miércoles, 27 de mayo de 2015

El fracking en las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita







Publicado en Arabian Business
Por Sarah Townsend
22 de mayo de 2015 



A los pocos minutos de iniciar nuestra conversación Chris Faulkner se lamenta de la ignorancia pública sobre el fracking. “Pregunta a la mayoría de la gente de la calle lo que es el fracking y te dirán que no saben mucho, pero que es algo negativo”, dice el fundador, director ejecutivo y presidente de la petrolera texana Breitling Energy Corporation. "Es increíble la cantidad de años [la industria] lo ha estado haciendo y la gente todavía no tienen una buena comprensión de lo que es."

El fracking o fractura hidráulica, como se denomina oficialmente, implica la perforación en rocas de esquisto en el subsuelo y la inyección de agua, arena y productos químicos a alta presión para liberar crudo o gas natural. Este controvertido método, que ha sido objeto de ataques implacables por los grupos de presión ambientales, se dice que permite la extracción de petróleo que de lo contrario la viabilidad sería comercialmente prohibitiva.

Sigue siendo caro, dice Faulkner, en una entrevista con Arabian Business. La perforación de un  pozo de petróleo cuesta normalmente 3 mill $ y otros 5 mill $ para realizar fracking, “pero en los EE.UU. es todo lo que nos queda”. Los pozos naturales están casi agotados en los EE.UU., por lo que el fracking es el último recurso para el explorador de gas de esquisto.

La presión también se está acumulando en esta parte del mundo, particularmente en Arabia Saudita, advierte Faulkner en su visita de este mes a Oriente Medio.

La petrolera estatal del reino saudí,  Aramco,  ha anunciado recientemente sus planes para invertir  7 mil millones $ sumados a los  3 mil millones $ destinados el año pasado para iniciar su propia revolución del fracking. Hablando en una conferencia en Riad en enero, el presidente ejecutivo de Aramco,  Khalid Al Falih declaró que para Arabia Saudita era la "próxima frontera" en la exploración de gas de esquisto - se estima que Arabia Saudita posea la quinta mayor reserva de gas de esquisto en el mundo, y se considera la producción de esquisto como crucial para ayudar al país a mantener su posición de gran alcance en el mercado mundial de petróleo.

Pero Faulkner dice que no está convencido de que Arabia Saudita puede cumplir sus ambiciones si los precios del petróleo siguen siendo bajos - una situación que el reino está ayudando a sostener al mantener los niveles de producción altamente disparatados. "El petróleo de esquisto es caro", dice. "El punto de equilibrio del precio medio en los EE.UU. es de unos 55 dólares por barril en comparación con $ 10 o $ 15 [de] [la producción de petróleo] convencional, por lo que es un factor de alrededor de cuatro veces - y Arabia Saudita no tiene el acceso a todo el equipo y al agua.

"¿Puede [Arabia Saudí] incluso comenzar a realizar fracking para obtener petróleo cuando los precios de venta son tan bajos? ¿Está realmente en condiciones de obtener el petróleo de la tierra por  60 $ el barril cuando ha insistido históricamente en los 100 $ ? No sé si estarán acostumbrados a esto.

"Luego está la cuestión del agua - un recurso en el que el reino no es rico. Este podría ser el talón de Aquiles de cualquier operación de fracking en Arabia ".

Faulkner, evidentemente, tiene una agenda para posicionar a los EE.UU.,  como un rival latente para el largo reinado de Arabia Saudita con el crudo, pero él sabe lo que está hablando. Su compañía con sede en Dallas tiene sólo diez años, pero durante ese tiempo el empresario, quien comenzó su carrera con numerosas empresas puntocom a principios de 1990, se ha labrado un papel propio como un miembro sin pelos en la lengua del lobby pro-fracking. El autoproclamado "Frack Master” hace apariciones públicas regulares para anular lo que él llama "la mensajería negatica" de Greenpeace y otros que han alimentado el sentimiento anti-fracking en Occidente. En noviembre pasado, habló durante una audiencia pública que implicaba a la Asociación del Petróleo y el Gas y los activistas que lucharon para prohibir el fracking en la ciudad texana de Denton, al norte de Texas. La petrolera fue derrotada y Denton se convirtió en la primera ciudad en el estado en prohibir el fracking - la misma técnica que había puesto a Texas en el epicentro del auge nacional de la energía.

Pero la semana pasada, el gobernador de Texas, Greg Abbott, firmó un proyecto de ley que prohíbe a las ciudades y los pueblos la prohibición del fracking hidráulico, dando la única autoridad al Estado sobre la regulación del petróleo y el gas. El fallo es un triunfo para Faulkner, con muchos de los 607 pozos de petróleo de Breitling ubicados dentro de la cuenca del Pérmico en el oeste de Texas [los otros están en los estados de Kansas, Dakota del Norte, Louisiana y Oklahoma]. La compañía planea perforar 54 pozos adicionales a través de 4.000 acres de tierra en el Condado de Sterling,  en Texas, durante los próximos seis años, por lo que el apoyo del gobernador es crucial.

Pero Faulkner dice que el caso pone de relieve cómo la industria del petróleo y el gas ha respondido tristemente a las poderosas campañas contra el fracking.

"Los anti-frackers están luchando desde la base - a pequeña escala, a nivel comunitario. Están pensando, 'ok, no podemos vencer en todo el país, pero podemos ir a las comunidades y convencerlos de que el fracking es malo "y con la esperanza de que el esfuerzo se extienda en todo el estado", dijo.

"La industria del petróleo y el gas no ha hecho un gran trabajo para dar respuesta a esto. No ha entendido que las campañas están sucediendo en los medios sociales y en las actuaciones a nivel local; que esto tiene un impacto mucho más emotivo que la televisión nacional y la publicidad en los periódicos. El caso Denton ha dejado claro que aún hay un largo camino por recorrer en la adecuación de nuestra respuesta a la de ellos".

El desafío al que él y sus compatriotas se enfrentan es que la mayoría de la gente no cree en los llamados de la industria. "Creen que Greenpeace está dirigido por los científicos cuando la mayoría de ellos son sólo los activistas. Ellos piensan que los científicos saben lo que están hablando y gente de negocios son unos mentirosos. Así que los activistas han hecho espectacularmente un buen trabajo en poner el mensaje equivocado".

Faulkner está presionando el presidente estadounidense Barack Obama para un mayor apoyo a la industria del petróleo y gas - aunque Obama no es un gran fan del fracking y Faulkner no es un gran fan de Obama. Su último deseo es que la prohibición de 1970 para las exportaciones de petróleo desde Estados Unidos, debe suprimirse - un movimiento que, aunque es poco probable que suceda en este sexenio, fortalecería profundamente la posición de los EE.UU. en el escenario de petróleo y gas mundial y significaría una amenaza para los países como Arabia Saudita y Rusia que han sostenido durante mucho tiempo una parte sustancial del mercado.

En el momento de escribir, un proyecto de ley presentado en febrero por el representante republicano de Texas,  Joe Barton tenía 26 copatrocinadores en una cámara de 435 miembros, entre ellos cuatro demócratas, y se podía ver un mayor apoyo si más representantes de los estados no productores en  de EE.UU. se apuntaran, según los informes.

El mensaje de Faulkner es claro: si los medios (crudo) de negocios de Estados Unidos y Oriente Medio tuvieran un mejor cuidado. A pesar de que el crudo haya caído por debajo de 54 dólares el barril,  a principios de este mes y por primera vez en más de cinco años,  Arabia Saudita sigue produciendo casi 10 millones de barriles al día y ha señalado que no tiene intención de cambiar su política mientras que dispone de $ 700 mil millones de reservas en divisas en el banco.

Sin embargo, Faulkner señala que que Arabia Saudita está gastando su dinero más rápido de lo previsto. El país anunció en diciembre que estaba aumentando el gasto para 2015 en un 4,3 por ciento a $ 358bn - equivalente a $ 15 mil millones por mes - y las participaciones en su banco central se han reducido en un 5 por ciento de $ 755bn a $ 708bn en sólo dos meses, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Aunque el reino sigue siendo rico, las cifras son alarmantes para un país que utiliza el gasto interno para ayudar a mantener la paz entre sus ciudadanos.

"Los programas sociales de Arabia Saudita no pueden sostenerse con estos precios del petróleo", dice Faulkner. "El reino necesita más de $ 90 por barril sólo para cubrir los gastos. ¿Cuánto tiempo podrán los saudíes estar quemando todo este dinero?

"¿Continuará quemado activos que necesitaron de décadas para amasar, sólo para enseñar al mundo no van a renunciar a su participación en el mercado? Si es así, ¿Quién les dirá a los saudíes a lo que tienen que renunciar, y cómo van a reaccionar? "

La política decidida de Arabia Saudita para mantener la producción también ha comenzado a rozar a sus vecinos del Medio Oriente por el camino equivocado. En la semana que nos reunimos con Faulkner, los informes continuos que emergen entre Arabia Saudita y Kuwait ha obligado a parar la producción durante al menos dos semanas en sus campos petrolíferos compartidos de Wafra y Khafji, una zona cómoda donde Arabia produce cerca de 500.000 barriles por día.

Mientras tanto, el ministro de Petróleo y Gas Natural  de Omán, Mohammed Bin Hamad Al Rumhi dijo este mes en una conferencia de prensa que Arabia Saudita "no tiene un derecho dado por Dios" para controlar los precios del petróleo. "No se puede estar volcando barriles en el mercado. ¿A dónde se quiere ir? ", Dijo.

Al Rumhi añadió que la situación actual no era sostenible para los países dependientes de la exportación de petróleo.

"Creo que uno de estos días, vamos a ver a países de la OPEP como Angola, Nigeria, Gabón, Venezuela, Irán y tal vez a Irak, actuando de manera unilateral y sin los saudíes [y reducir la producción para recortar el exceso de oferta en el mercado]."

Faulkner está de acuerdo: "Hay un montón de fichas de dominó que caen por el camino equivocado para Arabia Saudita en el momento. ¿Por qué están perforando más? ¿Piensan que pueden obligar a bajar aún más los precios, a su propio perjuicio? Tienen p **** a un montón de gente y hay una gran cantidad de luchas internas.

"Lo que están haciendo no es sostenible y, finalmente, la producción de esquisto de los EE.UU. y México y la producción de las arenas bituminosas de Canadá se pondrá al día con ellos. Nunca hemos visto a Arabia sola en esto en ningún momento de  la historia moderna ".

Faulkner cree improbable que Arabia Saudita frene la producción de petróleo a pesar de bajos precios y la máscara de profunda ansiedad por lo que depara el futuro para una nación que genera hasta un 90 por ciento de sus ingresos de los hidrocarburos. "Necesitan un gran descubrimiento [de petróleo]. La razón por la que están hablando de fracking es porque muchos de sus pozos están en su última fase de la vida.

"Ellos están bombeando agua salada, nitrógeno, CO2 en estos pozos, porque la presión tan baja que no pueden obtener el gas de la tierra sin empujar todo este líquido ahí abajo.

"Están tratando desesperadamente de chupar hasta la última gota, pero es un signo revelador que tienen este nivel de preocupación. El petróleo no durará para siempre".

Los precios más bajos del petróleo deben actuar como un incentivo para que los países de Oriente Medio que dependen del petróleo diversifiquen sus economías, y los países del CCG, como los Emiratos Árabes Unidos y Qatar han adoptado desde hace muchos años esta política. Pero Arabia Saudita hasta el momento ha tenido la diversificación limitada.

"Si yo fuera ellos estaría aumentando mis esfuerzos de reorientación", dice Faulkner. "[Los bajos precios del petróleo] son ​​un arma de doble filo, la aceleración de la desaparición de la fuente de ingresos que se necesita para acelerar los intentos de diversificar. Es un catch-22 ".

Mientras tanto, los EE.UU. está mostrando a Arabia Saudita que pueden operar con precios más bajos de lo previsto: "No estamos cayendo ni saliendo, somos más grandes y mejores, y tenemos más donde ir", dice Faulkner. El noventa por ciento de los pozos perforados en los EE.UU. no se han encendido, según él, argumentando que con nuevos descubrimientos en Canadá y México que provocaran políticas ambiciosas para aumentar la extracción, las Américas podrían fácilmente producir más de 21 millones de barriles al día para competir con la OPEP de los 30 millones. Una llamada federación "NOPEC" entre los EE.UU., Canadá y México podría organizar la producción para ayudar a estabilizar los precios mundiales del petróleo, añade.

El día después de nuestra reunión, la compañía saudí Aramco publicó su informe anual alegando que ocho nuevos campos de petróleo y gas fueron descubiertos en el este del país durante el año 2014. La compañía no dio a conocer cifras sobre las reservas estimadas o las tasas de producción para los nuevos campos, pero dijo que representaban el mayor número de descubrimientos en la historia de la compañía, con un número total de 129.

Faulkner es escéptico. "Los números están siempre convenientemente manipulados. Ellos siempre parecen demostrar que para todo el crudo que han extraído en el pasado año, han encontrado más - el equilibrio  siempre es cero ", dice.

"Mira, si Arabia Saudita pone sus cartas hacia arriba y dice que el crudo se está acabando, las guerras podrían sucederse. Si la gente piensa que han alcanzaron su pico, podrían tener al ISIL caminando en su patio trasero! Se convertirán en vulnerables.

"Pero en algún momento tendrán que admitir que hay una pared al final del túnel y que van a estrellarse si no hacen otra cosa."



Para acceder a la noticia, 

http://www.arabianbusiness.com/the-fracking-of-us-saudi-relations-593562.html




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada