miércoles, 11 de febrero de 2015

Y ahora, nos proponen el "re-fracking"



Halliburton Co junto con Baker Hughes y Schlumberger son las compañías de servicios petroleros en EE.UU más beneficiadas con la aplicación de la  fracturación hidráulica.



Publicado en Bloomberg
10 de febrero de 2015



Los perforadores realizan un segundo proceso de fracking en antiguos pozos para rebajar el coste


(Bloomberg) - Acosada por la caída de los precios, la industria del petróleo está mirando en los cerca 50.000 pozos existentes en los EE.UU. para ver cuales pueden ser candidatos para una segunda oleada de fracking, usando técnicas que no existían cuando se perforaron inicialmente.

Los nuevos pozos pueden costar alrededor de $ 8 millones, los costos del re-fracking unos $ 2 millones,  un ahorro significativo cuando el precio del crudo se mueve cerca de los 50 dólares el barril, según Halliburton Co., el mayor proveedor mundial de servicios de fracturamiento hidráulico.

Mientras el re-fracking ofreció resultados mixtos en el pasado, ganándose el apodo de “bombear y rezar”,  el precio del crudo está obligando a las empresas a buscar nuevas tecnologías para producir crudo de forma más barata. Analizar los datos de los pozos más viejos se ha convertido en una pieza clave del rompecabezas,  identificar los mejores candidatos para el re-fracking en lugar de escogerlos simplemente al azar, dijo Hans-Christian Freitag, vicepresidente de tecnología integrada en Baker Hughes Inc.

"¿Quieres hablar sobre el próximo paso para aumentar la producción sin aumentar los costos?", Dijo Carl Larry, director de Frost & Sullivan, una empresa consultora de petróleo y gas natural con sede en Houston. "El re-fracking va muy bien."

El fracking implica la voladura con agua, arena y productos químicos en los pozos para romper la roca, dejando que el flujo de petróleo y gas salga a la superficie. Esta segunda ola de fracking es decepcionante para los ambientalistas que esperaban una desaceleración de las nuevas perforaciones por la caída de los precios. Los críticos dicen que el fracking lleva a la contaminación, utiliza demasiada agua y crea contaminación atmosférica procedente de la extracción de arena.


Cuestiones ambientales


Mientras que un menor número de nuevos pozos puede significar menos fracking total, el fenómeno del re-fracking significa que no habrá una reducción tan grande como algunos esperaban.

Las comunidades continuarán sintiendo el impacto en los recursos naturales que utilizarán, dijo Sharon Wilson, el responsable de organización en Texas para el Movimiento de Tierras, un grupo de vigilancia ambiental. "Es terriblemente decepcionante", dijo por teléfono.

Las técnicas del fracking han recorrido un largo camino desde que la revolución del esquisto en América del Norte comenzara hace más de una década. Desde la perforación de aquellos primeros pozos, los especialistas en fracking como Halliburton han conseguido averiguar dónde situar mejor las grietas, y cuán ancho y profundo se necesitan para ser conseguir la mayor producción.

Los proyectos de fracking también se han vuelto más complejos y costosos con los pozos que alcanzaron mayor longitud y los ingenieros se dieron cuenta de que con más grietas que estallaran en el depósito, más crudo salía.


64% de aumento


Si bien el número de pozos frackeados en el último año en Estados Unidos subió un 64 por ciento, en comparación con 2011, unos 18.200, el número total de etapas de fracking - los agujeros perforados en la roca subieron más del doble, según el asesor de la industria, PacWest Consulting Partners con sede en Houston , una unidad de IHS

Eso significa que hay una gran cantidad de pozos antiguos con un trabajo primitivo de fracking que serían los principales candidatos para un nuevo "reacondicionamiento".

"El momento es absolutamente perfecto para esta oportunidad", dijo Freitag. "En este momento, la industria de petróleo y gas no convencional de América del Norte está con un poco de crisis."

Antes de la bajada del crudo, Halliburton tenía más dificultades para convencer a los clientes que el re-fracking de los pozos horizontales valía la pena, en gran parte debido a los resultados contradictorios.

"Los clientes lo miraban casi como ir a un casino", dijo David Adams, vicepresidente de tecnología de operaciones en América del Norte para Halliburton.

La parte más difícil del re-fracking es bombear el  nuevo fluido de fracturamiento a lo largo de un pozo que recorre horizontalmente casi 5.000 pies (1.500 metros), y aislar los puntos que necesitan ser anulados, dijo Rod Skaufel, presidente de BHP Billiton para el negocio de esquisto.


El perfeccionamiento de la técnica


Esto es más difícil que realizar fracking en un nuevo pozo, y es por eso que los operadores en el pasado lo han bautizado como la técnica de "bombear y rezar", dijo. Sin embargo, ahora, las empresas de servicios petroleros están trabajando para perfeccionar la técnica.

BHP Billiton, uno de los mayores productores de esquisto de Eagle Ford en Texas, es una de las empresas que están considerando volver a realizar fracking en sus viejos pozos, aunque todavía no está completamente vendida la nueva tecnología, dijo Skaufel. La compañía petrolera y minera australiana está trabajando con Schlumberger Ltd. para probar la tecnología en los campos de gas de esquisto de Haynesville, en Louisiana.

"Es evidente que si se pudiera hacer este trabajo, permite tener un programa más rentable con estos bajos precios", dijo Skaufel. "Por eso estamos entusiasmados con la idea."


Mejores Objetivos


Halliburton
ha desarrollado técnicas para enviar el fluido de fracturamiento hidráulico por los pozos viejos y dirigirlas a mejores objetivos, según Adams.

"Si nos fijamos en los mejores operadores en América del Norte con los que trabajamos, no hay uno solo de ellos que no este hablando del re-fracking, hoy en día", dijo.

La desaceleración de la perforación está dando más tiempo a las compañías petroleras para jugar con la nueva tecnología, dijo Dan Themig, director ejecutivo de los Packers Plus Energy Services Inc.

"Cuando los precios y la actividad del petróleo son altos, no hay nadie dispuesto para mirar después de la experimentación", dijo Themig, cuya compañía Calgary está trabajando en su propia técnica de re-fracking. "Habrá que realizar una experimentación en el próximo par de años. Nuestra industria todavía tiene dinero para hacer eso ".


Para contactar con el periodista de esta historia: David Wethe en Houston en dwethe@bloomberg.net


Para acceder a la noticia,





Mapa de los principales campos de esquisto en los Estados Unidos



Nota del blog.- La propuesta de realizar nuevas estimulaciones en pozos que ya han experimentado la fracturación hidráulica no es nueva. El año pasado, hacia el mes de agosto, la prensa recogió distintos artículos sobre el “refracking”, coincidiendo con la inestabilidad en el precio de crudo. Este proceso de fracking sobre otro “fracking anterior” viene siendo estudiado desde hace tiempo a la par que las experiencias han tenido resultados enfrentados. Es posible que esta técnica venga siendo estudiada por las compañías de servicios petroleros en previsión del agotamiento "tradicional" de los campos de esquisto. La bajada del precio de petróleo habría motivado un impulso añadido en la propuesta.
Explicado de forma sencilla, para producir nuevas fracturas sería necesario “sellar” las existentes después de la primera fracturación. El sellado se conseguiría inyectando esferas de polímeros (plásticos) que protegerían las antiguas fracturas de la subida de presión por la nueva estimulación con la mezcla de fluidos. Esta presión incidiría en la generación de nuevas fracturas,



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada