martes, 7 de febrero de 2017

La campaña 'antifracking' en EEUU ¿La mano del Kremlin o activistas internos?






Publicado en Sputnik
05 de Febrero de 2017


Mientras el informe sobre la 'injerencia rusa' en las elecciones de EEUU acusa a los medios rusos de incentivar los sentimientos 'antifracking' en el país, un artículo publicado en el portal Oilprice desmonta esta teoría, la cual, de acuerdo con el medio, no tiene ningún respaldo al analizarla en detalle.


Las alegaciones de los agentes estadounidenses suponen que la cadena RT, como medio ruso que actúa en EEUU, fue un gran promotor del descontento general con los métodos de 'fracking' y el temor a sus consecuencias en la ecología, recuerda la autora del artículo, Irina Slav.

La 'razón' para esta actitud del Kremlin se explica por el deseo del gigante del gas ruso, Gazprom, de eliminar la posible amenaza para sus ganancias una vez el gas de esquisto de producción estadounidense entre en masa en el mercado internacional.

El sentido común demuestra que en efecto el gas de esquisto representa un desafío para Rusia ya que impulsó la disminución del precio. Pero hay toda una serie de argumentos que desmienten la supuesta 'amenaza rusa'.

Para entenderlo hay que preguntarse qué consecuencias conlleva para Rusia la creciente popularidad del petróleo y del gas de esquisto, propone la autora.

En comparación con Arabia Saudí, Rusia no suministra hidrocarburos a EEUU y, como consecuencia, no tiene razones para luchar contra esta técnica, destinada para abastecer, sobre todo, al mercado interno. Por su parte, el ministro saudí de Petróleo sí realizó comentarios mordaces sobre el futuro del petróleo de esquisto.

Por otro lado, Rusia no ha sido el Estado más afectado por la caída de los precios del crudo. Las compañías energéticas del país eslavo probaron ser más estables que las pequeñas empresas estadunidenses, implicadas en el gas de esquisto. De hecho, se puede decir que la industria energética en EEUU se vio más afectada que la de Rusia, señala Slav.

Asimismo, el gas norteamericano no representa una gran competencia para la empresa rusa Gazprom como lo pintan los medios de comunicación 'mainstream'. El gigante ruso cuenta con una amplia red de gasoductos en Europa y Rusia, así como terminales de licuefacción de gas natural, que garantiza su estabilidad en los mercados regionales debido a una oferta más barata y difícil de contrarrestar para los actores estadounidenses.

Finalmente, la autora se pregunta: ¿para qué Rusia necesita perjudicar la independencia energética de EEUU? 

Al revés, Rusia está interesada en que EEUU obtenga su estatus como país energéticamente independiente. Cuanto más petróleo y gas los estadounidenses consuman dentro de su propio país, menos exportará, escribe Irina Slav.

A este respecto, la autora del artículo está convencida de que el aumento de la propaganda contra el 'fracking' en EEUU se debe al incremento del interés sobre los problemas medioambientales y es la principal razón por lo que la población está pidiendo reducir la extracción de hidrocarburos.

Para reforzar sus ideas, Slav cita como ejemplo el aumento de los sismos registrados en el estado de Oklahoma, lo que ha coincidido con el auge del 'fracking'. Esto, de acuerdo con su opinión, son las razones detrás del descontento público con este modo de producción de hidrocarburos, y no la ya tan popular 'mano de Moscú'.



To access the complete news,




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada