viernes, 24 de abril de 2015

Como la sostenibilidad y los efectos del auge del shale gas siguen sin estar claros







Publicado en Worldwatch Institute
22 de abril de 2015 


Un nuevo análisis del Worldwatch Institute explora las tendencias y consecuencias de fracking




Washington, DC - En la actualidad, sólo tres países están produciendo gas de esquisto mediante fractura hidráulica (fracking) a escala comercial: los Estados Unidos, Canadá y China. Pero cuando otros varios países están comprometiendo sus esfuerzos para la exploración de los  recursos del esquisto, una pregunta clave sigue siendo: ¿Cuáles son los impactos de la minería de gas de esquisto en las economías locales y el medio ambiente? En el Instituto Worldwatch el investigador Christoph von Friedeburg concluye que cualquier fuerte dependencia nacional sobre el gas de esquisto (nacional o extranjero) podría tener consecuencias indeseables, tanto en el corto y largo plazo (www.worldwatch.org ).
A nivel mundial, se estima que 7.299 billones de pies cúbicos de gas de esquisto pueden ser "técnicamente recuperable". Sin embargo, la exploración continua podría llevar a revisiones sustanciales de los depósitos que no son meramente técnicos, sino también económicamente recuperables.
Las actuales discusiones sobre fracking están en varios países europeos, entre ellos Alemania, Reino Unido y Bulgaria. Pero las cantidades recuperables de gas de esquisto en la región siguen siendo inciertas, y muchos suministros se encuentran bajo tierra en algunos  zonas densamente pobladas. Otros factores que inhiben el desarrollo de los recursos de gas de esquisto en Europa incluyen las disputas sobre la propiedad de los derechos mineros, y las importantes preocupaciones ambientales y de seguridad.
El gobierno del Reino Unido parece estar a favor de la explotación de gas de esquisto. Sin embargo, el único pozo de esquisto que se ha frackeado  en el país hasta el momento, en 2011, causó dos temblores de tierra, dando lugar a una prohibición temporal del fracking que ha estado en  vigor hasta el año 2012. Desde entonces, un puñado de pozos de exploración se han perforado, pero ninguno ha sido frackeado hasta ahora. En Rumania, las expectativas de futuro del gas de esquisto en el país se han deteriorado debido a las proyecciones más bajas y menos rentables de las reservas disponibles, la creciente oposición pública al fracking, y los precios más bajos del petróleo, que han hecho del gas natural económicamente menos viable.
China ha invertido más de $ 1 mil millones en la exploración de gas de esquisto hasta el momento. Pero la mayor parte de los depósitos del país se encuentran en zonas montañosas de difícil acceso, ya sea a grandes profundidades o demasiado lejos de los considerables recursos hídricos necesarios para el proceso del fracking. Esto hace que la perforación de pozos, así como el establecimiento de la infraestructura necesaria, como carreteras y oleoductos,  sea más difícil y costoso.
Estados Unidos es de lejos el principal productor de gas de esquisto, produciendo un registro 32900000000 pies cúbicos por día en 2014. Los defensores del  fracking han promocionado el desarrollo del gas de esquisto como una bendición para la creación de empleo local. Sin embargo, la mayoría de los puestos de trabajo asociados son temporales, y muchos están ocupados por los trabajadores de fuera de la zona cuya afluencia proporciona sólo beneficio de corta duración para las economías locales. El desarrollo de fuentes de energía limpias y renovables, como la eólica y la solar, se ha demostrado en muchos casos que tiene más éxito en la creación de empleo.
Los costos de los daños en las carreteras locales de las flotas de camiones pesados ​​necesarios para la construcción de pozos y el transporte de aguas residuales sube a cientos de millones de dólares. Las emisiones atmosféricas contaminantes procedentes de los vehículos y de los generadores diesel pueden dañar la salud humana. Y las aguas residuales tóxicas que salen  de los pozos después de que el fluido de fracturamiento hidráulico se bombea bajo tierra y que contiene una mezcla de productos químicos, agua y arena, se trata a menudo de manera inadecuada, presentando un peligro para los suelos y los acuíferos. Estos impactos deben ser evaluados de cerca en los Estados Unidos, así como en otros países que estén considerando el desarrollo del gas de esquisto.
El cambio en los Estados Unidos del carbón al gas natural para la generación de energía ha ayudado a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero doméstico en el corto plazo. Pero a largo plazo, el beneficio global de esta reducción es dudosa, como el  fracking puede liberar grandes cantidades de metano, un colaborador más potente al calentamiento atmosférico que el dióxido de carbono y debido a que las crecientes cantidades de carbón de Estados Unidos han encontrado su camino a los mercados de exportación. Además, las proyecciones optimistas de la futura producción de gas de esquisto de Estados Unidos se han puesto en duda.


Para acceder a la noticia, 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada