martes, 21 de abril de 2015

Corrupción, fracking, centrales de gas y renovables.







Mientras se tramitan los primeros permisos de exploración de hidrocarburos con la técnica de la fractura hidráulica o fracking en la provincia de Burgos, el diario el País asociaba a distintos cargos de la Junta de Castilla y León con una supuesta trama corrupta para temas energéticos y cuyos participantes habrían aprovechado la implantación de parques eólicos en la Comunidad para obtener un enriquecimiento ilícito.

Mientras tanto, el Ministerio de Industria ultima los permisos de cierre para tres centrales de ciclo combinado: en Foix (Endesa), Castellón (Iberdrola) y Tarragona (E.ON). Las tres plantas ya han recibido el visto bueno de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia así, como de Red Eléctrica y ya queda esperar a la aprobación definitiva.

De momento,  por motivos tanto estratégicos como de otra naturaleza, Red eléctrica no ha autorizado el cierre de la central de Arcos de la Frontera (Iberdrola) ni la de Huelva (Endesa).

Asimismo, el gobierno ha decidió parar la tramitación del Real decreto de hibernación que habría permitido dejar “dormidas”, sin utilización, las centrales de gas en espera de atender futuras demandas de producción de electricidad. En este caso, hubiera supuesto que los consumidores pagaran un canon a las compañías propietarias por disponer de las centrales en caso de necesidad,  aún sin utilizarlas.

Con el cierre definitivo, el Ministerio de Industria reconoce de forma clara el exceso de oferta de centrales de gas en España para la producción de electricidad y que deriva de una planificación demasiado optimista y claramente errónea. En la actualidad, las centrales de gas de ciclo combinado tienen una participación de un 9% en la generación total de electricidad por un 20% de la eólica y otro 20% de la nuclear. Los datos recientes más optimistas de la demanda de centrales de gas se han situado en 29.000 MW, frente a una oferta de 100.000 MW instalados.

El principal uso del gas está en la generación de electricidad. Otros usos, en los hogares, se asocia principalmente a la calefacción. Sin embargo, por condiciones climáticas, España no presenta las necesidades de otros países europeos, donde en buena parte de la geografía nacional es frecuente la construcción de viviendas sin sistemas de calefacción, algo impensable en la mayoría de los países de la UE.

Mientras tanto, El Ministerio de Industria ha enviado ya a la Comisión Nacional de Mercados y Competencia el borrador de un nuevo Real Decreto que permitirá la instalación de 500 MW de nuevos parques eólicos y la instalación de nuevas plantas de biomasa por 200 MW. Ambas instalaciones supondrían un monto de 1200 mill € en los próximos años.


Para leer más, buscar en prensa española.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada