martes, 3 de marzo de 2015

Activista de Greenpeace: El abandono de Chevron es una victoria del pueblo








Publicado en Sputnik
Por Anastasia Levchenko 
24 de febrero de 2015




La decisión de la empresa estadounidense Chevron de abandonar el fracking en Rumania es sobre todo una victoria de la gente común, con la defensa de sus intereses frente a las grandes empresas y el gobierno, dijo el lunes un coordinador de la campaña de Greenpeace en Rumania.





MOSCÚ (Sputnik), Anastasia Levchenko - El gigante estadounidense de la energía Chevron anunció una retirada de sus proyectos en Rumanía el viernes, después de continuas protestas en el país contra las controvertidas técnicas de extracción de gas de esquisto.

"[Es] una victoria en su mayoría de la gente común, de los habitantes del pueblo y sus hijos, que se levantaron de sus pueblos, de sus tierras, tanto contra el descuido de las corporaciones como contra el Gobierno de Rumania (que se supone que ha actuado en apoyo de estas empresas, y no con los intereses de sus ciudadanos)”, dijo a Sputnik, Alexandru Riza, coordinador de la campaña de Greenpeace en Rumania.

Anteriormente Chevron anunció que había detenido proyectos en Polonia, así como el fin de los acuerdos de gas de esquisto en Ucrania y Lituania. Por lo tanto, la retirada de Rumanía significa el fin de las operaciones europeas de la compañía.

"Esta es una decisión de negocios que es el resultado de la evaluación general de Chevron de este proyecto en Rumanía que no compite actualmente de forma favorable con otras oportunidades de inversión en nuestro portafolio global" explicó Chevron en un comunicado enviado por correo electrónico a Sputnik.

Por otra parte, la retirada se produce después de que la compañía declarara una reducción del 13% en el presupuesto de exploración para 2015.

Otras compañías de energía, además de Chevron, tienen concesiones para la exploración de gas de esquisto en Rumania, lo que podría significar que los activistas anti-fracking todavía tienen una lucha en sus manos.

"Pero soy bastante escéptico de que haya otros dispuestos a arriesgarse a perder tanto dinero con los resultados que se han confirmado", dijo Alexandru Riza, quien agregó que Greenpeace continuará su trabajo para proteger a las personas y el medio ambiente frente a los múltiples riesgos del fracking.

Se cree que el proceso de extracción de gas de esquisto mediante la inyección de líquidos de alta presión puede dañar el medio ambiente, contaminando las aguas subterráneas con materiales tóxicos.

La técnica ha provocado muchas protestas de los ambientalistas y las comunidades locales en Europa y Estados Unidos.

Después de que la Administración de Información de Energía de Estados Unidos estimara que los recursos de gas de esquisto de Rumanía como los terceros más grande de Europa después de Francia y Polonia, el gobierno canceló la moratoria sobre fracking en marzo de 2013. En 2014, Chevron comenzó la exploración, lo que provocó la oposición pública.




Para acceder a la noticia,




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada