domingo, 8 de enero de 2017

Acusan a Rusia de la campaña antifracking en Occidente






Según recogen diferentes medios escritos, Rusia habría hecho un esfuerzo por proteger los intereses de sus compañías energéticas estatales de la competencia de compañías productoras de los EEUU. Para conseguir este fin habría orquestado una campaña de desprestigio de la nueva técnica extractiva, la fractura hidráulica o el fracking, destacando sus efectos ambientales adversos.

Así, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional de EEUU señala a RT América, Rusia Today, de ser “un brazo de operación de propaganda en el exterior del Kremlin, y estar diseñado y financiado para servir a los intereses financieros y geopolíticos del gobierno ruso” en un informe publicado el viernes.

Según ese informe las operaciones globales de RT habrían recibido $ 190 millones en financiación gubernamental anual.

Desde este blog hemos seguido durante tres años las principales noticias sobre el fracking a nivel internacional y el supuesto protagonismo de Rusia en una campaña de desprestigio no es una noticia nueva, siendo cierto que RT ha venido publicando noticias asociadas a la técnica extractiva y principalmente relacionadas con sus efectos adversos.

Pero también es cierto que el origen de estas noticias se encuentra en publicaciones científicas, revisadas por pares, de profesores e investigadores de universidades norteamericanas -EEUU y Canadá han sido los países precursores de la expansión de la técnica-.

Estos estudios científicos son los responsables de poner encima de la mesa los episodios de contaminación del agua y del aire, los terremotos por la inyección de aguas residuales en EEUU y los terremotos asociados directamente al fracking en Canadá, debido a su particular geología, la problemática de los residuos con componentes tóxicos y radiactivos, las fallas de construcción de los pozos, los problemas de salud en las personas que habitan cerca de los enclaves de perforación, las emisiones de metano a la atmósfera o los problemas de contaminación ambiental entre otros.

RT ha recogido cada uno de estos estudios, al igual que otros medios e incluso este blog. Es necesario recordar que el origen de la mala fama del fracking está en el mensaje y no en el mensajero.

Si Obama y los Servicios de Inteligencia de EEUU quieren encontrar al responsable del desprestigio del fracking no tienen que cruzar grandes océanos, lo tienen en casa, y se llama conocimiento científico. Por cierto, muy difícil de censurar.

Por lo demás, es cierto que el fracking ha jugado un papel geoestratégico, el abaratamiento del gas y del petróleo ha mermado fondos, cuanto menos temporalmente, a algunos países productores como Rusia, Arabia Saudí o Venezuela, entre otros.

Tendríamos que recordar el conflicto de Ucrania, el esfuerzo de la Secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, por introducir el fracking en Europa, la repatriación de parte del fondo soberano de Arabia Saudí y la introducción de nuevos impuestos por el bajo precio del petróleo como estímulo de desinversión en otros objetivos, la casi bancarrota de un estado gamberro como Venezuela, el cambio de la Ley de Hidrocarburos en México o la difícil sustitución del gas ruso en Europa por el gas licuado de EEUU.

En este momento EEUU vive su tiempo con intensidad y pasión debido principalmente a los resultados electorales y con la imagen manifiesta de un enemigo exterior.

Sin negar ni afirmar su existencia sería deseable que no fuera impedimento para la  reflexión interna.
  




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada