miércoles, 26 de agosto de 2015

Ecologistas en Acción considera incompatible fracking cerca de nuclear Garoña






Publicado en La Vanguardia / EFE
25 de agosto de 2015


Burgos, 25 ago (EFE).- La escasa distancia, de solo unos kilómetros en línea recta, entre varios puntos donde están pendientes sondeos para buscar gas natural mediante fracking o fractura hidráulica y la central nuclear de Garoña deberían suponer la denegación de estos permisos, según Ecologistas en Acción.

En declaraciones a Efe, el portavoz del grupo ecologista para temas nucleares, Francisco Castejón, ha afirmado que la escasa distancia, de solo unos kilómetros en línea recta, entre varios puntos donde están pendientes los permisos de sondeos para aplicar el fracking "deberían bastar para denegar los permisos automáticamente".

Castejón ha advertido de que el riesgo de un accidente grave por movimientos sísmicos asociados a la fractura hidráulica sería mayor con la central operando, pero también es "evidente" aún en el caso de que comience el proceso de desmantelamiento.

En el caso de que se produzca el cese de actividad definitiva, en Garoña seguirá habiendo durante años residuos de alta actividad, como el combustible consumido, y agua con alto nivel de contaminación radiactiva en el circuito primario y la piscina de almacenaje, lo que implica "riesgo de fuga radiactiva" si se rompe alguna tubería o sistema de seguridad, según Castejón.

El portavoz ecologista ha asegurado que en Estados Unidos hay numerosos estudios que relacionan el uso del fracking con movimientos sísmicos, aunque entiende que el interés económico de las empresas que apuestan por esta técnica provoque que se intenten poner en duda.

Para Castejón, solo el hecho de que exista un riesgo de provocar movimientos sísmicos por encima de 4 grados en la escala de Richter aconsejaría denegar cualquier permiso de fracking cerca de instalaciones tan sensibles como una planta nuclear.

En este sentido, ha señalado que la mayoría de los científicos coinciden en que una modificación del territorio a gran escala, como un gran embalse o una explotación convencional de gas o petróleo pueden provocar seísmos, más probables con técnicas más agresivas, como la fractura hidráulica.

Ha reconocido que, aunque se trata en su mayor parte de seísmos de baja intensidad, también se pueden producir algunos de mayor intensidad y "el riesgo es demasiado grande para sumirlo".

Aunque las empresas que han solicitado los permisos para aplicar la fractura hidráulica sostienen que no existe ese riesgo, Castejón considera que se trata de "una información motivada por sus importantes intereses económicos".



Para acceder a la noticia, 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada