades de apoyo. A principios de 2010, eran 156.500 y 341.300, respectivamente. En otras palabras, estas industrias han añadido aproximadamente un cuarto de millón de trabajadores desde 2010. 

Entonces, ¿cómo hacemos para que un trabajo en este sector esté pagado con más de 10 millones de dólares? Retorciendo los datos. 

Gran parte del dolor infligido a los datos proviene del informe de investigación, “Rienda suelta a la pequeña Empresa con el Boom del empleo en la Energía” del Manhattan Institute , que dice que "casi 1 millón de estadounidenses trabajan directamente en la industria del petróleo y gas, y un total de 10 millones en puestos de trabajo asociados con esta industria". 

Vamos a suponer que esto fuera correcto (a pesar de que los datos dicen lo contrario). Si usted quiere hacer la declaración general de que "millones de puestos de trabajo se asocian con la industria de petróleo y gas," está bien. Pero ¿qué pasa con los millones de puestos de trabajo asociados a las otras industrias? ¿El empleo tecnológico, Internet y el empleo relacionado con comunicaciones de móviles? ¿Y los empleos de apoyo a la fabricación? ¿Los servicios médicos, la biotecnología y la investigación clínica? 

Lo que el informe del Manhattan Institute hace es comparar manzanas y naranjas: Mira la creación total de empleo en comparación con los empleos asociados a la energía. Lo siento, pero eso es hacer trampa. Usted debe comparar los empleos asociados y relacionarlos con otros trabajos asociados. La comparación de dos fuentes de datos diferentes - trabajos efectivos en relación con asociados - no genera un análisis preciso. 

El American Enterprise Institute es el otro grupo de reflexión culpable de torturar a los datos. Lo vemos en este post con el siguiente titular: "Texas, la `gran máquina de trabajo americano´, es el único responsable del aumento de empleos netos en 1,2 millones en Estados Unidos desde el año 2007." 

En comparación con estados como Florida y California, que sufrieron pérdidas de empleos en el pasado relacionadas con los bienes raíces en la crisis de la vivienda, Texas escapó relativamente indemne (como un aparte, recordar lo que le pasó a Texas en la década de 1980 con el colapso del precio de la energía). A medida que el Banco de la Reserva Federal de Dallas observó, que los precios de la vivienda en Texas cayeron menos del 1 por ciento desde el pico del mercado en 2007 hasta 2011. 

La razón - sorprendente para un estado que le gusta pensar de sí mismo que es un modelo de economía de libre mercado - son las leyes y los reglamentos consagrados en la Constitución de Texas. Texas es el único estado que limita el endeudamiento con garantía hipotecaria, la limitación de la deuda total de la hipoteca a un 80 por ciento del valor real de la vivienda en el mercado. Eso ayuda a prevenir el uso de la propia casa para dedicarse a la especulación imprudente, como hemos visto en el resto del país a mediados de la década de 2000. 

Para los que entienden esto debe ser divertido que los desreguladores radicales en la AEI estén en realidad haciendo un caso fuerte con el aumento de los límites de deuda y una mayor regulación de la hipoteca. ¡Llegó el estado niñera de Texas! 

Cada vez que vemos una serie de datos que se remontan a 2007 promocionando a Texas como base del estudio, sabemos que sus autores lo hacen para nada bueno. No tenemos ahora tiempo para hacer una crítica punto por punto, pero esto es coherente con toda una línea de investigación desacreditada del  AEI que ha realziado sobre el colapso del mercado inmobiliario. Este el punto para empezar a revisar el expediente. 

El resultado final: la energía ha contribuido a la creación de empleo, pero también lo han hecho muchas otras industrias. 

La cuestión más importante en este momento es saber como la disminución de los costos de la energía va a afectar a la economía: Las pérdidas de ingresos en la producción de petróleo y gas serán una ventaja para los viajes, el ocio, las líneas aéreas, los fabricantes de automóviles y los minoristas. Esa es la pregunta crucial que enfrenta a la economía - no los análisis defectuosos y parciales de los grupos de reflexión que realizan la licitación de sus financiadores. 




Barry Ritholtz, un columnista de opinión de Bloomberg, es fundador de Ritholtz Wealth Management. Es consultor y ex director ejecutivo de FusionIQ, una firma de investigación cuantitativa.




Para acceder a la noticia, 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada