viernes, 10 de julio de 2015

Gestos democráticos







Publicado en El País
Por Jorge M. Reverte
6 de julio de 2015


Díaz Ferrán se confiesa culpable para cambiar 15 años de cárcel por cinco y medio, ofreciendo su cabeza y el paradero de 20 millones


Para decirlo en corto, lo de la memoria histórica resulta algo pesado. Hasta Rafael Hernando, un hombre tan mesurado, aparece algunas veces con aire de cansado como si él mismo tuviera que haber vaciado las fosas que se rellenaban después con cuerpos de rencorosos republicanos.

Pero hay veces que da una cierta satisfacción acordarse del pasado de alguno de nuestros próceres. Por ejemplo, Gerardo Díaz Ferrán, expresidente, vaciador, apandador, socio de una organización criminal (lo dice una sentencia judicial), que el jueves pasado dijo que se confesaba culpable, para cambiar quince años de cárcel por cinco y medio, ofreciendo su cabeza y el paradero de veinte millones de euros desaparecidos de la empresa Marsans.

Díaz Ferrán empezó sus fechorías hace muchos años. Era uno de los dueños de la empresa Trapsa. Todavía le recuerdan con especial cariño gente que trabajó para él, como Joaquín Navarro, “el andaluz de las pecas”. Un día Navarro estaba lavando el coche al acabar su servicio y pasaba por allí Vicente García Ribes, armado como siempre con una pistola, que solían llevar los presidentes de los sindicatos verticales, acompañado por Díaz Ferrán. Tras un diálogo intrascendente, Ribes preguntó a nuestro héroe por el otro, y cuando él le contó que era un revolucionario, le ordenó: “Despídele ahora mismo”. Y eso hizo Díaz Ferrán. “El andaluz de las pecas” era el hombre al que buscaban los asesinos de Atocha cuando mataron a los abogados. No hay nada que relacione a Díaz Ferrán con aquellos asesinatos. Pero sí con la huelga que los precedió, y con los García Ribes y García Carrés, unos pistoleros fascistas que actuaban como tales.

El jueves, Díaz Ferrán compuso un gesto muy raro para admitir su culpabilidad. Mientras decía que sí con la voz, decía que regular con la cabeza.

Cuando todavía no le habían pillado por los cientos de millones de su última fechoría se permitió el lujo de decir a los trabajadores: “Hay que cobrar menos y trabajar más”.

La patronal no ha hecho todavía un verdadero ejercicio de limpieza histórica. Díaz Ferrán les ha dado un buen argumento para seguir. Bienvenido su gesto democrático.



Para acceder a la columna de opinión, 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada