miércoles, 11 de mayo de 2016

Un municipio de Pennsylvania se opone al Fracking y reclama la desobediencia civil como derecho








Publicado en Sputnik
5 de mayo de 2016 



Un pueblo de Pennsylvania que intenta detener el uso de la fractura hidráulica, un método altamente tóxico y económicamente cuestionable para la extracción de petróleo, ha dictaminado que la acción directa y la desobediencia civil es un derecho reconocido del ciudadano


La localidad de Grant Township, un semillero en la prevención y la protesta por la fractura hidráulica, aprobó el martes una ordenanza que proclama que el uso de la resistencia no violenta contra las compañías de combustibles fósiles está protegido porque es un "derecho civil legislado".

La nueva ordenanza se deriva de otra de noviembre del año 2015 con la adopción de la primera Carta municipal del país, dirigida directamente a la lucha contra la Compañía General de Energía de Pensilvania (PGE) y la Asociación Independiente de Petróleo y Gas de Pennsylvania (PIOGA). La Carta estableció un conjunto de  protocolos de codificación de los derechos locales ambientales y democráticos, según informó Common Dreams.

"Si un tribunal no apoya el derecho del pueblo para detener las actividades empresariales que amenazan el bienestar de la comunidad, la ordenanza codifica que, «toda persona física puede entonces hacer valer los derechos y prohibiciones de la Carta a través de la acción directa. Además, la ordenanza establece que cualquier acción directa no violenta para imponer su Carta está protegida, 'prohibiendo [ing] a cualquier actor público o privado la imputación penal o de presentar cualquier acción civil, penal o de otro tipo contra los participantes en la acción directa no violenta "," según un comunicado de prensa del Fondo Ambiental de Defensa Legal de la Comunidad (CELDF), que ayudó con la redacción de la ordenanza y explicó en un comunicado de prensa.

La carta ha sido aclamada como "uno de los movimientos más audaces para detener los ataques de la industria del gas natural a nuestras comunidades, al clima y a la democracia."

"Estamos cansados ​​de escuchar por parte de las corporaciones y de nuestras llamadas agencias de regulación ambiental que no podemos detener esta inyección de residuos del fracking", afirmó  Stacy Long, Supervisor de Grant Township. "Estamos siendo amenazados por una empresa con un historial de violaciones con los permisos, y esta compañía quiere verter las aguas residuales tóxicas del fracking en nuestro municipio".

"Yo vivo aquí, y yo también fui elegido para proteger la salud y seguridad de este municipio. Voy a hacer todo lo posible para proporcionar a nuestros residentes las herramientas y protecciones que necesiten para resistir sin violencia las agresiones como las que propone el PGE," continuo diciendo Long.



Para acceder a la noticia, 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada