martes, 7 de febrero de 2017

Tres gigantes mundiales compiten por explotar el futuro pozo de gas de Álava



Detalle de la prospección en el pozo ‘Armentia I’. / Rafa Gutiérrez



Publicado en El Correo
Por José Domínguez
03 de febrero de 2017


Entre las empresas está Halliburton, una firma de servicios petrolíferos que dirigió Dick Cheney, exvicepresidente de Estados Unidos


La apuesta del Gobierno vasco por extraer gas natural del subsuelo de Álava –de cumplirse las expectativas podría garantizar el suministro para toda Euskadi hasta 2077– ha generado una controversia social en el territorio, donde proliferan los actos de protesta contra unos hipotéticos pozos de explotación que, a su juicio, generarán más problemas medioambientales que beneficios. Pero la iniciativa también ha despertado mucha expectación a nivel internacional.

Tanta, que las principales empresas del sector se han interesado por el proyecto, denominado ‘Armentia II’. De hecho, en una respuesta al grupo parlamentario de EH Bildu, el Ejecutivo de Urkullu confirma que tres gigantes mundiales se han presentado al concurso público, convocado con un precio de licitación de 27 millones de euros, para construir el primer pozo de exploración que confirme las previsiones. Bajo la localidad de Subijana de Alava se estima que hay 185.000 millones de metros cúbicos de gas, cantidad suficiente para abastecer a toda Euskadi durante 60 años.

Entre las empresas candidatas se encuentra la corporación estadounidense Halliburton. No es la más grande por facturación y personal –aunque tiene más de 62.000 trabajadores–, pero sí es la más antigua (se fundó en 1916) y probablemente también la más conocida entre las competidoras. Primero por haber estado dirigida por Dick Cheney antes de que fuera nombrado vicepresidente de EE UU. Y segundo por haberse visto envuelta en la polémica al ser investigada por inflar contratos durante la guerra tras la invasión de Irak en 2003. En la actualidad desempeña su labor en más de 70 países y posee cerca de 300 empresas subsidiarias, marcas y delegaciones.

Mientras, Schuleberg Services Petroliers –fundada en Houston– tiene una plantilla de 95.000 empleados en 85 países ,y su sucursal española también se ha interesado por el proyecto impulsado por el Gobierno vasco a través de su entidad pública Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi Shesa. Por su parte, la tercera en disputa, Weatherford Oilfield, está presente en más de 100 países y emplea a 35.000 personas.

Impacto ambiental

Fuentes del Ejecutivo puntualizan que la adjudicación del contrato sigue su curso, aunque la firma elegida no se dará a conocer hasta que el Ministerio de Medio Ambiente emita el informe de impacto ambiental sobre el proyecto de exploración gasística, que esperan que sea positivo. El plazo culminó el pasado mes de enero, pero «en este tipo de tramitaciones tan complicadas es habitual que los plazos se excedan», detallan.

Tras analizar las respuestas a sus preguntas, el portavoz parlamentario de EH Bildu, Mikel Otero, ha vuelto a mostrar su rechazo al proyecto. Entre otras razones porque, a su juicio, «al margen de los criterios medioambientales negativos, también los hay económicos, ya que se va a contratar a una empresa de fuera que no va a dejar nada aquí, ni siquiera puestos de trabajo»….



Para acceder a la noticia COMPLETA,





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada