lunes, 2 de marzo de 2015

El informe anual del Defensor del Pueblo refuerza el argumentario delos opositores al fracking en España.







El Defensor del Pueblo ha calificado como “insuficiente” la información aportada hasta el momento por el Gobierno sobre la fracturación hidráulica o fracking, una controvertida técnica de extracción de hidrocarburos cuestionada globalmente por sus posibles consecuencias en el medio ambiente y sobre la salud.
La memoria anual del Defensor del Pueblo denuncia la falta de “transparencia” de la Administración, así como la recomendación al Ministerio de Agricultura, Alimentación Y Medio Ambiente de divulgar un informe del Instituto Geológico y Minero de España sobre los riesgos del fracking.
El mismo informe confirma el rechazo de esta recomendación por las autoridades de Ministerio.
El ejecutivo español ha tratado de mantener dicho documento alejado del público y vendría  a coincidir con la postura del ejecutivo británico que se niega a publicar un informe íntegro, sin censuras, sobre las implicaciones del fracking en la zonas rurales del Reino Unido.
Los responsables gubernamentales mantendrían una postura de “oídos sordos” ante las posibles implicaciones del fracking sobre el medio ambiente y por las creciente inquietud mostrada por la población de las zonas geográficas afectadas.
La UE ante las reclamaciones de diferentes colectivos españoles se interesó por algunos de los permisos de exploración concedidos en España, en Cantabria y Castellón, dejando abierto el estudio de ambos proyectos. El Defensor del Pueblo se interesó previamente sin encontrar respuestas a los interrogantes planteados al gobierno.
La adopción de una postura de ocultación e imposición a favor de la técnica por parte del gobierno ha conseguido incrementar aún más la desconfianza de la población afectada y fomentar la aparición de posturas contrarias entre otras fuerzas políticas que pedirían una moratoria, apelando al principio de precaución, hasta que no se obtenga información objetiva sobre la seguridad de la técnica o incluso reclamando la prohibición absoluta de esta técnica extractiva en el territorio español.
Algunas voces ya empiezan a identificar el fracking más allá de una mera fuente de obtención de energía y lo definen como un proceso extractivo contrario a los derechos básicos de los ciudadanos, justificado tanto en aspectos sobre la salud y el medio ambiente como en la pérdida de valor de las propiedades adyacentes a esta industria energética..

Para leer más buscan en prensa española,
Palabras clave. (Defensor del Pueblo, fracking, informe anual)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada