miércoles, 24 de febrero de 2016

PSOE y C’s proponen una moratoria sobre el `fracking´en España








La propuesta puede resultar insuficiente y poco clara para los detractores más críticos


Dentro del documento de acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos para un hipotético pacto de gobierno se propone una moratoria para las prospecciones que impliquen la fracturación hidráulica o “fracking”. Asimismo, se propone restringir las futuras exploraciones de gas o hidrocarburos.

Respecto a estas últimas se entendería que afectaría a exploraciones convencionales sin aclarar si implicarían sondeos terrestres o marinos y entendiéndose que las exploraciones convencionales ya planteadas no estarían afectadas por esta propuesta.

Sin duda, la corta extensión del texto propuesto por ambos partidos políticos podría dejar más interrogantes que respuestas. De modo formal, se entiende por “fracking”, la fracturación hidráulica de alto volumen y la misma técnica, pero con el empleo de un menor volumen de agua y por tanto menos invasiva, se considera como perforación convencional.

Así, mientras que el PSOE regional en Castilla La Mancha vendría trabajando sobre un documento que contemplaría fuertes regulaciones al fracking, en la Andalucia de Susana Díaz, los socialistas han sido acusados por grupos de activistas de oscurantismo y de intentar pasar lo que podría ser “fracking” como una perforación convencional en algunos de los permisos que afectan a esta comunidad autónoma.

Ciudadanos nunca se ha manifestado contrario al fracking en términos absolutos, definiéndose desde un equilibrio entre los costes y los beneficios. Planteamiento que podría llevar en última instancia a rechazar las prospecciones más inseguras y ver bien las mismas en las zonas con mayor potencial.

De hecho, en la zona con más potencial, la cuenca vasco-cantábrica que implica también al norte de Burgos, los principales actores políticos no se han destacado por su oposición.

El PNV, la derecha nacionalista, ha venido haciendo una clara defensa del fracking en contra de los grupos políticos opositores. El PP de Juan Vicente Herrera, apoyado en su gobierno por Ciudadanos, lleva el mandato del frackinista Mariano Rajoy de facilitar los primeros pozos de fracking en España. Y por último en Cantabria, a Miguel Angel Revilla, líder del PRC, la derecha regionalista, nadie le ha podido sacar una palabra sobre el fracking en declaración oficial.

La única propuesta de prohibición ha venido de Podemos e IU, en cuanto a partidos con entidad en el juego político nacional.

Si una moratoria se materializara en un futuro cercano tampoco sería una garantía a largo plazo. Con el exceso actual de petróleo en el mercado y la entrada de nuevos perforadores convencionales en el panorama internacional, el fracking se ha resentido y en este último año se han sucedido las quiebras de compañías de fracking con una diminución dramática de las plataformas de perforación activas en EEUU.

Tal vez, el único interés de los perforadores en España sea saber lo que hay debajo de su suelo y dejarlo ahí hasta que vengan tiempos mejores. 

Tiempos que acompañen el barril de petróleo con 60-70 dólares.




Para ACCEDER al documento “Acuerdo para un gobierno reformista y de progreso”,






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada