jueves, 31 de diciembre de 2015

¿Un deseo para 2016? ¡Una pausa para México!


Gubbio es una antigua ciudad italiana localizada en la región central de Umbría, junto al monte Ingino… en Navidad, la ciudad se adorna con un inmenso árbol navideño (el más grande del mundo según Guiness)





Publicado en El Economista.com.mx
Por Luis Miguel Gonzalez
29 de diciembre de 2015
 

2015, el año en que México puso pausa al shale

En el corto y mediano plazos, México no tendrá un auge económico relacionado con el shale; tampoco habrá que preocuparse por el impacto ambiental del fracking


¿Qué hará México con sus enormes reservas de petróleo y gas no convencionales? En el 2014, esa era una de las grandes cuestiones. En el 2015, ese tema vivió un punto y aparte.

Las cuentas alegres en torno al aprovechamiento de las reservas shale se evaporaron; algo parecido ocurrió con las pesadillas que los ecologistas tenían frente al uso masivo en territorio mexicano del fracking o fragmentación hidráulica.

El desplome de los precios internacionales del petróleo ha puesto pausa a los sueños y pesadillas en torno a las reservas no convencionales y el fracking en México. La explicación es muy simple: con un precio por debajo de 50 dólares por barril, no es negocio extraer esos recursos. Ése es el costo promedio de producción en Texas, que cuenta con características geológicas idénticas a las de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

El barril de petróleo se quedará varios meses por debajo de los 40 dólares, pronostican los expertos. Esto significa que México no tendrá un auge económico relacionado con el shale. No en el corto y mediano plazos.

Lo bueno es que tampoco tendremos que preocuparnos de los efectos negativos que podría provocar en el ambiente el uso masivo de las técnicas de fracking, imprescindibles para explotar los yacimientos tipo shale y que requieren grandes cantidades de agua, escasa en los estados del Norte, donde se encuentra nuestro tesoro energético no convencional. Nuestro país tiene las cuartas mayores reservas no convencionales del planeta: 545 billones de pies cúbicos de gas y 13,000 millones de barriles de petróleo shale.

La pausa será obligatoria mientras siga la guerra de producción y precios en el mundo del petróleo. Arabia Saudita arrancó con esa estrategia en el 2014 y la intensificó en el 2015. Los saudíes están decididos a sacar del mercado a sus rivales mas incómodos, encabezados por los estadounidenses, en particular aquellos que explotan los yacimientos de shale en Texas, Arkansas y Oklahoma.

La historia petrolera del 2015 registra un enorme esfuerzo de eficiencia de las empresas petroleras enfocadas en shale. Ellas fueron capaces de mantener niveles altísimos de producción, a pesar de la baja de precios, desde los 100 hasta los 50 dólares por barril. A fines de octubre, sólo había 450,000 barriles menos en el mercado, por parte de Estados Unidos. Los canadienses y rusos tiraron primero la toalla y suspendieron la producción en campos arenosos y en el Ártico, respectivamente.

Una nueva etapa ha comenzado con los precios por debajo de los 40 dólares. Allí, los productores estadounidenses no convencionales ya no pueden sostenerse. En los próximos meses, veremos cierres masivos de pozos en Estados Unidos y una caída importante de la producción. Vendrá también la quiebra de petroleras especializadas en shale.

A fines de diciembre, Magnum Hunter entró al Chapter 11. Se sumó a otras, como Samson, Sabine y Quicksilver Resources, que lo hicieron a lo largo del segundo semestre. Serán muchas más.

En el 2016, hablaremos mucho del riesgo financiero de las petroleras no convencionales de EU. Emitieron mucho más de 1 billón de dólares en deuda. El año próximo, las perspectivas del shale en México no serán tema de conversación. Es un asunto que entró en fase de hibernación. Para bien y para mal.



Para acceder a la noticia, 





miércoles, 30 de diciembre de 2015

El negocio del fracking no puede sobrevivir con el petróleo a 30 dólares el barril














Publicado en Periodista Digital
29 de diciembre de 2015 


EEUU prevé un recorte récord de la producción de 570.000 barriles en 2016

La estrategia de la OPEP funciona y varios productores han quebrado


Durante este año, la industria del fracking ha logrado resistir con el petróleo revoloteando en los 50 dólares por barril. Para hacer frente a un desplome de los precios del 50%, se despidieron a miles de trabajadores y centraron las actividades de sus plataformas en los pozos más importantes y productivos, aprovechando la tecnología más avanzada. Sin embargo, en 2016 y con el precio del petróleo a la baja, está por ver si esta industria resistirá o se 'secará' su producción de barriles.

Para un sector que ya ha recortado todo lo que podía, la nueva caída del precio del petróleo es un golpe devastador. Las perforadoras "no están preparadas para sobrevivir con un petróleo a 30 dólares", según R.T. Dukes, analista jefe de Wood Mackenzie en Houston.

La Agencia de la Energía de EEUU prevé un recorte récord de la producción de 570.000 barriles de media al día en 2016. Esto es precisamente lo que está buscando la OPEP al inundar el mercado de petróleo, lo que provoca una caída de los precios y presiona a los productores mundiales que incurren en costes elevados. Es una estrategia de alto riesgo, cuyo éxito depende de la retirada de los productores de shale antes de que las dificultades financieras lleguen a los países más fuertes de la OPEP.

De momento, empresas perforadoras de EEUU como Samson Resources y Magnum Hunter Resources ya se han declarado en quiebra.

Los bonos del sector energético de mayor riesgo se negocian a unos precios demasiado bajos, según Spencer Cutter, analista de Bloomberg Intelligence. El índice energético BofA Merrill Lynch U.S. High Yield Energy ha perdido casi todo lo ganado desde 2001.

"Vamos a ver un aumento de quiebras, así como de ventas de activos y las crisis de deuda", dijo Jeff Jones, director de Blackhill Parnters. "Un petróleo a 35 dólares sin duda acelerará la crisis" de estas compañías.

Elemento desestabilizador

Para entender por qué la producción está a punto de colapsar tenemos que remontarnos a sus orígenes. Los geólogos conocían la existencia del shale, o petróleo no convencional, desde hacía mucho tiempo. Sin embargo, los elevados costes y la tecnología aún no permitían que su extracción fuese rentable.

En 2008 comenzó la historia de un cambio radical. Cerca de un pueblo llamado Cotulla, entre San Antonio y la frontera con México, fue donde se perforó el primer pozo en la gran formación conocida como Eagle Ford Shale. Es una formación de roca sedimentaria muy rica en esquisto y shale oil. Desde entonces, los pozos y la inversión se han multiplicado en esta formación hasta el punto de que a día de hoy emplea a unas 100.000 personas.

El cambio ha sido radical, ya que en julio de 2014 las exportaciones de crudo desde Nigeria a EEUU se habían reducido a cero. El fracking se ha extendido y las importaciones americanas de crudo han caído en picado en un país que siempre ha sido un gran cliente para muchos exportadores. Nigeria ha tenido que buscar nuevos clientes en Asia, reduciendo el margen por barriles y erosionando los ingresos procedentes del crudo.

Y es que durante años los precios del petróleo crecieron al calor de la demanda de energía, como consecuencia del rápido crecimiento económico de los países emergentes (devoradores de materias primas) a principios del nuevo milenio, lo que hizo rentable las grandes inversiones de los costes de perforación derivados del fracking. La producción ha aumentado más del 60% desde finales de 2010.

El incremento de la producción coincidió con una desaceleración del ritmo de crecimiento de la demanda. Con el desequilibrio de la oferta y la demanda, los precios cayeron desde los 100 dólares el barril a los 50 dólares y, tras la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo de mantener la producción a niveles casi récord, el crudo ha caído hasta los 35 dólares por cada barril de oro negro. Estos precios pueden hacer 'saltar por los aires' a parte de la producción mundial de crudo que ha dejado de ser rentable.

"El petróleo no convencional es un elemento desestabilizador", dijo Dukes. "Ha crecido la oferta en períodos cortos de tiempo y ha eclipsado el incremento de la demanda. La perspectiva del mercado de petróleo empeora cada vez más" para los productores.




Para acceder a la noticia,




martes, 29 de diciembre de 2015

Los opositores al fracking de Colorado (EE.UU.) se preparan para ir a las urnas








Publicado en Daily Camera / The Associated Press
24 de diciembre de 2015 



DENVER (AP) - Los opositores del fracking en Colorado se están preparando para llevar en la papeleta, ya sea la prohibición de la práctica o el alejamiento de viviendas y escuelas.

Los miembros de una  asociación de ciudadanos con sede en el condado de Boulder presentaron el martes los documentos con 11 preguntas potenciales en el voto. The Denver Post (http://dpo.st/22qvH5L) informa que la mayoría se centran en el aumento de la distancia entre los pozos de petróleo y gas y los hogares y las escuelas pero también incluyen una propuesta para prohibir la fracturación hidráulica.

Son similares a los presentados en la boleta electoral 2014 después de que el gobernador John Hickenlooper y el Rep. Jared Polis llegaran a un acuerdo para crear un grupo de trabajo para buscar una solución de compromiso.

Si los funcionarios estatales firmar la propuesta, los partidarios tendrían que recoger firmas de poco más de 98.000 votantes para cada propuesta y así conseguir si inclusión en la boleta electoral.

Información: The Denver Post, http://www.denverpost.com



Para acceder a la noticia, 




Pese a las advertencias, explotación del fracking se expande sin freno en América Latina


De acuerdo con datos de la organización no gubernamental Cartocrítica, el fracking se está expandiendo en silencio en México, de forma no regulada y envuelto en la opacidad. Foto: Especial





Publicado en SinEmbargo.mx
28 de diciembre de 2015 


Especialistas en industrias extractivas alertaron que la extensión de la fractura hidráulica en América Latina se debe a la baja producción de energéticos y a que las leyes sobre explotación de cada país son muy laxas, además de que las prospectivas sobre los recursos sólo impulsan el uso de energías fósiles en lugar de las renovables


Ciudad de México, 28 diciembre (SinEmbargo).– Comenzó en Estados Unidos, llegó a México y poco a poco se ha extendido hacia el resto de América Latina, sin embargo organizaciones civiles alertan que de no detenerse, los daños podrían ser irreversibles. Se trata del fracking o fractura hidráulica, una técnica no convencional de extracción de hidrocarburos que afecta al medio ambiente, vulnera los derechos sociales y causa problemas a la salud.

A principios de diciembre de este año, el portal estadounidense especializado en temas de energía Truthout informó que este método se está expandiendo rápidamente en Latinoamérica y aunque “puede provocar cáncer y enfermedades en la sangre, entre otros efectos inmunológicos, ya se realiza en Bolivia, Colombia, Venezuela, Paraguay , Uruguay, Chile, Argentina, Brasil y México”.

Al respecto, Aroa de la Fuente, especialista en industrias extractivas del Centro de Análisis e Investigación Fundar, explicó que las naciones recurren al fracking porque las estimaciones que se tienen para explotar los recursos son altas y con ello se pretende mitigar la caída de la producción de energéticos…



Para acceder a la noticia COMPLETA,