jueves, 9 de abril de 2015

Los Grandes del Petróleo en EE.UU. han estado encubriendo uno de los secretos destructivos del Fracking.








Publicado en Business Cheatsheet
Por Sam Becker
8 de abril de 2015 


La energía barata y abundante es esencial para el futuro de América. Como hemos visto los precios de los combustibles fósiles se desploman en el último año, mucho de ello tiene que ver con una de las prácticas de producción más controvertidas y difamadas hoy en día: la fracturación hidráulica o fracking. Si bien no fuera razón suficiente la preocupación por la seguridad y la sostenibilidad del fracking, está apareciendo de forma clara que hay intereses creados - con cofres cargados – con la intención de la industria de mantener algunos de los secretos en el anonimato.
Si bien gran parte de la atención negativa que gira alrededor de la industria del fracking se ha dirigido a las fugas de metano (que puede contaminar pozos hasta el punto de que el agua del grifo se puede encender ), hay otro efecto secundario enorme que se está convirtiendo rápidamente en un problema mucho más grande: los terremotos.
La actividad sísmica está empezando a ocurrir en áreas donde, tradicionalmente, han sido rara o inexistente. Lo que estamos aprendiendo es que todos los lazos con el fracking, como el acto real de fractura de la tierra está dando lugar a terremotos. Además de eso, un informe de Bloomberg sugiere que no sólo estos terremotos están relacionados con las operaciones de fractura hidráulica, sino que ha habido un encubrimiento generalizado por las empresas de energía para suprimir esa información.
¿El resultado? Oklahoma tiene ahora más actividad sísmica que California, convirtiéndose en el estado con más terremotos del país.
De acuerdo con Bloomberg, parece que los investigadores y los científicos estaban recibiendo presiones de las compañías de petróleo y gas natural para mantener silencio sobre el efecto estremecedor que el fracking estaba teniendo sobre todo el estado de Oklahoma. Una serie de correos electrónicos y otras comunicaciones demuestran  que representantes de las grandes empresas tuvieron muchas reuniones con los reguladores y los investigadores estatales, lo que ha planteado muchas preguntas.
Mientras que las empresas de energía han mantenido que el fracking no es tan destructivo como parece para estar todo el día en la prensa, es difícil discutir con los números. "Durante los últimos 30 años, Oklahoma había promediado menos de dos terremotos al año de por lo menos 3,0 grados en magnitud. En 2015 el estado está en camino de haber sufrido 875, "escriben para Bloomberg, Benjamin Elgin y Matthew Philips, citando al sismólogo del estado de Oklahoma Austin Holland
¿Qué está pasando en Oklahoma, exactamente? Está claro que los sectores del fracking y las energéticas están tomando la ofensiva para proteger sus intereses. Es difícil culparles a ellos, el advenimiento de la fractura hidráulica como medio de llegar a los valiosos recursos ha sido una bendición para los negocios, una bendición para todos ya que Estados Unidos se está beneficiando en  forma de puestos de trabajo y  energía barata .
El tema es que se está volviendo más que evidente que el fracking es mucho más peligroso de lo que la industria de la energía está dispuesta a admitir. No sólo parece causar terremotos en áreas que no se apoyan en fallas o áreas previamente activas sísmicamente, sino también hay los problemas de salud derivados del metano que se escapa a los pozos y al agua del grifo. Por no hablar de los daños ambientales causados ​​por las aguas residuales y los innumerables productos químicos potencialmente peligrosos utilizados durante el proceso de inyección.
El verdadero problema que nos ocupa es que parece que las empresas de energía son conscientes de cómo es el fracking de destructivo y peligroso y han estado engañando al público y empujando hacia delante de cualquier forma. Es similar a la forma en que la industria del tabaco preservó de la crítica sus intereses hace décadas.
Si bien no justifica las acciones de las empresas de fracking, lógicamente más dispuestas a poner la salud y la seguridad pública en la línea de impulsar la producción, tiene sentido desde un punto de vista empresarial. La propia industria se ha enfrentado a una oposición caliente a medida que más y más información sobre el fracking ha visto la luz, y nuevas regulaciones del gobierno están listas para que sea aún más difícil de seguir por el mismo camino que la industria ha venido recorriendo.
Eso está por encima de la cuestión de que los beneficios ya están empezando a tomar un gran éxito , ya que las reservas de combustibles se inflaman a causa del auge de la producción nacional. La OPEP y los productores internacionales no han frenado sus propios programas de producción, ya sea, poniendo las empresas nacionales cerca de una crisis.
Es difícil ganar el apoyo del público, cuando estas empresas han estado ocultando los efectos de sus operaciones al público - ya sea con la sísmica o de otra manera .
Siga Sam en Twitter Sliceofginger


Para acceder a la noticia,

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada