viernes, 13 de febrero de 2015

Tommy Sheppard: El Fracking no tiene cabida en una política energética equilibrada


Tommy Sheppard es un defensor de las energías renovables





Publicado en Edinburgh News
Por Tommy Sheppard
10 de febrero de 2015



El Fracking será un problema en las elecciones de mayo. Puede que no hayas oído hablar de él. Hace un año yo tampoco, aunque estaba familiarizado con el término con el omnipresente vocabulario de la serie de ciencia ficción Battlestar Galactica.
 
Pero no es ciencia ficción, es una realidad científica. El fracking está diseñado para extraer hasta la última gota de hidrocarburos desde las entrañas de la tierra. Y debido a que la mayor parte del este y el sur de Edimburgo está construido sobre cuencas mineras,  estamos justo en la zona de destino.
 
El Fracking, en pocas palabras, consiste en bombear una mezcla de agua, arena y productos químicos en las rocas subterráneas a muy alta presión. La roca será fracturada hidráulicamente - o frackeada - y el gas atrapado se libera.
 
Hay una idea similar llamada gasificación subterránea (UGC). En esencia, esto implica prender fuego a las minas subterráneas de carbón a alta presión para generar gases que luego pueden ser bombeados a la superficie. Esto podría suceder justo al lado de la playa de Portobello. ¿Qué tan seguro le parece?
 
Hace unas semanas en una reunión en Portobello Town Hall, repleta de asistentes, se escuchó a un grupo de expertos científicos sobre los peligros potenciales del fracking y la UGC.
 
Estas son, inherentemente,  tecnologías sucias y peligrosas. Hay una serie de preguntas sin respuesta acerca de los efectos de los productos químicos tóxicos - tanto los utilizados en el proceso de extracción y como los liberados en el proceso.
 
Es muy probable que el proceso podría romper la capa freática liberando venenos en nuestro suministro de agua. La perturbación geológica resultante podría causar temblores de tierra, colapsos bajo tierra y hundimientos en las zonas residenciales.
 
Es por eso que debemos hacer un alto, mientras que estas preocupaciones son investigadas. Me complace que el Gobierno escocés haya hecho exactamente eso, con el anuncio de una moratoria en la concesión de las licencias urbanísticas para la extracción de gas no convencional, incluyendo el fracking.
 
Hay suficiente trabajo de investigación con este tema como para mantener los cerebritos ocupados durante mucho tiempo. Pero es justo suponer que fuera posible reducir los peligros para las comunidades y para el medio ambiente - ¿ podría entonces el fracking ser la respuesta a nuestras necesidades energéticas?
 
En mi opinión, la respuesta es un rotundo no, por la simple razón de que todavía estamos perseguimos combustibles que son finitos y que implica la quema de carbono en dióxido de carbono. Así, que todos los problemas con el calentamiento global y el cambio climático - que amenazan literalmente nuestra supervivencia como especie - permanecen sin señalar.
 
El único enfoque sensato para la disminución de los combustibles fósiles es cambiar a las energías renovables. Sabemos que funcionan. Ya la energía limpia tiene el objetivo de satisfacer la mayor parte de nuestras necesidades de electricidad en pocos años. Imagínese lo que podríamos hacer si duplicamos nuestros esfuerzos. La búsqueda del fracking desvía tiempo, dinero y esfuerzo en el desarrollo de la energía limpia y sustentable.
 
Así que, si soy elegido, voy a estar presionando para una prohibición total del fracking. Esta peligrosa, sucia, cara y contaminante tecnología del carbono no tiene lugar en una política energética equilibrada.
 
Desafortunadamente, la manera en que los parlamentarios laboristas de Edimburgo expresan su preocupación, pero a la vez se niegan a votar para detener el fracking,  no sólo los hace parecer tontos, sino que dan a la política un mal nombre. Pero también,  éste,  es un problema general.
 
El apoyo de los laboristas a los tories en la austeridad con los recortes y su negativa a cambiar las sumas de armas nucleares masivas por bienestar, hace que se mire con cansancio a los dos principales partidos de Londres. Si realmente estás harto de los tories de David Cameron y quieres una alternativa real, sólo hay una opción lógica en esta elección.

 

Tommy Sheppard es el candidato de SNP (partido nacional escocés) para Edinburgh East en las elecciones generales.



Para acceder a la noticia, 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada